IPSA completa su peor racha en más de cinco meses, mientras que en Wall Street el S&P 500 vuelve a máximos históricos


Operadores locales están viendo como los efectos vacunas y cobre comienzan a diluirse y aparecen los fantasmas de la incertidumbre política.

Hoy fue una jornada de tensiones para los inversionistas de Wall Street. No sólo estuvieron pendientes de los potenciales nuevos impuestos corporativos que trae el nuevo plan de infraestructura de Joe Biden, sino que también sobre las perspectivas de la Reserva Federal (Fed) sobre la recuperación económica.

«Los impuestos son lo más importante para los inversionistas de acciones en EEUU, y la política fiscal ocupa el segundo lugar en la lista de cosas por las que están perdiendo el sueño, detrás de la política monetaria pero por delante de la inflación», escribió la jefa de estrategia de acciones de EEUU, Lori Calvasina en una nota.

Asimismo, la minuta de la última reunión de la Fed, publicada este miércoles, destacó que la economía se mantuvo lejos del objetivo a largo plazo y que el camino sigue siendo incierto. «Los participantes señalaron que probablemente pasaría algún tiempo», antes de que las condiciones mejoraran lo suficiente como para que el banco central considere retirar el apoyo.

De hecho, el presidente de la Fed de Chicago, Charles Evans, aseguró que las tasas de interés probablemente deberán mantenerse cercanas a cero hasta 2023, indicando que prevé un periodo de mayor inflación.

«Realmente tenemos que ser pacientes y estar dispuestos a ser más audaces de lo que la mayoría de los banqueros centrales conservadores elegirían ser», comentó en una conferencia de prensa.

De esta forma, el Dow Jones subió levemente un 0,05%, hasta los 33.446 puntos, seguido por el S&P 500 con un avance de 0,14%, que ubicó al índice estadounidense en los 4.079 puntos, dejándolo nuevamente en máximos históricos. Por el contrario, el Nasdaq disminuyó un 0,07%, posicionándose en los 13.688 puntos.

En tanto, luego de llegar a su nivel más bajo desde marzo, el rendimiento de los bonos del Tesoro a 10 años ha comenzado a subir, ubicándose a esta hora en 1,672%. 

“Claramente, ha habido una revalorización de las expectativas de inflación más altas este año y, en ocasiones, el mercado de valores ha tenido problemas. Yo diría que ese es para mí el mayor riesgo en este punto: que las lecturas de inflación comiencen a llegar al punto en que la Fed tenga que alterar sus planes», señaló a Bloomberg el director de inversiones de Penn Mutual Asset Management, Mark Heppenstall.

Panorama local

Este miércoles, la Bolsa de Santiago cerró por quinta sesión consecutiva con una caída de 0,03%, que ubicó al IPSA en los 4.834 puntos. Este la peor racha para el selectivo desde fines de octubre del año pasado. 

Desde el mercado estiman que el efecto vacunas y precio del cobre que impulsaron a las acciones locales en la primera parte del año poco a poco se irán diluyendo ante el complejo escenario político podría volver a tomar relevancia en la medida que se acercan las elecciones de constituyentes, lo que será el vamos a la próxima carrera presidencial.

Las mayores bajas fueron de SQM-B (-3,27), Enel Chile (-1,80%) y Andina-B (-2,26%), mientras que por el lado de las alzas, los protagonistas fueron Cencosud (3,20%), Falabella (2,48%) e IAM (2,07%).

En esta misma línea, los papeles de Blanco y Negro fueron uno de los que tuvieron más alzas, con un avance de 17,36%. Cabe recordar que el controlador de la sociedad concesionaria que administra Colo Colo, Aníbal Mosa, decidió desprenderse de su participación en el club.

Respecto al cobre, el metal rojo tuvo un alza de 0,03% en la Bolsa de Metales de Londres, hasta los US$ 4,074 la libra. En tanto, el dólar tuvo un retroceso de $4,1, que situó a la divisa en los $713,4.

Bolsas internacionales

A pesar de que un nuevo informe de IHS Markit reveló que la actividad de servicios de Europa subió de los 48,8 puntos registrados en febrero hasta los 53,2, su nivel más alto desde junio 2020, la mayoría de las bolsas europeas cerraron a la baja.

El IBEX 35 de Madrid experimentó una caída de 0,43% que lo llevó hasta los 8.597 puntos; el Euro Stoxx 50 bajó un 0,34%, ubicándose por debajo de los 4 mil puntos; y el DAX de Frankfurt disminuyó un 0,24% hasta los 15.176 puntos. El CAC 40 se mantuvo casi sin variaciones en los 6.130 puntos.

En tanto, el FTSE 100 ganó un 0,91%, que llevó al índice de Reino Unido hasta un récord de 6.885 puntos, tras el despliegue de la vacuna Covid-19 de Moderna.

No obstante, según JP Morgan, las caídas no permanecerán por mucho tiempo y, en cambio, podrían operar incluso mejor que las bolsas estadounidenses.

«A nivel regional, mientras que el año pasado preferíamos a EEUU frente a la zona euro, este año creemos que la zona euro se mantendrá sorprendentemente bien frente a EEUU ayudada por la reducción del diferencial de crecimiento», explicaron.

Las bolsas asiáticas también terminaron la sesión con signos mixtos. En Japón, el Nikkei 225 subió 0,12%, ubicando al índice en los 29.730 puntos, al igual que el Topix Index que avanzó un 0,67%, hasta los 1.967.

Por el contrario, en China, el CSI 300 perdió un 0,71%, hasta los 5.103 puntos, mientras que el Shanghái Composite disminuyó un 0,1%, ubicándose en los 3.479 puntos. Igualmente, el Hang Seng tuvo un retroceso de 1,24%, que llevó al índice de Hong Kong hasta los 28.578 puntos.

«No podemos descartar la posibilidad de que los responsables de la formulación de políticas puedan actuar a finales de este año para endurecer la política monetaria, lo que podría desencadenar efectos en cadena tanto en la economía real como en los mercados financieros», explicó la economista de Moody’s Analytics, Christina Zhu, en un nota.