El transportista que se asoció con ‘El Chapo’ para expandir su imperio en Canadá | Noticias Univision Narcotráfico


Mykhaylo Koretskyy, un canadiense de 46 años al que apodan ‘Russian Mike’, narró en su proceso judicial en Nueva York que pasaba por dificultades financieras cuando un conocido, Stephen Tello, lo invitó a un negocio muy arriesgado que le llenaría los bolsillos: poner sus dos compañías de camiones basadas en Canadá al servicio del Cartel de Sinaloa. Era 2013 y al narcotraficante Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán le interesaba llevar sus cargamentos de cocaína a ese país, porque allá valía más que en Estados Unidos.

Era tanta su desesperación, afirma Koretskyy, que el 5 de marzo de ese año viajó solo de Toronto a Mazatlán, México, para reunirse “con el cartel de drogas más poderoso del mundo”. Su enlace, que él identifica en documentos judiciales como ‘Sergei’, no llegó por un retraso en su vuelo, pero este continuó el recorrido. No sabía siquiera con quién hablaría en Sinaloa. Pistoleros del cartel lo recibieron, le vendaron los ojos y lo llevaron en un vehículo por caminos de terracería durante 90 minutos.

Cuando le permitieron descubrirse el rostro vio a Alex Cifuentes, un capo colombiano que vivía en la sierra con Guzmán y que terminó traicionándolo en su juicio en Brooklyn. También estaban unos 40 hombres armados. Habló con Cifuentes sobre “los planes del cartel para Canadá” y este le dio un celular Blackberry para coordinar los envíos de droga. Era su bienvenida a la empresa criminal de ‘El Chapo’ y poco después lo llamaron ‘Cobra’ en las comunicaciones encriptadas del cartel.

Koretzkyy no lo acepta, pero los fiscales estadounidenses afirman que en esa ocasión también negoció con Guzmán el precio de la cocaína en Canadá, cómo haría para que sus camiones de carga pudieran mover la droga por la frontera norte de EEUU y cuánto ganaría por cada cargamento.

A finales de mayo de 2013, ‘Russian Mike’ conversó con Tello, quien era agente de bienes raíces en Toronto, y un informante sobre cómo transportar cocaína desde Los Ángeles. Tello, según los fiscales, le había ofrecido al cartel logística para recibir las cargas incluso en Tijuana, México, aunque debieran cruzar dos fronteras.

En ese encuentro Koretzkyy y Tello discutieron un problema en una ruta que tenían de Los Ángeles a Canadá, pues quien les entregaba la droga no sabían inglés y quienes la recibían no hablaban español.

De acuerdo con la Fiscalía, esto fue parte de lo que grabó el colaborador del gobierno ese día:

– Koretzkyy: Tengo entendido que hay otro camión en Búfalo… otro a Búfalo para (no se entiende)
– Tello: Explícame eso.
– Koretzkyy: Yo los envié, aquí en casa. También cuesta administrarlo.
– Tello: Tú pagas 5,000 (dólares).
– Koretzkyy: Más el chofer.
– Tello: Además tienes que pagarles a los choferes… Vuela (no se entiende), es mucho más sencillo.

Ambos también hablaron sobre mover un “mínimo de 200” kilos de cocaína por viaje “para empezar”, una cantidad que se vendería a unos 10 millones de dólares en las calles canadienses.

Koretzkyy aseguró a través de sus abogados que había movido hasta 30 kilos de cocaína a su país y que nunca conoció a ‘El Chapo’, pero el Departamento de Justicia calcula que en solo tres envíos transportó más de 450 kilos de la droga y que esa cantidad expone su vínculo con la jerarquía del cartel.

El gobierno también confrontó su versión de que “tenía miedo de denunciarlo a la Policía por la violenta naturaleza de sus cómplices”.

15 años de prisión en EEUU

En 2013, ‘El Chapo’ ganaba entre 3 y 4 millones de dólares cada semana distribuyendo narcóticos en Canadá. El mafioso decía entonces que podía mandar cada vez hasta 2,000 kilos de cocaína a ese país, señalan documentos judiciales.

Por dos envíos, el empresario canadiense dijo haber recibido 55,000 dólares. Ese dinero, según su testimonio, se lo quedó ‘Sergei’, quien fungía como enlace del cartel, y también se llevó el Blackberry encriptado.

Como le sucedió a Guzmán, ese celular terminó hundiendo legalmente a Koretzkyy. El Buró Federal de Investigaciones (FBI) interceptó en septiembre de 2013 una llamada en la cual se escucha que un narco pide verificar que los choferes y cargadores de ‘Cobra’ estuvieran disponibles.

El juez neoyorquino Paul Crotty no le creyó a este transportista que su participación en el cartel fue mínima y lo condenó a 15 años de prisión, seguido de tres años de libertad supervisada. También ordenó que le pague al gobierno 55,100 dólares, que habría ganado siendo socio de ‘El Chapo’.

Aunque no tenía antecedentes penales, los fiscales pidieron que su condena fuera de entre 21 y 27 años tras las rejas. El juez Crotty recomendó, eso sí, que el canadiense cumpliera su sentencia en una cárcel que esté “lo más cerca posible a Toronto”. Ahora se encuentra en el Centro de Detención Metropolitano de Brooklyn. El magistrado ordenó que se tome en cuenta el tiempo que ha estado encarcelado, desde su arresto en Curacao el 3 de enero de 2018. Al año siguiente fue extraditado.

Gracias a sus empresas Baltic Freight Lines y Lviv Trucking Ltd, Koretzkyy “ayudó al ‘Chapo’ y al Cartel de Sinaloa a expandir su alcance a través del norte de Estados Unidos, hasta el fértil mercado canadiense”, señala un memorando de sentencia que los fiscales le enviaron al juez Crotty.

“En el proceso, él distribuyó y conspiró para distribuir cientos de kilogramos de cocaína, dosis individuales de veneno suficientes para destruir innumerables familias y comunidades”, agrega.

“Él no cayó en el Cártel de Sinaloa por sus malas finanzas o porque fue engañado; se unió al Cartel de Sinaloa para distribuir cocaína en Canadá para su propio beneficio económico”, continúa.

Su socio Stephen Tello cumple una condena a 15 años de prisión en Canadá por importación de cocaína. Fue enjuiciado en una corte de Toronto en 2017, donde se reveló que compraba cocaína que llegaba a vender hasta en 65,000 dólares por cada kilo.

En su testimonio en el juicio de ‘El Chapo’, Alex Cifuentes aseguró que Guzmán se reunió con algunos mafiosos canadienses en una de sus casas de seguridad en Culiacán, Sinaloa. Cifuentes coordinó esos encuentros y fungía como traductor de Guzmán. No mencionó a Koretzkyy ni a Tello.

El colombiano dijo en la corte que él tenía operadores en Canadá que hacían tratos directos con el capo de la mafia italiana en Montreal, Antonio Pietrantonio, alias ‘Tony Suzuki’, y con jefes de la pandilla de motociclistas Hells Angels.

Entre los audios que escuchó el jurado en el tribunal de Brooklyn hay uno en el que el exlíder del Cartel de Sinaloa le pide a uno de sus trabajadores que rente “un ranchito, en lo solo (un lugar apartado), para cruzar para Canadá”. Se refería a transportar droga de una propiedad en EEUU a otra del vecino país.

Guzmán también propuso llevar la mercancía en un “boludito” (un helicóptero pequeño) o mover cargamentos en lanchas hasta una casa que estuviera en Ontario, Canadá.

Loading