El detenido por el tiroteo en Leioa compró el arma ‘online’ y practicó antes





El universitario detenido por supuestamente atacar el miércoles con una escopeta de caza la Facultad de Ciencias y Tecnología del campus de Leioa (Bizkaia) de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU), compró el arma ‘online’ por la mañana y practicó con ella antes de disparar contra sus instalaciones.

Así lo ha dado a conocer este jueves el consejero vasco de Seguridad y vicelehendakari primero, Josu Erkoreka, que ha agregado que aún no se conocen los motivos que han llevado a este alumno, con un buen expediente académico, a disparar contra las dependencias universitarias.

El departamento vasco de Seguridad ha informado de que el supuesto autor de los disparos, arrestado por un delito de daños con arma de fuego, permanece en dependencias de la Ertzaintza, a la espera de que el juez de Guardia de Bilbao ordene llevarlo a su presencia.

El portal «Milanuncios», donde el detenido compró el arma, ha expresado en un comunicado su compromiso con la seguridad de sus usuarios y ha recordado que se limita a facilitar el contacto entre comprador y vendedor y que no le corresponde la verificación del cumplimiento de los requisitos para la transmisión de armas.

«Mantenemos una estrecha colaboración con los diferentes cuerpos y fuerzas de seguridad, entre ellos la Guardia Civil, poniendo a su disposición toda la información de la que disponemos, tanto cuando nosotros denunciamos como cuando ellos nos solicitan estos datos», ha asegurado el portal.

El Campus recupera la normalidad

El campus de Leioa ha recuperado la normalidad y retomado las clases, mientras se hace balance de los daños causados por el joven, que fueron únicamente de carácter material, con varios cristales de la fachada perforados y un monitor de información y una vitrina rotos por los impactos que también dirigió contra paredes y techos del edificio.

La rectora de la institución académica pública vasca, Eva Ferreira, ha celebrado una reunión con los máximos responsables de las facultades y escuelas de la universidad, con el fin de informarles del suceso y trasladar un mensaje de tranquilidad.

Fuentes de la Universidad pública vasca han precisado que el estudiante fue arrestado por la Ertzaintza cuando huía del campus en dirección a La Avanzada por el pequeño jardín botánico o arboretum que existe en la parte trasera de las Facultades de Ciencias y Tecnología y de Medicina y Enfermería.

Huía ya desarmado, ya que se había deshecho de la escopeta anteriormente, tras haber recorrido distintas dependencias de la Facultad pegando al menos 25 tiros, según los cartuchos recogidos el miércoles por la Ertzaintza.

La Comandancia de la Guardia Civil de Bilbao, cuerpo responsable del control de armas en todo el territorio español, ha explicado a EFE que el detenido se había sacado este verano la licencia de armas para caza menor en la Comandancia de San Sebastián, donde vive, tras presentar la documentación requerida y pasar «con nota» los exámenes previos.

El miércoles por la mañana se presentó ante la Intervención de Armas de la Comandancia de Bilbao en La Salve para formalizar ante la Guardia Civil la compra de la escopeta, para lo que fue acompañado por el particular al que se la adquirió el mismo miércoles.

Las declaraciones de los testigos

Un testigo del suceso han manifestado, en declaraciones a EFE TV, que «fue algo totalmente inesperado» y que sufrieron «la incertidumbre de saber que había una persona armada en el campus y no saber qué intenciones tenía».

Otro alumno ha relatado que salió de clase a las 18:40 y escuchó dos disparos, pero muy de lejos- «Pensé que eran petardos, pero, al bajar las escaleras un amigo me dijo, oye, hay disparos en la Facultad de Ciencias, y yo pensé que me estaba vacilando porque cómo va a haber nadie aquí disparando entre clases», ha añadido.

«Al principio no me lo creí -ha proseguido-, pero luego ya vi llegar un coche blanco del que se bajaron dos señores que abrieron el maletero y sacaron chalecos antibalas, pistolas y todo eso y ahí ya me lo creí y me dije cuidado y volví para adentro».