La deuda global se acerca rápidamente a cifra récord de US$300 billones, según el IIF


La deuda mundial aumentó a un nuevo récord de casi US$300 billones en el segundo trimestre, pero la relación deuda/PIB disminuyó por primera vez desde el inicio de la pandemia a medida que se recuperó el crecimiento económico, dijo el martes el Instituto de Finanzas Internacionales (IIF).

Los niveles de deuda total, que incluyen la gubernamental, doméstica y corporativa y bancaria, se incrementó en US$4,8 billones a US$296 billones a fines de junio, después de una ligera disminución en el primer trimestre, para ubicarse US$36 billones por sobre los niveles prepandémicos.

«Si los préstamos continúan a este ritmo, esperamos que la deuda global supere los US$300 billones», dijo Emre Tiftik, director de investigación de sostenibilidad de IIF.

El aumento de los niveles de deuda fue el más pronunciado entre los mercados emergentes, con un alza de la deuda total de US$3,5 billones en el segundo trimestre con respecto a los tres meses previos para llegar a casi US$92 billones.

En una señal positiva para las perspectivas de la deuda, el IIF informó una disminución en ratio deuda/PIB mundial por primera vez desde el inicio de la crisis del coronavirus.

La deuda como porcentaje del Producto Interno Bruto cayó a alrededor de 353% en el segundo trimestre, desde un récord de 362% en los primeros tres meses de este año.

El IIF dijo que de los 61 países que observó, 51 registraron un descenso en los niveles de deuda/PIB, mayormente debido a un fuerte repunte en la actividad económica. Pero agregó que en muchos casos la recuperación no había sido lo suficientemente fuerte como para hacer que los índices de endeudamiento volvieran a los niveles previos a la pandemia.

Según el IIF, la relación deuda/PIB total excluyendo el sector financiero está por debajo de los niveles prepandémicos en solo cinco países: México, Argentina, Dinamarca, Irlanda y Líbano.

China ha visto un aumento más pronunciado en sus niveles de deuda en comparación con otros países, mientras que la deuda de los mercados emergentes, excluida China, subió a un nuevo récord de US$36 billones en el segundo trimestre, impulsada por un aumento en el endeudamiento público.