Grifols reduce un 30% su beneficio por la falta todavía de reservas de plasma


La multinacional de hemoderivados Grifols continúa notando el impacto de la pandemia y de enero a marzo ha reducido su beneficio un 30,3% respecto al mismo período de 2020, hasta los 129,9 millones de euros debido a los problemas de abastecimiento de plasma. El parón por la crisis del coronavirus conlleva una falta de donaciones y, por tanto, de reservas que le ha hecho caer sus ingresos un 8,4% interanual.

En una comunicación a la CNMV, el supervisor bursátil español, Grifols ha notificado 1.184 millones de euros en ingresos. Su principal división, denominada Bioscience, la que aglutina el negocio de las proteínas plasmáticas, obtuvo unos ingresos de 901,27 millones, un 13,3% inferiores a los del mismo trimestre de 2020, debido a esos problemas de acceso al plasma. Por su parte, el segmento de Bio Supplies, pese a que representa menos del 5% de los ingresos, es la segunda que más reduce: un 12,2% por la disminución de las ventas de plasma a terceros. 

Además, el ‘efecto divisa’ ha agravado estas caídas. Así, según señala la compañía, a cambio constante, excluidas las variaciones de tipo de cambio del periodo, la caída de ingresos se reduce al 0,9%. En ese escenario, la facturación en los divisiones más afectadas en el último trimestre, sufren una caída menor, del 5,6% y del 4,9%, respectivamente.

El plasma es la materia prima que Grifols usa para producir sus medicamentos plasmáticos, de forma que las menores donaciones debido a la pandemia hacen que se resienta la producción y también las ventas, si bien la multinacional ha ejecutado en los últimos meses adquisiciones de centros de plasma para atajar estos problemas.

En el contexto de la actual pandemia, Grifols ha destacado que mantiene sus niveles operativos en el primer trimestre de 2021, limitando el impacto de la Covid-19 gracias a la contribución de los nuevos productos, los continuos esfuerzos para incrementar las donaciones de plasma, la gestión de los inventarios y la ampliación de la capacidad de obtención de plasma.

El resultado bruto de explotación (Ebitda) se situó en 322 millones de euros excluyendo el impacto por tipos de cambio y supone el 25,1% de los ingresos. El margen bruto se sitúa en el 45%.

Por su parte, la deuda financiera neta se ha situado en 6.200,5 millones de euros y el ratio de deuda financiera neta sobre EBITDA en el 5,1x como resultado, principalmente, de los 505 millones de euros pagados por las adquisiciones de BPL, Kedrion, y de Alkahest y GigaGen. Grifols destaca que «la gestión del endeudamiento es una prioridad para la compañía que trabaja activamente para reducir los niveles de deuda». 

En ese sentido, afirma que tras el proceso de refinanciación cerrado en noviembre de 2019, Grifols no tiene que hacer frente a vencimientos ni amortizaciones de deuda por importes significativos hasta 2025 y que cuenta «con los recursos y la liquidez necesarios para cumplir con todas sus obligaciones a corto y medio plazo». Para ello cuentan con una posición de liquidez de cerca de 1.000 millones de euros, aunque el efectivo de su balance se ha reducido en un 34%.

Pese al impacto de la pandemia en los resultados trimestrales, las acciones de Grifols suben en Bolsa este martes. A primera hora registraban un alza superior al 2%, cotizando por encima de los 23 euros por acción.