Small data para pymes y autónomos: ventajas y aplicación | Pyme


El Big Data forma parte del día a día de cualquier persona. El término hace alusión a la gestión de una ingente cantidad de información, que es necesaria para tomar las mejores decisiones. Actualmente, el 12% de las empresas emplean técnicas de Big Data, según el Observatorio Nacional de Tecnología y Sociedad (ONTSI). No obstante, hay otro tipo de información que pymes y autónomos pueden aprovechar. Se trata del small data.

Desde BeeDigital detallan que esta práctica consiste en recopilar una cantidad más pequeña de datos, lo que facilita su análisis y gestión. Esto permite, indican desde dicha empresa, conseguir una información más accesible para poder adoptar las mejores decisiones.

Entre las ventajas de emplear el small data, los expertos detallan la facilidad para conseguir los datos. Parte de ellos son datos cotidianos, proporcionados por las redes sociales o por los propios consumidores.

El small data facilita la definición de quién es el cliente potencial o el consumidor final del producto o servicio. Analizar dicha información, dicen los expertos, permitirá crear un perfil ficticio sobre quién es el consumidor potencial, qué le gusta, qué necesita o qué le motiva a comprar.

Crear experiencias personalizadas

Ya que se puede conocer mejor al usuario con el empleo del samll data, también se permite crear experiencias personalizadas para dicho usuario atendiendo a sus gustos y necesidades.

También es una ventaja el poder usar el small data para ampliar las posibilidades de venta. En este sentido, las empresas aprovechan esta información para dirigirse al consumidor que más posibilidades tiene de comprar. Si se crea una experiencia personalizada, se creará un recuerdo positivo en el consumidor, lo que hará que repita.

No todos los consumidores son igual de valiosos, por eso las empresas emplean estos datos para identificar mejor a aquellos hacia los que dirigir los esfuerzos.

Los expertos aconsejan crear bases de datos específicas y segmentar la información que se debe emplear con unos clientes u otros. La forma más sencilla de hacerlo es a través de un CRM y luego aprovechar las herramientas de análisis para extraer conclusiones de toda la información obtenida.