¡Gearbest cierra! La famosa tienda china deja tirados a los compradores


A lo largo de 2021, las quejas de los usuarios contra la tienda no pararon de aumentar. Pedidos que no se enviaban, servicio de atención al cliente que no respondía, etc. La tienda fue subiendo sus precios a lo largo del año, además de imponer unas condiciones más estrictas para vendedores externos que se publicitaban en el marketplace de la tienda.

Falta de stock y pedidos que no se enviaban

Estos cambios se hacían con el objetivo de sanear unas cuentas que se encontraban en números rojos. Poco a poco la tienda fue sumiéndose en una espiral de problemas financieros, donde había productos que no se llegaban a enviar, y los usuarios que no pagaban con PayPal tenían serios problemas para recibir reembolsos. Así, en los últimos meses, la tienda apenas tenía stock de productos.

Diversas webs empezaron a alertar de que Gearbest estaba dejando de ser una web de fiar para hacer compras a China, donde además no respondían a ningún email. Ahora, la web se ha esfumado, y lleva sin funcionar desde este fin de semana. Al intentar entrar, Gearbest no funciona y aparece un mensaje que pone «Invalid URL The requested URL «[no URL]», is invalid.». La última versión disponible en caché de Google es del 7 de septiembre.

Así, actualmente no se sabe nada sobre los usuarios que tenían pedidos pendientes de envío o de llegada. Si no pagaron con PayPal, puede que lo tengan muy difícil para recuperar su dinero. La tienda ni siquiera ha avisado a sus vendedores externos y afiliados del cierre. En su cuenta de Twitter de Japón el último tweet es del 5 de agosto, mientras que, en Facebook, donde tenían bastante actividad, el último post es del 7 de julio.

En junio, la matriz de Gearbest, Global Top E-Commerce Co., Ltd (previamente conocida como Shenzhen Globalegrow Electronic Commerce Co. Ltd), se declaró en bancarrota y dejó de pagar salarios a los trabajadores. La empresa llegó a tener 3.000 empleados, y a principios de año sólo tenían 500. Desde Polonia afirman que la empresa ya ha despedido a todos los trabajadores. Actualmente el proceso de bancarrota se encuentra en fase de revisión. El valor de la empresa en bolsa no ha parado de caer en los últimos años, ya que llevan años en los que no paran de perder dinero.

Gearbest empezó a operar en 2014, y en poco tiempo se convirtió en una de las tiendas online de exportación más grandes de China, vendiendo todo tipo de móviles y gadgets a precios asequibles. En el último año habían añadido incluso bicicletas eléctricas.

La quiebra de una empresa no tiene por qué implicar su final. Alguien puede hacerse con los activos de la misma a bajo coste y restaurar las operaciones, pero en este caso es difícil que esto ocurra, por lo que los compradores no tienen mucho que hacer con respecto a la web, ya que no están respondiendo a emails ni en otras vías de contacto. La competencia de precios de otras webs, y la nueva ley europea del IVA han sido demasiado para una web que parecía demasiado grande como para terminar de esta manera.