Vuelven a fabricar la mítica Ferrari Testarossa y la equipan con un teléfono en su interior


Los autos clásicos están de moda, tanto para disfrutar manejar de ellos como para tomarlos como una alternativa de inversión. Es por eso también que muchas marcas han decidido hacer renacer algunos de sus modelos históricos.

En este caso es una pequeña empresa la que ha decidido volver a producir una de las Ferrari más recordadas de toda la historia: la Testarossa.

Se trata de un modelo, diseñado por Pininfarina, que llevaba ese nombre por contar con las tapas de la distribución de su motor V12 pintadas de rojo. Y en homenaje un modelo homónimo de finales de la década del 50.


En esta Ferrari Testarossa se conserva el espejo retrovisor ubicado solo del lado del conductor.

La Testarossa es sin dudas uno de los modelos de Ferrari más recordados de todos los tiempos. A eso contribuyen su espectacular figura, con una altura de apenas 1,1 metros, y por su papel en Miami Vice, una de las series más conocidas de la TV en los 80.

Recrear el mito

Es ahora la compañía Officine Fioravanti (a pesar de su nombre italiano está ubicada en Suiza) la que revive a esta cupé con una recreación fiel al diseño original pero con mejoras mecánicas, ya que se aumentado la potencia respecto del modelo presentado en 1984.

La unidad elegida para presentar este proyecto es justamente de ese año, que lleva el inconfundible guiño estético de llevar solo espejo retrovisor del lado del conductor.

Los faros escamoteares se reproducen en esta Ferrari Testarossa.

Los faros escamoteares se reproducen en esta Ferrari Testarossa.

Incluye además unas llantas monotuerca, de 17 pulgadas en la parte delantera y 18 en la trasera. Para los neumáticos se puede optar entre tres opciones: Michelin 4, 4S o Pirelli Trofeo R.

Se mantienen también los característicos faros delanteros escamoteables que se funden en las espectaculares líneas definidas por Pininfarina, con las inconfundibles tomas de aire laterales.

En comparación con el modelo original, hay algunas mejoras y actualizaciones de materiales. Por ejemplo, parte de los paneles de la carrocería, el interior y algunos elementos del chasis, son de fibra de carbono, lo que permite que pese 1.380 kilos, 130 más liviano que la Testarossa de 1984.

El interior recrea el ambiente de los 80 de la Ferrari Testarossa original, pero con la particularidad del teléfono.

El interior recrea el ambiente de los 80 de la Ferrari Testarossa original, pero con la particularidad del teléfono.

La mecánica mantiene el el icónico motor V12 plano de 180 grados (con cilindros opuestos, aunque no es un bóxer como tal), pero con una potencia aumentada. Esta Testarossa del nuevo milenio entrega 510 CV a 9.000 rpm (120 más).

Esa potencia le permite alcanzar los 323 km/h de velocidad máxima, más de 30 km/h por encima respecto al registro del modelo original.

Esa mejora se logró con un nuevo mapeo de inyección de combustible. Además, se agregaron barras estabilizadoras regulables en 6 posiciones tanto delante como detrás, así como amortiguadores de control electrónico, que pueden modificar la altura de la trompa hasta 70 milímetros.

El diseño de la Ferrari Testarossa original fue obra del estudio de diseño Pininfarina.

El diseño de la Ferrari Testarossa original fue obra del estudio de diseño Pininfarina.

Se sumaron también frenos Brembo, un fondo plano mejorado y un sistema ABS con 12 modos diferentes, que incluso se puede desactivar por completo.

El interior recrea el ambiente de los 80, con un habitáculo de cuero, con la instrumentación analógica clásica Veglia Borletti, botones físicos para los levantavidrios y la habitual palanca de cambios.

Lo llamativo del interior en esta Testarossa es la inclusión de un teléfono en el lado derecho de la consola central, con botones y aspecto de lo 80. A este artefacto se puede conectar smartphone vía Bluetooth.

Por el momento, no se ha detallado a partir de cuándo podrán encargar uno los interesados ni cuál será su precio o qué número de unidades se fabricarán.