Editorial gala Empresa del Año 2020


Un año más, EL PERIÓDICO ha congregado este jueves al mundo empresarial catalán en la gala Empresa del Año. Desde hace años, estos galardones se han hecho eco de las iniciativas más exitosas, innovadoras y socialmente responsables surgidas de un tejido empresarial dinámico y ambicioso como el catalán, que ha dado sobradas muestras de ser capaz de competir a nivel internacional e innovar y que ha mantenido a Catalunya en su papel de motor de la economía española y de entorno atractivo para las inversiones internacionales. A la gala de este jueves –celebrada cumpliendo los más estrictos protocolos de seguridad sanitaria– asistieron, entre otras autoridades, el ‘president’ de la Generalitat, Pere Aragonès, y la ministra Raquel Sánchez. También estuvieron presentes el presidente de Prensa Ibérica, Javier Moll; la vicepresidenta, Arantza Sarasola; el consejero delegado, Aitor Moll; el director general, Sergi Guillot; y el director de EL PERIÓDICO, Albert Sáez.

En un año tan duro como este último, con el azote de la pandemia, todo el tejido empresarial catalán debería haber sido premiado por su capacidad de resiliencia y de crear riqueza y empleo incluso en situaciones tan adversas como las de la amergencia sanitaria. En este sentido, las empresas premiadas por EL PERIÓDICO en el marco de la Empresa del Año 2020 adquieren especial relevancia teniendo en cuenta que el pasado fue el ejercicio más crudo de una pandemia que aún colea. Son compañías que, o bien han contribuido a combatir la enfermedad, como es el caso de Reig Jofre, que produce en su planta de Sant Joan Despí la vacuna anticovid de Janssen, o el proyecto colaborativo entre el Consorci de la Zona Franca, el centro tecnológico Leitat y la Cámara de Comercio de España que, a través de 3D Incubator, pudo proporcionar un respirador en tiempo récord en el momento en el que los hospitales estaban más colapsados. Pero hay otros ejemplos de internacionalización (Fluidra, que además este año se ha estrenado en el Ibex); capacidad de modernizar un negocio tradicional (Cafés Cornellà), generar negocios y productos nuevos (Heura) o aportar valor femenino en un sector altamente masculinizado como el de la construcción (PMP Pret-à Porter Cases). Son ejemplos, en fin, de la capacidad de inventiva, innovación y crecimiento del tejido productivo, incluso en momentos tan duros como una pandemia.

El empuje empresarial del que los premiados son destacados exponentes ha permitido seguir creando riqueza, ocupación y oportunidades en tiempos de incertidumbre. EL PERIÓDICO ha querido reconocerles como lo que son: parte indispensable de una sociedad que incluso en los momentos más duros encuentra la forma de continuar luchando por la prosperidad. A los retos ya conocidos (digitalización, exigencias medioambientales, globalización) las empresas catalanas afrontan ahora el desafío y la responsabilidad de liderar la salida de la crisis causada por el covid. No debemos dejarlas solas: necesitan estabilidad política y económica, un marco legal que ayude a empresarios y trabajadores y políticas adecuadas de infraestructuras, promoción, etcétera. Con iniciativas como la gala Empresa del Año EL PERIÓDICO quiere contribuir a ello, ya que ninguna de las tres ‘p’ que forman nuestra visión y compromiso editorial (el progreso, el planeta y las personas) pueden entenderse sin un tejido empresarial fuerte que genere riqueza y empleo sin el cual es imposible el bienestar social.