esperan dato clave de EEUU


Los activos de riesgo se han mantenido boyantes en las últimas semanas, debido a que los bancos centrales a ambos lados del Atlántico han indicado su voluntad de mantener una política monetaria expansiva hasta que la recuperación de la pandemia se afiance, debido a que creen que las presiones inflacionarias son transitorias.

Sin embargo, el dato sorprendentemente fuerte de inflación estadounidense en abril asustó a algunos, lo que llevó a un período de cautela de cara a las cifras de mayo, que se conocerán más tarde el jueves, en caso de haya otra sorpresa al alza.

Debido a que de la zona euro ha tenido un menor ritmo de recuperación de la pandemia de COVID-19, el Banco Central Europeo mantendría sus tasas estables cuando se reúna más adelante en el día, a pesar de que la mayoría de las cifras de inflación han superado el objetivo del 2%.

Antes de ambos datos, la confianza del mercado se mantenía moderada y el indicador más amplio de acciones globales de MSCI operaba sin cambios a 715,77 puntos, justo por debajo de un máximo histórico de 718,19 que tocó la semana pasada.

En Europa, el STOXX 600 bajaba un 0,3% tras las ganancias de la sesión en Asia, donde el índice de acciones de Asia-Pacífico fuera de Japón de MSCI subió un 0,5%.

Ankit Gheedia, jefe de estrategia de acciones y derivados de BNP Paribas para Europa, dijo que esperaba que la inflación se recuperara «con fuerza» en los próximos meses.

«Algunas de las limitaciones de la cadena de suministro apuntan a un dolor más duradero. Por lo tanto, creemos que habrá una inflación más alta durante el verano (boreal)», aunque la volatilidad de las acciones probablemente se mantendrá baja en los próximos días, si no hay una sorpresa en el dato de inflación.

Las posiciones cortas en bonos del Tesoro de Estados Unidos fueron las más altas desde 2018, según los datos de posicionamiento de JP Morgan la semana pasada.

El rendimiento de los bonos de referencia del Tesoro de Estados Unidos a 10 años subió y se ubicó en el 1,5025%, aunque algo lejos de su máximo de junio de 1,6270%.

Los rendimientos de la deuda de la zona euro operaban cerca de sus niveles más bajos desde abril, con el rendimiento de los bonos a 10 años de Alemania en -0,233%.

Antes de los datos del IPC de Estados Unidos, analistas consultados por Reuters dijeron que esperaban un aumento del 0,4% en mayo, llevando el ritmo anual al 3,4%.

La actividad en el mercado de divisas era baja y el dólar cotizaba plano frente a una cesta de seis divisas, el euro caía un 0,1% y la libra cedía un 0,2%.

También es probable que el dato del IPC sea clave para el oro, ya que una cifra alta y los temores posteriores a un retiro de las medidas de estímulo podrían reducir la demanda. El metal cotizaba con una baja de 0,5% a 1.879,4 dólares la onza.

Los precios del petróleo se recuperaban de su debilidad inicial después de un aumento de los inventarios de gasolina en Estados Unidos. Los futuros de crudo Brent ganaban un 0,2% a 72,34 dólares el barril y los futuros de crudo estadounidense subían un 0,1% a 70,02 dólares el barril.

Por Simon Jessop, de agencia Reuters