volaron las acciones argentinas en Wall Street, el Merval trepó 5,5% y el riesgo país cayó


Al igual que en las PASO 2019, un resultado inesperado hizo mover fuerte al mercado el día después. En las dos elecciones hubo un factor común: la derrota del oficialismo en las urnas. Esta vez, el batacazo de la oposición entusiasmó a los inversores, que ven el puntapié inicial para un recambio de gobierno en 2023.

En Wall Street, las acciones argentinas subían hasta 20% antes de la apertura de las operaciones. Con el correr del día, la euforia comenzó a aplacarse, pero aún así, hubo papeles que cerraron con saltos de 8%, como el caso de Central Puerto. 

En la plaza local, el índice Merval, que llegó a subir cerca de 10% , finalizó con una ganancia de 5,5%. Medido en dólares, el principal indicador de la bolsa porteña, terminó en US$ 467, casi el mismo nivel que presentaba cuando Alberto Fernández llegó a la Casa Rosada: el 10 de diciembre de 2019, el Merval estaba en US$ 470.

Al igual que en la elección previa, los papeles de energéticas fueron los que presentaron la mejor performance. Además de la suba de Central Puerto, repuntaron Transener y Cablevisión Holding, que finalizaron con alzas superiores a 10%.

Cotización del dólar blue

Tocá para explorar los datos



Infografía: Clarín

El mercado reaccionó a un resultado inesperado, pero los ojos de los inversores están puestos en la estrategia que pueda adoptar el Gobierno hasta las elecciones generales de noviembre.

«Es un escenario impensado, que de cara a noviembre va a obligar al Gobierno a ser inteligente o tomar medidas para revertir esta situación. Lo más probable es que apunte a incrementar el poder adquisitivo de la población, con alguna medida electoralista, como extender los planes de cuotas o elevar el piso del mínimo del Impuesto a las Ganancias», dijo Gustavo Neffa, de Research for Traders.

Por su parte, Pedro Siaba Serrate, de PPI, afirmó: «Al contrario, me parece que puede radicalizarse un poco, por lo menos económicamente, con el objetivo de mejorar el resultado en las generales. Y eso, es más asistencia monetaria y por lo tanto, más problemas en términos de brecha e inflación futura».

En el mercado cambiario, la derrota del oficialismo hizo bajar $ 4 al dólar blue y lo llevó a $ 181, lo que le dio aire al Banco Central para comprar US$ 15 millones en el mercado mayorista, luego de haber tenido que vender US$ 500 millones en la previa para mantener a raya la cotización. Así la brecha entre ambos tipos de cambio retrocedió hasta 84%.

Los analistas no descuentan sin embargo que esta recuperación tenga un efecto limitado. Según Diego Martínez Burzaco, de Inviu, «se conjugaron dos cosas importantes: por un lado el shock de los resultados, y por otro que no había muchos inversores apostando por Argentina». Y añadió: «no hay que confundir una mejora de algún rally financiero, con los problemas estructurales de la Argentina, que tiene una economía en un estado muy delicado. Hay que ver qué hace el Gobierno, la pelota está de su lado«.

Sin embargo, el economista reconoció: «Lo financiero puede ser efímero, cuando los inversores ven que los problemas estructurales persisten, este rally se puede terminar. Recomiendo la cautela, tanto para los que ya tienen posiciones argentinas. Sería prudente ser selectivo y saber que Argentina tiene un largo camino por delante».

La incógnita es si la respuesta del mercado será similar a 2009 o a la de 2013. «Es la gran duda a futuro para los inversores, ya que el primero representó una oportunidad desperdiciada y el segundo fue el comienzo del «rally» de los activos argentinos», dijeron analistas de Delphos. «En 2009 el rebote inicial luego se diluyó y no se observó posteriormente una performance relativa distintiva de los activos argentinos versus sus pares globales. En 2013 la historia fue otra, ya que efectivamente los activos argentinos se destacaron a nivel global. Pero la situación macroeconómica es también muy diferente a la del 2013, con mayores complicaciones en el plano fiscal, monetario, financiero y cambiario«, recordaron.

«Creemos que experimentaremos un rally inicial que será seguido por una especie de «wait and see» (esperar y ver). El peronismo es muy versátil y pragmático, lo que lo deja en carrera en un escenario económico de recuperación post pandemia», resumieron.

Por su parte el riesgo país, el indicador de JP Morgan que mide el sobre costo de la deuda argentina, cayó 3,2%, a 1490 puntos básicos, empujado por los bonos argentinos que cedieron hasta 5%.

AQ