El coronavirus se concentra en los pasillos de los hospitales





Científicos españoles han desarrollado una nueva metodología para medir la presencia del coronavirus en el aire de los hospitales y ha comprobado que el SARS-CoV-2 puede concentrarse más en los pasillos que en las propias habitaciones de los pacientes con COVID-19.

La metodología y las conclusiones forman parte de una investigación realizada por el Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua (IDAEA), del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), junto al Hospital Universitario Son Espases (Mallorca). 

El estudio, publicado en la revista «Environmental Research», señala la diferente ventilación de estos espacios como la principal causa, puesto que las habitaciones cuentan un sistema de ventilación individual, pero los pasillos tienen uno cada cuatro habitaciones. Los resultados podrían servir para revisar los sistemas de ventilación de los hospitales, mejorar la calidad de su aire y prevenir la infección del personal sanitario.

Una metodología nueva y aplicable a otros hospitales

Se toman muchas precauciones para entrar a las habitaciones, pero menos en los pasillos”, advierte el primer autor del trabajo e investigador del IDAEA-CSIC, Joan Grimalt, quien destaca la importancia de los resultados de esta investigación pionera realizada en el Hospital Son Espases (Mallorca) en una nota de prensa. 

El centro investigador recuerda que sus conclusiones son, además, transferibles a otros hospitales, ya que los sistemas de ventilación son generalmente similares. “En primer lugar, sería necesario hacer una supervisión de la cantidad de ARN del virus que hay en el aire de cada hospital. Si el resultado es positivo, habría que cambiar el sistema de ventilación, adecuándolo a las particularidades de cada centro hospitalario”, aclara Grimalt.

La nueva metodología consiste en colocar los filtros de aire en pasillos, habitaciones y otras estancias hospitalarias para analizar el material genético del virus de forma sistemática. En el trabajo, el equipo investigador midió la concentración de ARN del virus SARS-CoV-2 de esta manera en diferentes localizaciones del hospital: habitaciones de pacientes COVID-19 y los pasillos adyacentes, pasillos adyacentes tanto a habitaciones de UCI como a habitaciones sin pacientes COVID-19 y la terraza exterior. Posteriormente, cuantificaron la presencia del virus mediante pruebas PCR.

La investigación muestra que la mayor presencia del material genético del virus se encuentra en los pasillos adyacentes a las habitaciones de los pacientes COVID-19, y no en las propias habitaciones, donde la ventilación es más eficiente. Por tanto, hay una transferencia de virus desde las habitaciones hacia los pasillos.