Arkansas, primer Estado de EE UU que prohíbe los tratamientos a menores trans | Internacional


El gobernador de Arkansas, Asa Hutchinson, en una imagen de 2016, durante su participación en la Convención Republicana, en Cleveland (Ohio).Jim Young / Reuters

Arkansas se ha convertido en el primer territorio de Estados Unidos en prohibir por ley los tratamientos hormonales, bloqueadores o de reasignación de género. La norma salió adelante en la Cámara legislativa estatal, de amplia mayoría republicana, la semana pasada, pero el gobernador del Estado, el también republicano Asa Hutchinson, la vetó este lunes, cuando llegó a su mesa para la firma final, al considerar que constituye una “gran extralimitación del Gobierno” sobre las decisiones de las familias y los médicos. Este martes, tanto el Senado como la Cámara estatal volvieron a votar y superaron el veto del gobernador.

La de Arkansas es solo una de las múltiples batallas sobre los derechos del colectivo trans abiertos en el país, donde los legisladores republicanos de al menos 17 Estados impulsan diferentes legislaciones sobre los tratamientos a los menores. Hutchinson sí había firmado otras normas sobre este terreno, como la que impide a las chicas trans competir en deportes escolares femeninos o la que permite a los médicos negarse a ofrecer los tratamientos alegando su objeción religiosa o de conciencia. De hecho, según explicó el lunes al justificar su veto, en esta ocasión también hubiese estado dispuesto a rubricar la norma si el texto se hubiese ceñido únicamente a prohibir la cirugía de reasignación de sexo en menores, una práctica que, en cualquier caso, tampoco se lleva a cabo en el Estado.

“Este proyecto de ley es extremo, excesivo y no exime a los jóvenes que ya están recibiendo tratamiento. Esos jóvenes se quedarán sin tratamiento cuando esta ley entre en vigor”, argumentó el gobernador, quien recalcó que había tomado la decisión tras consultar a médicos y personas transgénero del Estado.

Este martes, con 72 votos a favor frente a 25 en contra en el Cámara baja, y 25 frente a ocho en el Senado, los legisladores tumbaron ese veto. La norma 1570 entrará en vigor en julio, pero la gran Asociación de Derechos y Libertades Civiles de Estados Unidos (ACLU, en sus siglas en inglés) ya ha avanzado que la llevará a los tribunales. “Esta decisión ignora a decenas de médicos locales, expertos médicos nacionales, así como a los jóvenes trans y sus padres”, señaló la organización en un comunicado.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región.