Con éxito culminó el viaje al espacio del actor de Star Trek


Al capitán Kirk le fue imposible contener las lágrimas. Lloró feliz, emocionado, mientras recordaba lo que acababa de vivir solo unos minutos antes: ver la Tierra, toda su inmensidad, desde el espacio.

Como en una película, el actor que protagonizó a este capitán de Star Trek, William Shatner, relató cómo vivió la quizá más extraordinaria experiencia de su vida a bordo de la nave New Shepard.

El vuelo espacial, que fue tripulado por él más otros tres astronautas, es el segundo de la empresa del multimillonario Jeff Bezos, Blue Origin, y despegó hoy, 13 de octubre, desde Van Horn, en el oeste de Texas, Estados Unidos.

Fue aplazado por condiciones climáticas, pues inicialmente sería ayer, y aunque tuvo más de una hora de retraso partió por fin a las 09:50 a.m., hora local.

Fueron solo 10 minutos de vuelo espacial, pero ese tiempo bastó para que Shatner se conmoviera, y conmoviera a Bezos, hasta las lágrimas, a quien le dijo que “lo que me has dado es la experiencia más profunda que puedo imaginar”.

“Estoy tan lleno de emoción por lo que acaba de suceder. Es extraordinario, extraordinario. Espero poder mantener lo que siento ahora. No quiero perderlo. Es mucho más grande que yo y la vida”, continúo, con voz entrecortada.

Fue así como a sus 90 años, el actor se convirtió este miércoles en la persona de más edad en viajar al espacio. “Todos en este mundo necesitan hacer esto”.

Repaso por la experiencia

Los cuatro tripulantes, vestidos de azul, llegaron al área desértica en dos vehículos, uno conducido por Bezos, y posteriormente subieron a la cápsula.

El cohete fue lanzado a una velocidad tres veces superior a la del sonido y alcanzó 100 kilómetros de altura, donde superó la línea de Kármán, que según algunos científicos es el límite entre la Tierra y el espacio, entre la atmósfera y el exterior.

Luego comenzó el descenso, donde el cohete aterrizó en la misma plataforma de lanzamiento en la que de nuevo los esperaba el multimillonario.

“¿Voy a ser capaz de sobrevivir a las fuerzas G? ¿Voy a sobrevivir a eso? Entonces pienso, ‘Dios mío, apenas vamos subiendo a la torre de lanzamiento’. Dios mío, qué experiencia”, dijo el autor.