Reapareció la hermana de Kim Jong-un y amenazó con una “destrucción total” de los lazos entre las Coreas


Kim Yo-jong (Reuters)

La poderosa hermana del líder norcoreano Kim Jong-un criticó este miércoles al presidente de Corea del Sur y amenazó con una “destrucción total” de las relaciones bilaterales después de que ambos países probaran misiles balísticos con horas de diferencia.

Los lanzamientos de misiles subrayaron el retorno de las tensiones entre los rivales en un momento en que las conversaciones destinadas a despojar a Corea del Norte de su programa nuclear están estancadas.

Kim Yo-jong criticó al presidente surcoreano, Moon Jae-in, por los comentarios que hizo mientras observaba las pruebas de misiles de su país, incluida la primera de un misil balístico lanzado desde un submarino. Moon dijo que la creciente capacidad de misiles de Corea del Sur servirá como “disuasión segura” contra las provocaciones norcoreanas.

Las pruebas se produjeron horas después de que los ejércitos de Corea del Sur y Japón dijeran que Corea del Norte había disparado dos misiles balísticos al mar.

En una declaración difundida por los medios de comunicación estatales, Kim reprochó a Moon que calificara las demostraciones de armas norcoreanas como una provocación, y le advirtió de una “completa destrucción” de las relaciones bilaterales si continúa con lo que calificó de calumnias a Corea del Norte.

Kim tuvo una reunión con Moon Jae-in en 2018 en Seúl (Reuters)
Kim tuvo una reunión con Moon Jae-in en 2018 en Seúl (Reuters)

Afirmó que Corea del Norte está desarrollando sus capacidades militares para la autodefensa sin apuntar a un país específico, y que Corea del Sur también está aumentando sus capacidades militares. Corea del Norte ha acusado a menudo al Sur de hipocresía por introducir armas modernas al tiempo que pide conversaciones para aliviar las tensiones entre los países divididos.

Si el presidente se suma a las calumnias y detracciones (contra nosotros), esto irá seguido de acciones contrarias, y las relaciones entre el Norte y el Sur se verán abocadas a una destrucción total”, dijo. “No queremos eso”, añadió.

Los ejércitos de Corea del Sur y Japón dijeron que los dos misiles balísticos de corto alcance disparados por Corea del Norte volaron 800 kilómetros antes de aterrizar en el mar dentro de la zona económica exclusiva de Japón, un hecho preocupante aunque no llegaron a aguas territoriales japonesas. La última vez que un misil norcoreano aterrizó dentro de esa zona fue en octubre de 2019.

Los lanzamientos se produjeron dos días después de que Corea del Norte dijera que había disparado un misil de crucero recién desarrollado, su primera prueba de misiles conocida en seis meses.

Transmisión televisiva de un reporte sobre el lanzamiento de Corea del Norte de lo que parece ser un par de misiles balísticos frente a su costa este (Reuters)
Transmisión televisiva de un reporte sobre el lanzamiento de Corea del Norte de lo que parece ser un par de misiles balísticos frente a su costa este (Reuters)

Horas después de los últimos lanzamientos norcoreanos, Corea del Sur informó de su primera prueba de un misil balístico lanzado desde un submarino. Ante la mirada de Moon y otros altos funcionarios, el misil voló desde un submarino y alcanzó un objetivo designado, dijo la oficina de Moon. No dijo la distancia a la que voló el arma.

Los expertos afirman que Corea del Norte está construyendo sus sistemas de armamento para presionar a Estados Unidos con la esperanza de obtener un alivio de las sanciones económicas destinadas a obligar al Norte a abandonar su arsenal nuclear. Las conversaciones lideradas por Estados Unidos sobre esta cuestión llevan más de dos años estancadas.

“Corea del Norte está tratando de comunicar un mensaje de que las cosas no irán como Washington desea, si no acepta las demandas del Norte”, dijo Moon Seong Mook, un analista del Instituto de Investigación de Corea para la Estrategia Nacional, con sede en Seúl. Dijo que Corea del Norte puede pensar que tiene una oportunidad ahora para ganar concesiones de la administración del presidente estadounidense Joe Biden mientras está envuelta en un debate interno tras la caótica retirada de Afganistán.

Los observadores dicen que el gobierno de Moon, que ha estado buscando activamente la reconciliación con Corea del Norte, puede haber tomado medidas para parecer más duro en respuesta a las críticas de que es demasiado blando con el Norte.

