Banco Central sorprende y aplica un nuevo aumento histórico de la tasa de interés ante el riesgo de que la inflación se dispare


El anuncio, que superó las proyecciones de los analistas, se da en un contexto de discusión de un nuevo retiro de fondos previsionales. Además, la entidad suspendió el programa de compra de dólares ante el reciente aumento de la divisa.

Por segunda reunión consecutiva, el Banco Central hace historia. Esta tarde, el instituto emisor informó que aumentó en 125 puntos la Tasa de Política Monetaria (TPM) para llevarla a un 2,75%. Así, se ubica por sobre el consenso del mercado, que apuntaba a un incremento en el interés rector de entre 75 y 100 puntos base.

La medida -la de mayor magnitud desde que el banco gestiona la política monetaria con una tasa nominal, desde el 2001- se explica por el aumento en las presiones inflacionarias, con un Índice de Precios al Consumidor (IPC) que sorprendió en septiembre al ubicarse en 1,2%, llevando los precios a acumular 5,3% en el último año, superando el rango meta de la entidad.

«La evolución del escenario macroeconómico ha aumentado los riesgos para la convergencia de la inflación a la meta de 3% dentro del horizonte de política. Si bien la inflación subyacente ha evolucionado dentro de lo previsto, las perspectivas para los próximos meses se han ido elevando, en un contexto en que las expectativas de inflación a dos años plazo se ubican por sobre la meta de 3%. El Consejo ha decidido adelantar el retiro del estímulo monetario, anticipando que la TPM se ubicará en su nivel neutral antes de lo previsto en el escenario central del IPoM de septiembre«, señalaron los consejeros,  que tomaron la determinación por unanimidad.

Según las autoridades monetarias, la trayectoria futura de la tasa será evaluada en el IPoM de diciembre próximo, «teniendo presente la necesidad de evitar que se produzca un aumento más persistente de la inflación que la lleve a desviarse de la meta de 3% a dos años plazo».

Deterioro financiero

La entidad, en su comunicado, también abordó la situación financiera local, advirtiendo que el deterioro de los mercados financieros domésticos «ha sido mucho más marcado y sistemático, ubicándose en los extremos de los movimientos internacionales».

¿La razón? El BC fue claro en apuntar a  razones internas: «Ello se explica por factores idiosincráticos, en especial el cambio en las perspectivas para la inflación y la incertidumbre sobre temas político-legislativos, particularmente respecto de nuevos retiros de ahorros previsionales».

De hecho, el banco entregó algunas cifras para sustentar dicho diagnóstico: en el mercado de renta fija, las tasas de interés aumentaron «transversalmente» respecto a la última reunión de fines de agosto, sobre todo en los tramos medio y largo. La tasa de interés nominal a 10 años alcanzó valores superiores al 6,5%, «no vistos en algo más de una década».

«Así, desde comienzos de septiembre a la fecha, el diferencial con su símil de EE.UU. pasó del orden de 370 puntos base (pb) a cerca de 500pb», advirtió el Consejo.

A su vez, el banco informó que descontinuará su programa de acumulación de reservas, ante el aumento que ha mostrado el dólar en las últimas semanas.

Desde inicios de año, el emisor se encontraba embarcado en un plan de compras de divisas a razón de US$ 40 millones diarios. Con un tipo de cambio que se cotiza en torno a $ 825 por unidad, la entidad optó por no continuar presionando el billete verde.

Actividad continúa dinámica

Los consejeros de la entidad abordaron el desempeño de la actividad económica, que creció un 19,1% anual en agosto, con un comercio que continúa siendo el sector de «mayor dinamismo», al mismo tiempo que varios rubros que se encontraban rezagados -como servicios- «volvieron a los niveles de actividad previos a la pandemia, resultado en que junto con la elevada demanda se evidenció la reducción de las restricciones sanitarias».

Acorde al banco, los sectores más intensivos en inversión muestran un «repunte significativo», dando cuenta de una recuperación que se ha vuelto «más transversal, más allá de que el componente transable sigue siendo el de mayor dinamismo».

Sin embargo, como en ocasiones anteriores, los consejeros puntualizaron las dos velocidades con que se están recuperando el mercado del trabajo.

«En el mercado laboral, el empleo ha aumentado en las principales categorías, acompañado por una caída de la inactividad y la tasa de desempleo, que se ubicó en 8,5% en el trimestre junio-agosto. Sin embargo, continúa una notoria diferencia entre la oferta y la demanda de empleo, principalmente en trabajadores menos calificados, lo que también se refleja en aumentos de los salarios«, consignaron.