Todo indica que el Tesla Semi está a punto de entrar en producción para revolucionar el transporte – Actualidad – Híbridos y Eléctricos


El camión eléctrico de Tesla lleva ya acumulados varios meses de retraso respecto a los planes que el CEO de la compañía, Elon Musk, anunció en su presentación. Debería haber estado disponible para las primeras entregas en 2019, aunque los retrasos iniciales relegaron las fechas de producción “a bajo volumen” para finales de 2020, para posteriormente retrasarse hasta 2021. En total, dos años de retraso para que, finalmente, el vehículo eléctrico más disruptivo de Tesla comience a ver la luz este mismo año.

En verano del año pasado, un correo electrónico de Elon Musk a sus empleados advertía que “era la hora de llevar al Tesla Semi a la producción de volumen”, aunque no especificaba la línea de tiempo. Cuando la compañía anunció sus resultados económicos del cuarto trimestre de 2020 también publicó una carta en la que afirmaba que entregaría el primer Semi a finales de 2021

La aparición de varios prototipos a principios de este año realizando diferentes pruebas de funcionamiento, primero en Sacramento y luego camino de Illinois, parecían indicar la cercanía de la fase de producción. Estos nuevos prototipos difieren en algunos detalles de los primeros que se presentaron en 2017 y sugieren que se trata de una nueva generación de vehículos que ya han recibido las mejoras resultantes de las pruebas reales.

En marzo de este año, Tesla comenzó a publicar ofertas de trabajo relacionadas específicamente con el Semi, lo que hizo que los rumores se acrecentaran. Incluso algunas informaciones sugerían que el fabricante ya había comenzado con los pedidos a sus proveedores para preparar los componentes del camión.

Finalmente, varias informaciones apoyadas en la comunidad de Tesla que citaban fuentes familiarizadas con la empresa afirmaban que la compañía estaba construyendo una nueva línea de producción para el Semi cerca de la Gigafactoría de Nevada. Rumores que fueron desmentidos cuando se conoció que se trataba de una línea piloto y que la producción en volumen se realizaría en la Gigafactoría de Texas.

Si bien las noticias sobre el Tesla Semi se vieron empañadas por la salida de la empresa del director de programa de camiones Jerome Guillen, las especulaciones aseguraban que este avanzaba independientemente de la ausencia del ejecutivo. La web Electrek publicó que la línea de producción del eje motriz del vehículo ya estaba lista y la línea de ensamblaje general en su etapa de depuración final. 

Todas estas noticias sugieren casi con toda seguridad que el Tesla Semi debería entrar en producción en algún momento de este mismo año con lo que el fabricante californiano revolucionaría un mercado, el del transporte por carretera, con su vehículo más disruptivo. Si bien existen hoy en día varios camiones eléctricos funcionando en condiciones reales ninguno es comparable con lo que ofrece Semi en lo que respecta al tipo de transporte de larga distancia que es capaz de ofrecer, y al coste por kilómetro que es capaz de asegurar a sus propietarios.

Tesla ha indicado que planea emplear parte de la producción inicial para sus propias operaciones logísticas, especialmente en las rutas que unen la Gigafactoría de Nevada y la fábrica de Fremont, dos instalaciones entre las que el fabricante mueve una gran cantidad de paquetes de batería y motores eléctricos.