ISP autorizó uso de emergencia de la vacuna Janssen, la segunda de una sola dosis en el país


El Instituto de Salud Pública (ISP) autorizó este jueves el uso de emergencia de la vacuna Janssen, elaborada por la multinacional Johnson & Johnson, y que ingresará a Chile mediante el mecanismo Covax.

Ésta es la quinta fórmula contra el Covid-19 visada en el país, y la segunda que solo requiere de una dosis para disminuir la posibilidad de contagio.

Cabe recordar que que Janssen se encuentra aprobada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) -lo que permite que sea parte del programa Covax-, y ya se aplica a personas de 18 años hacia arriba en Brasil, Reino Unido, Canadá, Colombia, la Unión Europea, México y EEUU.

El director (s) del regulador chileno, Heriberto García, hizo hincapié en que, previo a que el comité de expertos sesionara hoy, «se validó un proceso que llevó adelante la máxima entidad de salud a nivel mundial, la OMS, que, además, es el organismo que otorga las acreditaciones a las Agencias Reguladoras de Medicamentos, como el ISP».

Por lo demás, destacó que por tratarse de una fórmula de Covax, eso «nos permite validar no sólo esta vacuna, sino también, en un futuro, se abre la posibilidad de reconocer otras vacunas que ya cuentan con ese respaldo, como Moderna y Sinopharm«.

¿EN QUÉ SE DIFERENCIA DE LAS DEMÁS?

La fórmula de Janssen consiste en un adenovirus de tipo 26 recombinante de replicación incompetente, que actúa como vector que codifica la proteína Spike del coronavirus, y para conseguir la inmunidad, se administrará una dosis de 0,5 ml intramuscular.

Por otro lado, tiene condiciones de almacenamiento menos complejas que otras vacunas: pues dejando las dosis a una temperatura de -20°C, se asegura una vida útil de dos años, mientras que al ser guardada en un contenedor con entre 2 y 8°C, su vida útil será de tres meses.

En adultos de 18 años o más, incluyendo a la población de más de 60 años, la vacuna demostró ser eficaz en un 66,9 por ciento 14 días de ser aplicada. En tanto, siendo inyectada a personas con casos severos o críticos, tras ese mismo periodo su eficacia llega a un 76,7 por ciento, mientras que 28 días después de su administración aumenta a 85,4 por ciento.