El S&P Merval cayó tras el optimismo por el triunfo opositor en las PASO


Luego de un arranque alcista, el índice S&P Merval de Bolsas y Mercados Argentinos (BYMA) se tiñó de rojo pasado el mediodía y finamente cedió un 1,3%, a 78.989 unidades, una jornada después de trepar hasta un máximo del 10,58% y anotar el nivel récord de 83.923,24 puntos.

Las acciones que lideraron los descensos del día fueron: banco BBVA (-4,5%); Transportadora de Gas del Sur (-3,8%); y Cablevisión (-3,4%). Entre los pocos avances del día, aparecieron Mirgor (+2,3%); Aluar (+1,5%); y Banco Macro (+1,4%). Lo mejor de la rueda se observó en el panel general: B-Gaming subió 3,4% (tras presentar buen balance); y Camuzzi Gas Pampeana avanzó un 2,4%.

El volumen operado en acciones se desplomó 56% hasta los $1.810,3 millones, apenas un 33,7% del total operado en renta variable (monto negociado en Cedears trepó 11,8% a $ 3.554,1 millones).

«El respiro no sólo llega para consolidar los niveles alcanzados, así como para depurar aquellas manos más orientadas al ‘trading’ que podrían verse tentadas a cerrar posiciones, sino también porque los operadores aún esperan la respuesta del oficialismo tras el duro resultado que dejó las PASO», comentó un operador.

adrs 14-9.jpg

En la bolsa de Nueva York, por su parte, los papeles argentinos cerraron con mayoría de bajas, lideradas por Edenor (-5,9%); Banco BBVA (-4,7%); Grupo Supervielle (-4,2%); Transportadora de Gas del Sur (-3,4%); IRSA (-3,4%); Ternium (-2,7%); Grupo Financiero Galicia (-2,6%); y Pampa Energía (-2,5%).

Las elecciones de medio término, previstas para el 14 de noviembre, disparan rumores de diferente calibre en base a lo que hará de inmediato el Gobierno. Lo que se sabe hasta ahora es que el próximo jueves el Ejecutivo hará anuncios económicos vinculados al poder adquisitivo.

«El Gobierno deberá moverse muy rápido para recuperar prestigio a noviembre. Pero sabe que para ello deberá poner más pesos en los bolsillos de los consumidores y eso le representa al mercado más emisión, más déficit fiscal y más inflación, lo que no es nada bueno para la economía ya golpeada también por la pandemia», dijo un analista de la banca extranjera. Este martes, mientras tanto el INDEC anunció que la inflación de agosto finalmente perforó el piso del 3%, hasta ubicarse en el 2,5%, el nivel más bajo del año y por debajo del 2,8% esperado por los analistas, aunque la inflación núcleo se mantuvo en el 3,1%.

Las PASO «señalan que el Gobierno podría perder el control de una o ambas cámaras legislativas (…) La falta de una mayoría legislativa propia lo obligará a depender del apoyo de otras coaliciones (…), lo que requerirá una formulación de políticas basadas en el consenso», sostuvo Gabriel Torres, representante de Moody’s Investors Service.

En el mercado, consideran que el S&P Merval puede ser una apuesta interesante a los niveles actuales a largo plazo, aunque no exenta de riesgos. «Si bien nos mantenemos positivos de cara al futuro, no vemos subas muy vertiginosas de corto plazo, dado que aún quedan desafíos macroeconómicos por superar, la cola de vendedores potenciales aún tiene activos por descargar y los fondos de afuera se muestran escépticos a la hora de decidir volver a comprar«, comentaron desde Cohen.

«Las cotizaciones de las acciones continúan estando baratas, más allá de si el inversor llegó a tiempo –o no- al ‘trade’ electoral que presenciamos en las ruedas anteriores», agregaron desde Portfolio Personal Inversiones.

Previo a la apertura de los negocios, se reportó que la inflación de EEUU durante agosto subió menos de lo previsto (fue del 0,3% frente al 0,4% esperado, y al 0,5% del mes previo), lo que le daría más margen de maniobra a la Fed con relación al inicio del “tapering”. Sin embargo, los principales índices bursátiles terminaron en terreno negativo, con el Dow Jones Industrial a la cabeza perdiendo 0,84%, mientras la tasa del bono a 10 años retrocedió 4,5bp a 1,28%.

A la par, el principal índice de acciones de Brasil cerró con una leve baja, en una sesión en la que el real también terminó con pérdidas (cedió 0,7% a 5,2589 unidades por dólar). El Bovespa cayó un 0,2% a 116.230,51 puntos, por la baja Wall Street y el retroceso de acciones líderes como Vale, Petrobras, Bradesco e Itaú Unibanco, con los inversores están atentos a los movimientos políticos en Brasilia.

Bonos y Riesgo País

En el segmento de renta fija, los bonos en dólares cerraron con bajas de hasta el 1,6%, tras registrar alzas de hasta más de 7% el lunes. Las caídas más pronunciadas las anotaron el Global 2035 (-1,6%); y el Global 2030 (-1,1%). «Fue una rueda negativa para los bonos en dólares que estuvieron ofrecidos en todo momento», resaltaron desde el Grupo SBS.

Por su parte, el Riesgo País argentino rebotó un 1,2% a 1.501 puntos básicos, después de tocar el lunes en la rueda un mínimo en 7 meses de 1.448 puntos.

En el segmento de pesos, los bonos ajustables por CER operaron dispares, con subas de 0,1% promedio para el tramo corto y bajas de 0,2% en los tramos más largos, luego de conocerse el dato de inflación de agosto.

Finalmente, la deuda soberana dólar linked operó tomadora, con subas del 0,3% para el T2V1 y del 0,2% para el TV22.