Luca de Meo advierte que los coches subirán de precio por los chips


La crisis del COVID-19 ha puesto patas arriba el mercado automovilístico: se vende menos, los coches cada vez son más caros y, sin embargo, las marcas están obteniendo beneficios récords. Y no parece ser que la situación vaya a cambiar a corto-medio plazo acorde a Luca de Meo (CEO de Renault), quien en una entrevista a los compañeros de Expansión avanzaba que el precio de los coches va a seguir subiendo en los próximos 12 meses debido a la crisis de los chips y coste de la materia prima.

Explicaba Luca de Meo que el principal motivo de esta subida de precios se debe a la escasez de semiconductores, a una demanda mucho mayor a la oferta, lo que provoca que los fabricantes de esos chips los vendan al «mayor postor» y que a las líneas de producción de las diferentes marcas lleguen de forma limitada y no en las cantidades necesarias.

Así pues, la estrategia a seguir por todas las marcas y grupos (desde Renault hasta Volkswagen, pasando por BMW o Mercedes), es priorizar la fabricación de aquellos modelos y versiones superiores, más caras y que reportan un mayor beneficio a la marca. Por tanto, además de la correspondiente subida al precio base en repercusión del mayor coste de los chips, se da la situación de que se eliminan los escalones de acceso (por ejemplo, Volkswagen ya no ofrece el ID.3 de 150 CV) o se ofrecen menores plazos de entrega para modelos de categorías superiores para que el comprador que necesita un coche ya se decante por ellos.

Ese proceder explica que en el primer semestre del año las marcan hayan reportado importantes beneficios a pesar de la actual coyuntura, y que algunas como en el caso de BMW estén en un momento dulce, con beneficios comprendidos entre 9,5 % y 10,5 % cuando inicialmente preveían un 7-9 %.

Por tanto, parte de la solución pasaría por crear fábricas de microchips en Europa para abastecer nuestra industria, pero no es tan simple. Por un lado, se necesita de una maquinaria extremadamente especializada, costosa y que requiere de tiempo para estar operativa, lo que ya supondría unos cinco años para abrir esas fábricas unido a una inversión de más de 10.000 millones de euros, y no sería hasta pasados diez años cuando se alcance el nivel de competencia necesario.

De Meo ya pensaba en coches más caros y en un mayor beneficio antes de la «chipcrisis»

Sin embargo, esta era precisamente la estrategia que quería implantar Luca de Meo en Renault y que impuso con éxito en SEAT con la creación de CUPRA. A principios de año, con la presentación de la hoja de ruta del Plan Renaulution, contaba que el futuro de la marca pasaba por vender menos coches con una mayor rentabilidad, reduciendo y agrupando tanto plataformas como motorizaciones. De esta forma, el precio medio de un Renault será unos seis mil euros mayor dentro de un lustro, dirigiendo a sus clientes hacia modelos SUV y eléctricos, y no hacia el Clio y los Mégane como ocurre actualmente.

Pero no son sólo los microchips la razón por la subida del precio de los coches, pues el CEO de la marca francesa ha reconocido que el mayor coste energético y de las materias primas también está influyendo, como por ejemplo la actual crisis del acero, por no olvidar los problemas logísticos del transporte marítimo que están alcanzando cotas históricas en cuanto a precio.

Fuentes: Expansión | Automotive News