Maroto expresa a la Administración de Biden la preocupación por las inversiones españolas en Cuba | Economía


La ministra española de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, durante una rueda de prensa el 20 de julio en la Embajada de España en Washington.Lenin Nolly / EFE

La ministra de Industria, Comercio y Turismo de España, Reyes Maroto, ha expresado a la secretaria de Comercio de Estados Unidos, Gina Raimondo, “la preocupación” de su Gobierno por la situación de las empresas españolas presentes en Cuba, que sufren complicaciones por el endurecimiento del embargo a la isla caribeña, decidido por la Administración de Donald Trump y mantenido hasta ahora por la de Joe Biden. En concreto, Madrid pide que se revise la activación de dos artículos de la ley Helms-Burton: el III, que permite reclamar ante la justicia estadounidense propiedades en la isla expropiadas tras la Revolución de 1959; y el IV, que permite a las autoridades norteamericanas la entrada a EE UU de altos cargos de las compañías que negocian sobre bienes desposeídos. Grandes grupos turísticos como Meliá se ven afectados. Maroto ha señalado en el encuentro que esos elementos de la ley no son “la solución a los problemas que hay en Cuba”.

Más información

La reunión, la primera entre un miembro del Gobierno de Pedro Sánchez y uno de la Administración de Biden, ha tenido lugar en el marco de un viaje de dos días de la ministra, previo a la gira estadounidense de Sánchez por Nueva York, Los Ángeles y San Francisco, con el objetivo de atraer inversiones.

Maroto ha preguntado también por las restricciones a los viajes que siguen impuestos en Estados Unidos hacia los viajes procedentes de Europa, independientemente de que hayan sido vacunados, cuando al otro lado del Atlántico ya se han abierto las puertas a los estadounidenses. Al Gobierno le inquieta sobre todo el bloqueo de trabajadores españoles y de estudiantes. En un encuentro posterior con periodistas, la ministra confió en recibir “buena noticias” en “las próximas semanas”.

El cambio de inquilino en la Casa Blanca sembró el optimismo en Europa sobre el pulso arancelario con Estados Unidos, en el que España se ha visto afectada en el comercio de diferentes productos. El pasado 15 de junio, durante la gira europea de Biden, la Unión Europea y Estados Unidos pactaron el fin de conflicto entre los fabricantes de aviones Airbus y Boeing, lo que permitió la suspensión durante al menos cinco años de los aranceles que penalizaban la exportación de vino y aceite español. Pero quedan otros frentes abiertos, como los gravámenes a la energía eólica o a la aceituna negra española. En cuanto a las eólicas, Maroto explicó que ha pedido más tiempo para presentar sus alegaciones ante la acusación de dumping que le atribuye Washington. Sobre la aceituna negra, la ministra citó el informe que ha elaborado el panel de la Organización Mundial del Comercio (OMC) -aún no hecho público- sobre este asunto como punto de partida para buscar soluciones.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región