Vasco Madueño busca su futuro sin ignorar el pasado: “Las disculpas se piden cara a cara. Eso hace un hombre de verdad” | ENTREVISTA Guillermo Dávila | La Voz Perú | Magaly Medina | TVMAS


Conforme a los criterios de

Saber más

El día que Vasco Madueño abrazó la música con fuerza y lealtad, nuevas ilusiones llegaron a su vida. El artista, de 20 años, canta cuando está triste para aplacar sus dolencias del alma; pero también cuando desborda de alegría o va en busca de sus más grandes sueños, como el que cumplirá este 29 de julio, día en que ofrecerá su primer concierto virtual en homenaje al Perú por su Bicentenario con un repertorio de la costa, sierra y selva. Contará con la participación especial de Alfredo Zambrano, esposo de la periodista Magaly Medina.

LEE TAMBIÉN: Guillermo Dávila, jurado de “La Voz Perú”: “Es el momento más importante que tengo para aprender” | ENTREVISTA

Las ganas que tengo de compartir esta torta musical buenísima que estoy preparando, con los ingredientes más ricos que pueden existir, me llevaron a dar vida este proyecto. Realmente, el marco musical y las coristas que me acompañarán ese día son muy buenos, y los directores e invitados son increíbles. Será un linda presentación, hecha con mucho cariño, en homenaje al Perú y a la música peruana. Las entradas estarán a la venta a través de Joinnus”, detalla el joven artista, quien no cesa en su lucha por ser reconocido por el cantante venezolano Guillermo Dávila.

-¿Por qué elegiste a Alfredo Zambrano para que te acompañe en “Sentimiento Peruano”, espectáculo que marca tu debut en los escenarios musicales?

Fue una idea espontánea, decidí cantar con él porque canta bien y es muy buena persona. También me acompañará Daniel Bueno, es el papá de un amigo mío y productor de “Consalud Perú”. Tiene el espíritu de la sierra, hemos cantado unos huaynos juntos.

-¿Este es el inicio de una etapa como solista?

En realidad, sigo en Inyección Híbrida, solo hemos dejado de tocar por la pandemia. Pero yo estoy con esto de la música folclórica desde hace ya buen tiempo. Cuando viví en Lamas (San Martín) comprendí, por ejemplo, la cultura de la selva. En el caso de la música criolla necesité adentrarme más, porque es más compleja y elaborada, y porque habla de una Lima que ya no existe, de la que hacía referencia Chabuca Granda.

-¿Y cómo lograste esa conexión con la música criolla y la Lima de la que habla Chabuca Granda?

Tuve que visualizarla e interiorizarla para poder cantar. Comprendí que Chabuca era muy romántica y amante de la estética, veía una Lima pulcra, un río Rímac brillante, y el perfume que llevaba en el pecho dejaba una estela de aromas.

-¿Cuál fue el primer tema criollo que lograste interiorizar e interpretar?

“Cuando llora mi guitarra” del maestro Augusto Polo Campos. Para mí esa es una de las mejores canciones criollas que existen y con la cual me siento identificado, porque normalmente uno le canta al dolor cuando está triste. Realmente me satisface el sonido de la guitarra, me da satisfacción y alivio.

-¿Qué representa la música en tu vida?

Todo, no puedo evitar ver música en todo lo que hago, es un enorme sentimiento.

-¿Te ha servido de refugio en momentos adversos?

Muchas veces, pues es sagrada, es un templo para mí. Ha sido un refugio en el que he plasmado mis emociones, tengo varias composiciones que pienso mostrar más adelante, por ahora solo canto canciones de otros porque siento que es la única manera de lograr comprender la música de su país.

-¿Cómo te introduces en la música? ¿Desde cuándo cantas?

Me contaron que de niño cantaba ópera, escuchaba a (Luciano) Pavarotti y a (Giuseppe) Verdi; además a mi abuela le gustaba Wagner. Siempre he estado rodeado de gente musical: mi mamá, mis tíos…, siempre ha habido mucha música en mi casa.

-¿Recuerdas, cuál fue el primer instrumento que tocaste?

