GM y Ford detienen más plantas de producción ante la escasez de chips


La escasez de chips sigue siendo un problema para los fabricantes de coches y General Motors (GM) y Ford se han visto obligados a recortar aún más la producción suspendiendo nuevas plantas de producción en América del Norte por este motivo. Las nuevas plantas que se van a detener se suman a los parones en otras instalaciones del país, por la escasez de microprocesadores que afecta a todo el sector del automóvil.

La Casa Blanca planea realizar una cumbre sobre este problema el próximo lunes, según recoge Reuters, en la que se espera que estén presentes la presidenta ejecutiva de GM, Mary Barra, y el presidente ejecutivo de Ford, Jim Farley, y a los principales ejecutivos de firmas de tecnología. Un grupo de la industria automotriz estadounidense instó esta semana al gobierno a ayudar y advirtió que una escasez global de semiconductores podría resultar en 1,28 millones de vehículos menos fabricados este año e interrumpir la producción por otros seis meses.

GM, el mayor fabricante de automóviles de Estados Unidos, anunció la suspensión de la actividad de la planta de montaje de Spring Hill, en Tennessee, donde se producen los modelos Cadillac XT5, Cadillac XT6 y GMC Acadia, durante dos semanas desde el lunes. Por su parte, la de Lansing Delta Township, que fabrica los Chevrolet Traverse y Buick Enclave, suspenderá sus operaciones durante una semana a partir del 19 de abril. Además, la planta de Ramos, en México, también detendrá la producción de la Chevrolet Blazer durante siete días a partir de esa misma fecha, aunque mantendrá la del modelo Chevrolet Equinox.

Por otro lado, GM agregó que la terminal de montaje de Wentzville, donde se fabrican las camionetas «pickup» Chevrolet Colorado y GMC Canyon, volverá a entrar en funcionamiento el lunes tras el parón iniciado el 29 de marzo. El mayor fabricante de automóviles de Estados Unidos extenderá los parones en las plantas de Fairfax, Lansing Grand River, ambas en Estados Unidos, y la Ingersoll, en Canadá.

GM, como otros fabricantes afectados por la escasez mundial de chips, han decidido dedicar los microprocesadores disponibles para fabricar los modelos más rentables, especialmente todocaminos SUV y camionetas «pickup» de grandes dimensiones. Eso ha supuesto que los componentes dedicados a la manufactura de otros modelos estén siendo destinados a las plantas donde se producen esos vehículos.

En paralelo, Ford notificó a sus trabajadores la cancelación de las dos semanas de vacaciones tradicionales de verano en la mayoría de sus plantas de Estados Unidos para recuperar la producción perdida en la primera mitad de 2021 por la escasez de microprocesadores. Ford habitualmente realiza parones en la mayoría de sus instalaciones a finales de junio y principios de julio.

Asimismo, el fabricante subrayó que la próxima semana suspenderá la producción de sus plantas de montaje de Chicago y Flat Rock por la escasez de chips, mientras que la de Kansas City dejará de producir la furgoneta Transit, pero mantendrá la de la camioneta «pickup» F-150. La planta de Ford en Ohio funcionará con turnos de trabajo reducidos.