Recortes de China en producción aluminio crearán déficit, precios tocan máximos históricos


La aceleración de los recortes que está aplicando China en la producción de aluminio creará una gran escasez del insumo este año, al tiempo que la inquietud por las interrupciones de la cadena de suministro en Guinea han ayudado a impulsar los precios a máximos de 13 años.

Un sondeo a seis analistas realizado por Reuters situó el pronóstico para el déficit en 1,2 millones de toneladas este año, casi el 2% de la demanda estimada en alrededor de 68 millones de toneladas.

El aluminio, un material fundamental para las industrias del transporte, el embalaje y la construcción, ha sufrido un exceso de oferta durante muchos años.

«El problema real es el límite de capacidad de China, su política energética de control dual y los problemas con la disponibilidad de energía», dijo Michael Widmer, analista de BoA Securities. «La retroalimentación que estamos recibiendo de Guinea es que no hay problemas en este momento».

Guinea produce grandes cantidades de bauxita que se utiliza para fabricar alúmina, un ingrediente importante del aluminio , cuyos precios escalaron a 3.000 dólares la tonelada esta semana para una ganancia de alrededor del 50% este año.

Las interrupciones de la actividad en una planta de alúmina en Jamaica y en la fundición de aluminio de Rio Tinto en Canadá también agravan las preocupaciones sobre los suministros.

La política energética de control dual de China apunta a mejoras constantes tanto en el consumo como en la intensidad de la energía a medida que se embarca en el camino hacia la neutralidad de carbono para 2060.

Varias regiones chinas, incluidas Yunnan, Xinjiang y Mongolia Interior, han impuesto restricciones al consumo de energía o la producción de metales de los fabricantes de aluminio en los últimos meses.

Los bajos niveles de energía hidroeléctrica son una parte importante del problema.

«Tomando a Yunnan como el mejor ejemplo, el 80% de su suministro de energía proviene de la energía hidroeléctrica (…), la principal atracción para las fundiciones que buscan construir nueva capacidad en la provincia», dijo Lynn Zhao, analista de Macquarie.

«A partir de 2023, esperamos que China alcance su límite de capacidad de 46-47 millones de toneladas por año».

Se espera que la escasez de energía y los cierres provocados por el control de energía de los gobiernos provinciales retrasen la adición de nueva capacidad este año y el próximo.

«Se suponía que China agregaría 1.8 millones de toneladas al año de nueva capacidad de aluminio en 2021», dijo la analista de Citi Tracy Liao.

«Pero hasta 1,2 millones de toneladas de esto, además de las 625.000 toneladas de nueva capacidad inicialmente planificada para comenzar en 2022, probablemente se pospondrán entre 6 y 12 meses».