De niño quería ser guitarrista, pero empecé tocando instrumentos de percusión, como el bongó. Luego continué con la guitarra, y cuando me introdujeron a la música peruana: negroide, landó, zamacueca, festejo, huayno…, aprendí a leer las partituras. Empecé a los seis años.

-¿Los temas que has compuesto en qué genero van?

Uno es criollo, otro es andino, también tengo huaynos.

-Pedro Suárez Vértiz halagó tus interpretaciones a través de sus redes sociales, ¿cómo recibiste sus comentarios?

Es un orgullo que Pedrito esté al tanto de lo que hago, lo respeto, lo admiro, es un gran compositor y su música es muy divertida. Le agradezco la solidaridad hacia mi música y hacia mí. Lo quiero mucho.

-Leí que de niño tuviste a Jim Morrinson como un importante referente musical, ¿qué otras influencias has tenido?

Muchísimas otras: Manuelcha Prado, un guitarrista muy bueno que me introdujo a la música andina; también están Uchpa, Chabuca Granda, una cantante que interpreta súper bien, una romántica al cien por ciento, muy vanguardista para su época; además admiro mucho a Jilguero del Huascarán porque hacía muchas obras sociales, como es mi caso.

Foto: Anthony Niño de Guzmán para El Comercio.
Foto: Anthony Niño de Guzmán para El Comercio.

-¿Juan Diego Flórez también figura entre tus referentes?

Por supuesto, lo admiro muchísimo porque es el mejor cantante lírico del mundo, tiene una voz prodigiosa, hermosa, muy fina, potente. Ha llenado grandes escenarios del mundo y ha hecho grandes cosas con Sinfonía por el Perú.

-Magaly Medina dijo que solicitará apoyo a Sinfonía por el Perú para que puedas estudiar canto lírico en esa institución. ¿Hay alguna novedad al respecto?

Por ahora no, siempre he creído que las cosas llegan cuando es el momento.

-¿Es verdad que te llamaron para participar en la actual edición de “La voz Perú”?

No me llamaron, pero cuando me entró el bichito ya había empezado el cásting, y luego de enterarme quiénes iban a ser los entrenadores, desistí completamente. No me iba a prestar para levantar el ráting de ese programa que ha demostrado total falta de ética al traerlo (a Guilermo Dávila). Además, siempre que me adentro a ese mundo, salgo perdiendo.

LEE TAMBIÉN: Guillermo Dávila sobre su hijo peruano: “Vasco y yo estamos muy bien, construyendo nuestra relación”

-¿Cómo va la relación con Guillermo, luego de que te ofreció disculpas a través de un comunicado que compartió en sus redes sociales?

Esa no fue una disculpa verdadera, las disculpas se piden cara a cara, mirándose a los ojos. Eso hace un hombre de verdad. Lo que él ha hecho es una mentira, quedó pésimo, ahora tengo una peor imagen de él. Y cuando se disculpe, debe hacerlo también con mi madre.

-¿Crees que esa conversación pendiente que tienes con él, te ayude a curar esas heridas que aún están abiertas?

Estoy seguro que será una forma de superar un poco ese tema: los estragos que causó. Es algo que realmente quiero hacer, no sé si él tiene miedo de mantener una conversación conmigo; pero es algo que una persona con coraje debe hacer, es una forma de enfrentar.

-Guillermo Dávila aseguró que se sometió a una prueba de ADN para determinar si realmente es tu padre, ¿también te harás la prueba?

Cuando decida hacerme la prueba, yo escogeré el laboratorio porque lo lógico es que vayamos juntos y nos hagamos la prueba juntos. Así es más difícil que puedan hacer trafa.

-¿Qué metas artísticas tienes?

Me gustaría llevar mi música a diferentes partes del mundo, llenar grandes teatros, como el Colón (en Buenos Aires, Argentina), por ejemplo. Ese es un sueño que como artista peruano, espero cumplir algún día.

Foto: Anthony Niño de Guzmán para El Comercio.
Foto: Anthony Niño de Guzmán para El Comercio.

TAMBIÉN PUEDES LEER