¿Dónde están los líderes desaparecidos de los talibanes?


(CNN) — Los líderes de los talibanes rara vez se ven en eventos públicos y no conceden entrevistas ni celebran conferencias de prensa. Muchos de ellos se mueven en las sombras, tienen paraderos desconocidos, generando inevitablemente rumores sobre su salud y sobre posibles desencuentros internos.

Esos rumores ganaron tanta tracción en los últimos días que los portavoces de los talibanes se han visto obligados a rechazar preguntas sobre si una de las figuras más destacadas del grupo, Mullah Baradar, resultó herido o incluso muerto en una disputa en Kabul la semana pasada contra la poderosa red Haqqani, que ocupa puestos clave en el gobierno interino.

De manera similar, los funcionarios talibanes han dicho repetidamente que el líder supremo y comandante en jefe del movimiento, Haibatullah Akhundzada, pronto haría una aparición pública. Pero no lo ha hecho, alimentando los rumores de que está enfermo o incluso muerto.

En otros países, un político sometido a tal especulación convocaría una conferencia de prensa o haría una aparición en televisión para dejar las cosas claras. En el caso de Baradar, el lunes se publicó una grabación de audio de 39 segundos de calidad modesta, junto con una nota escrita a mano de su asistente. No se publicaron videos ni imágenes. La última vez que se vio a Baradar fue en una aparición fugaz en un hotel de Kabul en la primera semana de septiembre.

Mullah Baradar, uno de los viceprimeros ministros, no ha sido visto en público en días.

En el clip de audio, Baradar supuestamente dice: «Hay algunas conversaciones en los medios de comunicación. Había estado de viaje durante estos días. Había ido a algún lugar y, gracias a Dios, todos estamos bien. Algunas de estas redes de medios hacen esto tipo de propaganda y dicen mentiras muy vergonzosas. Rechacen esos rumores con valentía. No hay problemas, gracias a Dios. Se los aseguro al 100%».

Baradar es el jefe de la oficina política de los talibanes y dirigió las negociaciones de Doha con el gobierno anterior y Estados Unidos. Algunos esperaban que fuera nombrado primer ministro, pero después de prolongadas negociaciones sobre la forma del nuevo gobierno, Baradar fue nombrado viceprimer ministro.

Los rumores de desavenencias internas fueron alimentados por la ausencia de Baradar de la delegación que se reunió con el ministro de Relaciones Exteriores de Qatar, el jeque Mohammed bin Abdulrahman Al-Thani, en Kabul el domingo. Los funcionarios talibanes explicaron que no estaba en Kabul, pero que había ido a Kandahar, donde se dice que tiene su sede el líder supremo Haibatullah Akhundzada.

¿Quién es el mulá Baradar, el rostro internacional de los talibanes? 2:23

Los invisibles líderes talibanes

La invisibilidad de los líderes talibanes no es un fenómeno nuevo. Este no es un grupo que siente la necesidad de comunicarse con el mundo exterior. En muchos sentidos, el esfuerzo de relaciones públicas de los talibanes se ha vuelto mucho más sofisticado en los últimos años, con cuentas de redes sociales en varios idiomas y voceros como Zabihullah Mujahid dando conferencias de prensa. Los talibanes produjeron un volumen prodigioso de videos cuando sus combatientes irrumpieron en todo el país en agosto.

Pero esa estrategia de comunicación más asertiva no se extiende a los líderes que han pasado gran parte de su vida luchando en la guerra de guerrillas y, en algunos casos, años en prisión. Los talibanes siguen siendo una organización secreta.

Azaz Syed, un periodista paquistaní que ha informado sobre los talibanes durante años, le dijo a CNN: «La mayoría de los líderes talibanes clave, en particular de la familia Haqqani, evitan la exposición pública o las apariencias, ya que están convencidos de que su identidad ayudaría que el enemigo les apunte». Los viejos hábitos, al parecer, son difíciles de morir.

No hay mejor ejemplo de la actitud de los talibanes hacia la publicidad y la transparencia que las circunstancias de la muerte por tuberculosis de su cofundador y primer líder, mullah Omar. Murió en 2013, pero el grupo no reveló el hecho hasta dos años después. Eso en sí mismo era una indicación de las profundas divisiones dentro del grupo, especialmente sobre las negociaciones de paz, a las que muchos de los comandantes militares de los talibanes se resistieron. Tan graves fueron las divisiones que algunos comandantes abandonaron el grupo para unirse al afiliado emergente de ISIS en Afganistán.

El actual gobierno talibán

Las autoridades han dicho en repetidas ocasiones que el máximo líder de los talibanes, Haibatullah Akhundzada, pronto haría una aparición pública. Aún no lo ha hecho.

El actual líder supremo, Haibatullah Akhundzada, fue elegido en 2016 en una reunión conflictiva del consejo de liderazgo, o shura, en la ciudad paquistaní de Quetta, la sede de los talibanes en el exilio. No ha hecho una aparición pública en los cinco años transcurridos desde entonces. Durante gran parte de 2020, no surgió ni una sola declaración en su nombre. Un alto funcionario talibán, Moulawi Muhammad Ali Jan Ahmed, dijo a Foreign Policy el año pasado que Akhundzada había sido afectado por el coronavirus, que afectó a muchos altos funcionarios talibanes.

«Nuestro líder está enfermo, pero se está recuperando», dijo Ahmed a Foreign Policy en una entrevista en junio de 2020. Otras fuentes talibanes dijeron a Foreign Policy que pensaban que Akhundzada había muerto de covid-19.

En el mes transcurrido desde que los talibanes tomaron el poder en Kabul, solo se emitió una declaración a nombre de Akhundzada, en la que dijo: «Les aseguro a todos los compatriotas que las figuras [ministros del gobierno talibán] trabajarán arduamente para mantener las reglas islámicas y la ley Sharia en el país «.

Si hoy en día existen serias divisiones dentro del liderazgo talibán, es posible que tengan sus raíces en esa shura de 2016. Se llegó a un compromiso para mantener unido al grupo, con dos sublíderes designados: Mullah Yaqoob, hijo del primer líder de los talibanes, Mullah Omar; y Sirajuddin Haqqani, líder de la red Haqqani.

Ambos están en el nuevo gobierno, como ministros de Defensa e Interior, respectivamente. Poco se ha visto de ninguno de los dos a pesar de su importancia en la tenencia de carteras de valores clave.

Sin embargo, el tío de Sirajuddin, Khalil, nombrado ministro para los refugiados, ha sido más visible, se ha dirigido a reuniones tribales e incluso ha concedido entrevistas a periodistas extranjeros seleccionados. Azaz Syed de GeoNews lo conoció en Kabul el mes pasado.

«Entre los Haqqani, Khalil Haqqani es de hecho más visible en las reuniones sociales», dijo Syed. «Sin embargo, también es muy cuidadoso con su seguridad: cada vez que se mueve en la ciudad, un transporte de automóviles y guardias de seguridad de la Brigada Especial 313 le brindan seguridad». La protección tal vez no sea sorprendente, ya que tiene una recompensa de US$ 5 millones por su cabeza, «cortesía» del gobierno de Estados Unidos, mientras que su sobrino Sirajuddin tiene una recompensa de US$ 10 millones.

En esta atmósfera febril, cualquier cosa que surja sobre una disputa o choque entre elementos rivales será en susurros extraoficiales cuidadosamente redactados. Las maquinaciones internas y la toma de decisiones de los talibanes dan una nueva definición a la palabra opaco.