Netflix lanza una tienda online con productos inspirados en su programación más popular


La plataforma de streaming con más usuarios del mundo entra en el negocio del comercio electrónico en base a sus propiedades intelectuales. Netflix pone en marcha una tienda online en la que los usuarios podrán adquirir diferentes productos relacionados con sus espacios más exitosos, desde ropa hasta complementos, pasando por coleccionables. El objetivo es plantear colecciones limitadas que permitan capitalizar rápidamente el éxito de algunas de sus propuestas, sobre las que algunos fans y otros diseñadores ya venían comercializando material similar a través de entornos como Etsy.

El proyecto arranca de momento solo para EEUU pero se extenderá al resto del mundo en los próximos meses y en su oferta inicial se pueden encontrar artículos de las serie animadas Yasuke y Eden, entre otras cosas. Ha sido construido sobre tecnología de Shopify y parte del inventario ha sido elaborado por la marca de ropa urbana Hypland. Está previsto que en los próximos meses aparezcan productos relacionados con Stranger Things y otros contenidos propios de Netflix con amplia repercusión en la conversación en redes sociales.

El principal reto de esta tienda será precisamente atender una demanda explosiva y efímera, que es lo que suele caracterizar a los éxitos de Netflix. Esa plataforma mantiene habitualmente un ritmo muy elevado de introducción de nuevos contenidos, que además son liberados en temporadas completas cuando se trata de series. Eso la diferencia de HBO Max o Disney+, que lanzan los capítulos de forma semanal, y acelera tanto el consumo como su eco.

La plataforma se adentra en el comercio electrónico para complementar su estrategia actual de licencia de propiedad intelectual a marcas y cadenas de moda.

Todo eso queda en manos de Josh Simon, vicepresidente de la división de Productos para el Consumidor de Netflix, que se incorporó a la empresa en marzo del año pasado tras una andadura similar en Nike. Desde entonces ha triplicado su equipo de 20 a 60 personas y ha cerrado acuerdos con diferentes establecimientos para vender productos relacionados con las series y películas del servicio. En principio la ambición para esta tienda es moderada y el ejecutivo no prevé su facturación iguale los ingresos que Netflix viene generando a través de acuerdos con marcas y cadenas de ropa.

En todo caso este movimiento es un primer paso para diversificar ingresos más allá de las cuotas de los suscriptores sin abrir las puertas a la publicidad, algo que Netflix ha desechado en varias ocasiones a lo largo de su historia. Eso la distancia de rivales como Discovery, Peacock o Paramount, que tienen una versión más barata con anuncios. Y se produce pocas semanas después de que la plataforma presentara los datos del primer trimestre, en los que se aprecia un claro descenso en el número de nuevas altas tras el enorme pico de 2020.