Gobierno actualiza políticas para mejorar los servicios de inmigración (USCIS) | Noticias Univision Inmigración


El gobierno anunció este miércoles que actualizará políticas y reglamentos para acelerar trámites migratorios, entre ellos la obtención del permiso de trabajo (EAD) y la ciudadanía por naturalización (Formulario-400).

La Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración dijo que había emitido “nuevas actualizaciones” de políticas en el manual de políticas de la agencia para “esclarecer criterios y circunstancias del proceso expedito”.

Los cambios también “mejorarán la guía de solicitud de evidencia (RFE) y la notificación de intención de denegación (NOID)”, así como “aumentar el periodo de validez de los documentos de autorización de empleo (EAD) iniciales y de renovación para ciertos no ciudadanos con solicitudes de ajuste de estatus pendientes”.

“Se trata de un anuncio positivo el cual entendemos que va a mejorar el servicio y, de cierta manera, agilizar estos procesos”, dice José Guerrero, un abogado de inmigración que ejerce en Miami (Florida).

“Ahora, vamos a ver qué tan rápido van a implementar los cambios anunciados. Bajo el gobierno anterior los procesos se estancaron. Pero vino la pandemia y se demoraron más las cosas. Ojala veamos pronto un cambio significativo, pero no sueño que será en dos o tres días ni en dos meses. Tal vez cinco o seis, a lo sumo”, indicó.

Los cambios anunciados forman parte de la política migratoria de Joe Biden anunciada en enero, dirigida a crear un sistema migratorio más accesible y humano.

“Tomamos medidas para eliminar las políticas que no promueven el acceso al sistema de inmigración legal y continuaremos las mejoras que ayuden a las personas a navegar por el camino hacia la ciudadanía y que modernicen nuestro sistema de inmigración”, dijo Alejandro Mayorkas, secretario del Departamento de Seguridad Nacional (DHS).

El cambio de políticas “es consistente con las prioridades del gobierno para eliminar barreras innecesarias en el sistema de inmigración legal de nuestra nación y reducir los inconvenientes a los no ciudadanos que podrían ser elegibles a beneficios de inmigración”, dijo Tracy Renaud, directora interina de USCIS.

La USCIS explicó que con las modificaciones, tanto solicitantes como agentes “recibirán orientación sobre cuándo se puede otorgar el procesamiento expedito” y que las organizaciones sin fines de lucro cuyas solicitudes podrían promover los intereses culturales y sociales de Estados Unidos, “podrán solicitar que un beneficio sea considerado para el procesamiento acelerado, incluso si el procesamiento prioritario está disponible para ese beneficio”.

El procesamiento expedito es un servicio que la agencia considera en situaciones especiales para individuos que requieren con urgencia la aprobación de una solicitud.

Pero bajo el gobierno anterior este programa acelerado sufrió modificaciones, fue prácticamente eliminado y el gobierno otorgó poderes extraordinarios a los agentes de la USCIS para, en vez de utilizarlo, desestimaran o rechazaran ciertos beneficios migratorios y recomendaran que el afectado sea puesto en proceso de deportación.

El septiembre de 2018 el gobierno de Donald Trump, en el marco de su política migratoria de tolerancia cero, otorgó “discrecionalidad total” a los agentes del servicio de inmigración para denegar casos.

Concedió el uso de una amplia discrecionalidad para negar beneficios si el peticionario cometía un error u omitía algún documento.

Hasta ese momento, la USCIS permitía solucionar cualquier falta de información y para ello pedía una Solicitud de Evidencia (RFE, por sus siglas en inglés) o una Notificación de Intención de Denegación (NOID, por sus siglas en inglés) “cuando la evidencia inicial requerida no fue enviada o la evidencia en el récord (expediente) no lograba mostrar la elegibilidad”.

“Ahora se enfocarán de agilizar los procesos”, dijo Guerrero. “Lo harán caso por caso. Y en cuanto a los trámites RFE y NOID, están volviendo al reglamento de 2013, que permite más tiempo para presentar documentación adicional al caso”.

El DHS dijo que la política que ordenaba a los agentes “denegar ciertas solicitudes de beneficios de inmigración, en lugar de emitir primero un RFE o NOID, fue rescindida”. Y que bajo la nueva norma cuando el oficial determine que una información o explicación adicional puede potencialmente establecer elegibilidad para un beneficio de inmigración, actuará en función de ese objetivo.

En cuanto a los permisos de trabajo, la nueva norma señala que la USCIS aumentará el período de validez actual de los EAD tanto iniciales como de renovación de un año a dos años para ciertos ajustes de solicitantes de estatus”.

El DHS dijo que con esta decisión, “se espera que el aumento del período de validez de los EAD para ciertos solicitantes de ajuste reduzca la cantidad de solicitudes de autorización de empleo que recibe USCIS y permita a la agencia transferir recursos limitados a otras áreas prioritarias” y con ello descongestionar los procesos.

Precisó además que la nueva guía fue redactada “debido a los retrasos en el procesamiento que afectan la finalización de las solicitudes de ajuste de estatus”, que en algunos casos demoran más de 150 días (cinco meses).

“Se trata de un buen paso”, dice Ezequiel Hernández, un abogado de inmigración que ejerce en Phoenix (Arizona). “La agilización de procesos también ayudará a otros trámites, como por ejemplo el Formulario I-90 para renovar la Green Card (tarjeta verde)”, indicó.

“La USCIS se está demorando más de un año en esta gestión, haciendo que las personas que la necesitan retrasen viajes, el trámite de la licencia de manejar, su vida cotidiana”, indicó.

“Si lo arreglan, bien por todos. Es lo que tienen que hacer”, apuntó.

La tarjeta verde tiene una validez de 10 años. Tras vencer el plazo, el residente debe renovarla, pero no pierde su estatus de residente legal permanente (LPR).

Loading