Mientras espera 900 mil vacunas de AstraZeneca, el Gobierno se muestra cauto respecto a sus posibles efectos secundarios

Bruno Yacono


“Hay que ser cautos. Es una conclusión de un organismo internacional que debemos tener en cuenta, pero que no significa que tengamos que poner un manto de dudas sobre la vacuna”. La frase pertenece a una alta fuente del Ministerio de Salud de la Nación. En diálogo con TN.com.ar intenta enviar un mensaje de tranquilidad a la población luego de que la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) concluyera en que existe una “posible relación” entre la aplicación de la vacuna de AstraZeneca y Oxford con la aparición de coágulos sanguíneos que deben incluirse en la lista de posibles efectos secundarios.

El mismo organismo asegura que la aparición de trombos sanguíneos -que derivaron en trombosis cerebrales- debe ser considerado como una derivación “muy rara” y que el balance entre riesgos y beneficios sigue siendo “positivo”.

Estas conclusiones se producen en momentos en los que el Gobierno espera el arribo de un lote de aproximadamente 900 mil dosis del suero de AstraZeneca, que podrían llegar a la Argentina en abril. Una decisión del presidente de los Estados Unidos Joe Biden, que desbloqueó la exportación de los filtros necesarios para el envasado de la vacuna reactivó la producción de los sueros en México. TN.com.ar había adelantado que una decisión del jefe de Estado norteamericano “puso en pausa” al laboratorio Liomont, en el que se debían terminar de preparar las unidades.

De hecho el país ya aplicó 580 mil dosis de la vacuna Covid-Shield, que se produce en la India con la misma tecnología que la de AstraZeneca y Oxford.

Un día antes de que termine el 2020, la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) autorizó bajo la modalidad de “registro de emergencia” el uso de la vacuna de AstraZeneca. Este es el principal argumento del Gobierno para no alterar el plan de vacunación. “No debemos incurrir en actos irresponsables. La vacuna es segura y eficaz”, respondieron a este medio.

La noticia respecto al arribo de vacunas de AstraZeneca fue anunciada con entusiasmo por la ministra de Salud de la Nación Carla Vizzotti. Es que ante los retrasos de la Sputnik V y la incertidumbre respecto a la llegada de las restantes dos millones de dosis de Sinopharm, las vacunas de AstraZeneca se convirtieron en una especie de agua en el desierto para la Casa Rosada.

De hecho, la propia Vizzotti no pudo confirmar el martes ante la Comisión de Salud cuándo llegarán nuevas vacunas a la Argentina. “No le vamos a poder decir ni cuántas ni cuándo”, sostuvo. Y agregó: “Esto es muy dinámico en función de un engranaje muy complejo que tiene que ver con la fabricación, los controles de calidad, los permisos de la ANMAT, los permisos de exportación ya que son negociaciones país a país”.

La Argentina cerró un trato por 22,4 millones de dosis de AstraZeneca. EFE/ Juan Ignacio Roncoroni
Por: EFE Servicios

El costo de las vacunas de AstraZeneca

La Argentina acordó con AstraZeneca el envío de 22.400.000 dosis, por las que pagará un total de U$S 92.600.000 (U$S 89.700.000 por los sueros y U$S2.900.000 en costos adicionales). Es, en rigor, el contrato más importante respecto a cantidad de unidades, ya que el país firmó un convenio con Rusia por el envío de 20.000.000 de Sputnik V, con la posibilidad de otras 10.000.000, pero esta cláusula aún no se activó.

La Argentina continúa con sus negociaciones para intentar traer más sueros al país. Están abiertas charlas con Janssen, Cansino Biologics Inc., Bharat, Sinovac y con el gobierno de Cuba por la Soberana. Aún resta un largo trecho para que estas conversaciones puedan llegar a buen puerto. Por el momento la campaña de vacunación continuará con la Sputnik V, las dosis de Sinopharm y la de AstraZeneca, una vez que llegue al país.