La subida de la luz de un 34,9 % dispara la inflación hasta el 3,3 % en agosto, el nivel más alto en nueve años





La escalada de los precios de la electricidad, que se ha encarecido casi un 35 % interanual, ha llevado al índice de precios de consumo (IPC) al 3,3 % en agosto, cuatro décimas más que en julio y la tasa más alta desde el otoño de 2012, según el dato confirmado por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

El INE detalla que detrás de este incremento de los precios estuvo el alza del 34,9 % de la electricidad en tasa anual en un mes en el que el precio mayorista de la luz batió récord.

Para paliar el impacto de estas subidas en el recibo, el Gobierno bajó del 21 % al 10 % el IVA de la electricidad y se suspendió el impuesto a la generación (7 %).

Sin estos ajustes fiscales, el IPC interanual habría sido del 3,6 %, como recoge el índice a impuestos constantes. El grupo que más tiró de los precios fue la vivienda, con una subida del 11,5 % en tasa anual, donde se engloba la electricidad, que está marcando precios récord en el mercado mayorista.

Con esta tasa de agosto, la inflación encadena el sexto mes consecutivo al alza y continúa en niveles desconocidos desde hace casi nueve años.

Suben las frutas y el transporte

A la evolución de los precios en agosto ha contribuido también el encarecimiento de las frutas, de los automóviles y de los carburantes para el transporte personal.

En concreto, el grupo de alimentos y bebidas no alcohólicas incrementó dos décimas su tasa, hasta el 1,9 %, por el encarecimiento de las frutas.

Al mismo tiempo, el transporte incrementó su variación interanual tres décimas, hasta el 8,8 %, debido al aumento de los precios de los automóviles y, en menor medida, de las gasolinas, que subieron más en agosto de este año que en el mismo mes de 2020.

La inflación subyacente en el 0,7 %

En tasa mensual (agosto sobre julio), el IPC subió un 0,5 %, una décima por encima del dato avanzado por Estadística a finales del mes pasado. A este incremento contribuyó el encarecimiento de la electricidad, de las frutas, las legumbres, los aceites, los servicios de alojamiento, los paquetes turísticos, los carburantes y los automóviles.

La inflación subyacente (sin alimentos no elaborados ni productos energéticos) subió una décima en agosto, hasta el 0,7 %, con lo que se situó más de 2,5 puntos por debajo del índice general. El INE destaca que esta diferencia entre ambas tasas es la más elevada desde el comienzo de la serie, en agosto de 1986.

En el octavo mes de 2021, el Índice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA) elevó su tasa interanual cuatro décimas, hasta el 3,3 %, mientras que repuntó un 0,4% en tasa mensual.