Conductores de Uber y Lyft entran en huelga nacional en EE.UU.


21 Jul 2021 – 9:27 p. m.

Los organizadores llaman a conductores y pasajeros a apagar las aplicaciones de Uber y Lyft este miércoles y a boicotear los servicios para abogar por mejores salarios y condiciones de trabajo.

Los conductores de Uber Technologies Inc. y Lyft Inc. de las principales ciudades de Estados Unidos organizaron una huelga el miércoles para exigir mejores salarios y derecho a sindicalizarse, una señal de la intensificación de la lucha de los trabajadores por cuenta propia, o los llamados “gig workers”, por más protecciones laborales.

Las manifestaciones, organizadas por Rideshare Drivers United, llaman a conductores y pasajeros a apagar las aplicaciones de Uber y Lyft este miércoles y a boicotear los servicios para abogar por mejores salarios y condiciones de trabajo, y la capacidad de organizarse y negociar colectivamente. Se han programado concentraciones en ciudades como Los Ángeles, San Francisco, Boston, Cleveland, Las Vegas, Pittsburgh, Denver y Baltimore y Austin (Texas). El grupo no ofreció inmediatamente una estimación de cuántos conductores participaron.

En la ciudad de Nueva York, la Alianza de Trabajadores de Taxi de Nueva York organizó un seminario en línea sobre la propuesta legislación federal, denominada Ley de Protección del Derecho a Organizarse, o Ley PRO, por sus siglas en inglés, en apoyo a la huelga. La empresa de transportes compartidos The Drivers Cooperative “solidariza” con sus compañeros, dijo su cofundador, Erik Forman.

Rideshare Drivers United, que cuenta con 30.000 miembros en todo el país, también insta a los legisladores a aprobar la Ley PRO, que reformaría la legislación laboral reforzando la capacidad de los trabajadores para sindicarse, estableciendo protecciones contra las represalias o los despidos, prohibiendo la interferencia e influencia del empresario en las elecciones sindicales y aumentando sustancialmente las sanciones a las que se enfrentan las empresas por violar los derechos de los trabajadores. La legislación ha sido aprobada por la Cámara de Representantes y se enfrenta a una votación en el Senado.

La protesta es el último movimiento de los trabajadores “gig”, que han presionado para que se amplíen los derechos laborales y se reclasifiquen para conseguir salarios mínimos por hora, horas extras, días de licencia por enfermedad pagados, desempleo y beneficios de compensación laboral.

Los partidarios de convertir en empleados a los conductores de transporte compartido y de reparto a través de aplicaciones sufrieron un revés en California con la aprobación de la Propuesta 22 en noviembre, que consideraba a los trabajadores “gigs” como contratistas al tiempo que proporcionaba un conjunto limitado de beneficios alternativos.

“Seguiremos luchando por la Ley PRO y por una voz en el trabajo hasta que los conductores basados en la aplicación tengan el salario, los beneficios y el respeto que merecen”, dijo Brian Dolber, profesor asociado de la Universidad Estatal de California en San Marcos que ejerce como organizador de Rideshare Drivers United.

En un comunicado, Lyft afirmó que los conductores de los principales mercados, incluido el de California, ganan más de US$30 por hora. Una portavoz de Uber dijo que la compañía “continuará trabajando en colaboración con el Congreso y nuestra diversa comunidad de asalariados en soluciones significativas para mejorar la calidad y la seguridad del trabajo independiente”.

Las huelgas también se producen en momentos en que Uber y Lyft están tratando de reclutar conductores para hacer frente a la explosión de la demanda de viajes privados a medida que reabren las ciudades. Muchos han tardado en volver al volante después de haber encontrado otro trabajo o haber recurrido a los beneficios de estímulo del Gobierno durante la pandemia. La escasez de oferta en todo el país ha provocado tiempos de espera más largos y tarifas más altas para los pasajeros, que en junio costaban un 53% más que antes de la pandemia, según Rakuten Intelligence.