expertos avalan la tercera dosis con la vacuna de la gripe





Las personas mayores de 70 años comenzarán a recibir la tercera dosis de la vacuna contra la COVID-19 y la de la gripe a partir del próximo 25 de octubre, tal y como ha decidido la Comisión de Salud Pública. La administración de las dos vacunas se realizará de manera conjunta, para optimizar los recursos sanitarios disponibles y facilitar la accesibilidad a las personas que se tienen que vacunar, y en base a la existencia de informes que avalan este procedimiento, siempre que se inoculen «en lugares anatómicos distintos».

Siguiendo las recomendaciones de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA, por sus siglas en inglés), las comunidades autónomas y el Ministerio de Sanidad han acordado administrar una tercera dosis de la vacuna contra la COVID-19 de ARN mensajero -Pfizer o Moderna- a los mayores de 70 años, siempre que hayan pasado seis meses desde la última dosis. A ellos les seguirá el grupo de 65 años.

Los especialistas consideran que la administración simultánea de las dos vacunas se puede llevar a cabo «sin problema», ya que «no hay ninguna evidencia científica que lo contraindique», e incluso puede conllevar un efecto beneficioso de activación indirecta de la respuesta inmunitaria innata. «Cada una de las vacunas, la de la COVID y la de la gripe, intenta conseguir una respuesta inmunitaria específica, pero también pueden activar la respuesta inmunitaria natural, la que está para todo tipo de infecciones», explica Marcos López Hoyos, presidente de la Sociedad Española de Inmunología (SEI).

Amós García Rojas, presidente de la Asociación Española de Vacunología también asegura que «no tiene por qué pasar absolutamente nada, siempre y cuando las vacunas se administren en brazos diferentes». «Si hubiera la más pequeña posibilidad de que representase un riesgo, se hubiese dicho que no, y no es el caso», enfatiza.

«Poner dos vacunas simultáneamente no tiene ninguna contraindicación, es algo que se hace habitualmente», agrega este vacunólogo, quien pone como ejemplo que «muchas temporadas se administra al mismo tiempo la vacuna contra la gripe y la vacuna contra el neumococo». «También  en el calendario vacunal infantil se administra más de una vacuna, y en ocasiones la vacuna que se pone es de muchos antígenos, contra varias enfermedades», continúa, en la misma línea que la ministra de Sanidad, Carolina Darias, este miércoles tras el Consejo Interterritorial. «Es absolutamente factible», sentenció.

Carolina Darias: «Es absolutamente factible la combinación de la vacunación de la COVID con la de la gripe»

¿Una más importante que la otra?

La votación de la Comisión de Salud Pública en la que se ha aprobado la tercera dosis para los mayores de 70 años se ha resuelto con 12 votos a favor, cinco abstenciones y dos en contra (Madrid y Galicia). La comunidad presidida por Isabel Díaz Ayuso ha justificado su decisión porque «no hay ninguna evidencia científica» y tampoco ve «urgencia» en administrarla, dejando claro que su prioridad es «iniciar a finales de octubre la campaña de vacunación de la gripe en los mayores de 65 años».

En este sentido, Marcos López Hoyos también cree que, con la alta cobertura de vacunación COVID alcanzada, desde el punto de vista de la salud pública, la prioridad debería ser la campaña de vacunación contra la gripe.  «Es muy importante vacunar contra la gripe, más que esa tercera dosis frente a la COVID-19, porque la gente está protegida contra el coronavirus. La Agencia Europea de Medicamentos no ha dicho que la dosis adicional se deba dar, ha dicho que se puede dar. Es decir, no es malo, pero tampoco consideran que es necesario», valora este inmunólogo, quien cree que «parece que se lanza un mensaje como que las vacunas COVID no están funcionando, y eso es totalmente incorrecto».

Una postura diferente a la de Amós García Rojas, quien considera que «las dos vacunas son igual de importantes». «No creo que se deban establecer prioridades en el contexto de una vacunación masiva, yo diría que las dos son prioritarias. Estamos hablando de proteger con otra dosis a la población de mayor edad para reforzar su sistema inmunitario frente a la COVID-19, y es importante también vacunar contra la gripe, porque no sabemos cómo va a ser este año la temporada», expresa.

Coincidencia de gripe estacional y COVID-19

La coincidencia de gripe estacional y COVID-19 de cara a otoño e invierno vuelve a ser un escenario muy temido por las autoridades sanitarias. Por ello intentarán repetir el éxito logrado un año antes, cuando se adelantó y amplió la campaña de vacunación de la gripe para proteger a las personas más vulnerables, disminuyendo su incidencia en estos grupos y reduciendo así el impacto sobre un sistema asistencial maltrecho por los largos meses de pandemia.

«El año pasado no hubo gripe, pero el comportamiento de la gripe este año sigue siendo una incógnita. Por lo tanto, ante la duda, hay que vacunarse», asegura García Rojas, quien opina que, «en términos generales, se minusvalora a esta enfermedad, pero tiene un impacto muy importante en relación a la salud de determinadas personas, especialmente las que tienen patologías de base y una edad avanzada».