Lo que podría hacer el BCR para seguir frenando el alza de precios, según Scotiabank | ECONOMIA


El Scotiabank prevé que el Banco Central de Reserva (BCR) hará una pausa en los movimientos de la tasa de interés de referencia para reforzar su política monetaria a través de aumentos en el requerimiento de encaje, como lo ha hecho hacia fines de agosto con impacto en setiembre y octubre.

“Probablemente en la reunión el directorio del BCR de noviembre o diciembre podrían utilizar este instrumento (encaje)”, señaló el subgerente de Economía del Departamento de Estudios Económicos del Scotiabank, Mario Guerrero.

Agregó que mover la tasa de referencia tiene un impacto más como señal y no es inmediato, pues busca crear nuevas expectativas en contra de la inflación. Ante ello, después de haber dado un anuncio importante con los aumentos sucesivos, probablemente se busque tener un efecto en corto plazo en la inflación, moviendo el encaje para afectar así el nivel de liquidez, explicó.

No obstante, indicó que está aún “latente” la probabilidad de que en los siguientes meses ocurra un nuevo aumento de la tasa de referencia aunque, en ese caso, se espera que no sea de 50 puntos básicos, sino de 25.

“Este es el horizonte que estamos viendo, en donde no necesariamente se tenga que subir la tasa todos los meses. El banco central ha sido explícito al decir que no se trata de un ciclo de aumentos sucesivos. Esperamos que la tasa siga aumentando el próximo año, pero esto no ocurrirá necesariamente en todas las reuniones de directorio. Nuestra proyección es que se eleven las tasas hacia fines del 2022, de 2.5% a 3%”, afirmó.

Los movimientos en el encaje estarían en línea con los estimados alrededor del dato de inflación, según Guerrero.

Para el mes de octubre se espera que la inflación tenga un nivel similar al de setiembre, ubicándose en 0.4%, pasando así de 5.2% a 5.7% en el acumulado anual. La proyección es de 6.5% para el 2021.

“En los primeros días del mes ha habido aumentos en las tarifas eléctricas, los precios de los alimentos aún siguen mostrando rezagos por el aumento de los precios de los commodities (maíz, trigo y soya, entre otros) al igual que los del transporte marítimo. Estos precios se mantendrían altos”, indicó.

Añadió que otro factor a considerar es los costos de energía en Europa y Asia, los cuales encarecerían también las importaciones por la posible escasez de suministros. “Hay factores que pueden tomar más tiempo en revertir. Esto podría detener el ritmo de recuperación en la economía global. La inflación para el 2022 será de 4.5%”, señaló.

Según el informe FocusEconomics Consensus Forecast LatinFocus de octubre, elaborado por el FocusEconomics, la inflación se ubicaría en alrededor de 4.9% hacia fines de año y 3% para el 2022.

Expectativas

Según Guerrero, los movimientos en la tasa de referencia han sido inusuales, pues el BCR ha tomado una postura reactiva (a pesar de que el efecto no es de corto plazo) a una inflación que está subiendo de manera importante.

“Es raro ver al BCR subir 50 puntos básicos en dos meses seguidos. Por un lado, eso muestra una reacción de preocupación y no una preventiva (normalmente los bancos centrales actúan de forma preventiva, pues requieren anticiparse)”, afirmó.

Añadió que el margen del aumento también responde a que el punto de partida era muy bajo. “Venimos de una tasa mínima histórica de 0.25%. Siempre se ha mencionado que la tasa está sujeta a lo que dicten las expectativas de inflación; sin embargo, no se espera que los siguientes movimientos sean bruscos como en los dos últimos meses, puesto que ya las expectativas han subido de forma regular”, explicó.

Por otro lado, señaló que aún no se están viendo expectativas más moderadas, pero es posible que hacia fines de año esto suceda. En ese sentido, las acciones del BCR respecto a la tasa estarían guiadas a ubicar las expectativas del 2022 dentro del rango meta.

“En los últimos dos meses todo iba en la misma dirección. El factor político cambió un poco el sentimiento del mercado influyendo el tipo de cambio y las expectativas sobre este indicador. Esto más adelante podría moderar las expectativas de inflación, al preocuparse solo del factor global”, manifestó.

Otras proyecciones

Víctor Díaz, director ejecutivo de Renta Fija de Credicorp Capital Asset Management, señaló que la tasa de referencia del BCR cerraría en 1.75% en el 2021, es decir, habría un nuevo aumento, y en 3% hacia fines del 2022.

“Creemos que la inflación podría estar haciendo “pico” en estos meses que quedan para luego tener una tendencia decreciente hacia el siguiente año. La trayectoria de la inflación cedería a inicios del siguiente año (muchas de las variables que influyen son exógenas). Lo que está haciendo el BCR no responde a una cuestión teórica, sino a lo que está pasando respecto a las expectativas y hechos relacionados”, indicó.

Según el consenso de análisis en el reporte de LatinFocus de octubre, la tasa de interés de política monetaria se ubicaría alrededor de 2.04% hacia fines de año. Para el 2022, el consenso de analistas proyecta un nivel de 3.16%