Submarino surcoreano (AFP)
Submarino surcoreano (AFP)

Las naciones rivales siguen técnicamente en estado de guerra desde que la Guerra de Corea de 1950-53, que enfrentó al Norte y a su aliado China con el Sur y las fuerzas de la ONU lideradas por Estados Unidos, terminó en un armisticio, no en un tratado de paz.

El primer ministro japonés, Yoshihide Suga, dijo que los lanzamientos “amenazan la paz y la seguridad de Japón y de la región y son absolutamente indignantes”.

El Mando Indo-Pacífico de Estados Unidos dijo que el ensayo norcoreano “pone de manifiesto el impacto desestabilizador del programa de armas ilícitas (de Corea del Norte)”, aunque dijo que no suponía una amenaza inmediata para Estados Unidos.

Los lanzamientos norcoreanos suponen una violación de las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU que prohíben a Corea del Norte cualquier actividad con misiles balísticos. Pero el Consejo no suele imponer nuevas sanciones cuando el Norte lanza misiles de corto alcance, como los del miércoles.

Las pruebas del miércoles se produjeron mientras el ministro de Asuntos Exteriores chino, Wang Yi, se encontraba en Seúl para reunirse con Moon y otros altos funcionarios para discutir sobre Corea del Norte y otros asuntos.

No es habitual que Corea del Norte realice lanzamientos provocadores cuando China, su último gran aliado y mayor proveedor de ayuda, está inmersa en un gran evento diplomático. Pero algunos expertos afirman que Corea del Norte puede haber aprovechado el momento para llamar la atención.

Kim Dong-yub, profesor de la Universidad de Estudios Norcoreanos de Seúl, dijo que las pruebas del miércoles parecían ser una versión mejorada de un misil de corto alcance que probó en marzo. Según él, es probable que el arma se inspire en los misiles Iskander de Rusia, que están diseñados para volar a altitudes relativamente bajas, lo que dificulta su interceptación por parte de las fuerzas armadas.

im Dong-yub, profesor de la Universidad de Estudios Norcoreanos en Seúl, dijo que las pruebas del miércoles parecían ser una versión mejorada de un misil de corto alcance que probó en marzo. Según él, es probable que el arma se inspire en los misiles Iskander de Rusia, diseñados para volar a altitudes relativamente bajas, lo que dificulta su interceptación por los sistemas de defensa antimisiles.

La comunidad internacional quiere que Corea del Norte abandone su programa nuclear y ha utilizado durante mucho tiempo una combinación de la amenaza de sanciones y la promesa de ayuda económica para tratar de influir en el Norte. Pero las negociaciones se han estancado desde 2019, cuando la administración del entonces presidente de Estados Unidos, Donald Trump, rechazó la demanda del Norte de un importante alivio de las sanciones a cambio de desmantelar una antigua instalación nuclear.

El gobierno de Kim Jong Un ha rechazado hasta ahora las propuestas de diálogo de la administración Biden, exigiendo que Washington abandone primero lo que llama políticas “hostiles”. Pero Corea del Norte ha mantenido su moratoria autoimpuesta sobre las pruebas nucleares y de misiles de largo alcance, una señal de que quizá no quiera desechar por completo la posibilidad de reabrir las conversaciones.

El líder supremo norcoreano y su poderosa hermana (Reuters)
El líder supremo norcoreano y su poderosa hermana (Reuters)

En 2017, Corea del Norte afirmó haber adquirido la capacidad de golpear el territorio continental estadounidense con armas nucleares tras realizar tres pruebas de misiles balísticos intercontinentales y su prueba nuclear más potente. En los últimos años, también ha realizado una serie de pruebas de misiles lanzados bajo el agua, en lo que, según los expertos, es un avance preocupante porque esas armas son difíciles de detectar y proporcionarían a Corea del Norte capacidad de ataque de represalia.

Corea del Sur, que no tiene armas nucleares, está bajo la protección del “paraguas nuclear” de Estados Unidos, que garantiza una respuesta estadounidense devastadora en caso de ataque a su aliado. Pero Corea del Sur ha acelerado sus esfuerzos para aumentar sus armas convencionales, incluyendo el desarrollo de misiles más potentes.

Los expertos afirman que los avances militares de Corea del Sur tienen como objetivo mejorar su capacidad de ataques preventivos y destruir instalaciones y búnkeres clave de Corea del Norte.

Además del misil lanzado desde un submarino, Corea del Sur también probó un misil desde un avión.

(Con información de AP)

SEGUIR LEYENDO:

Tensión entre las dos Coreas: Kim Jong-un probó dos misiles balísticos y el Sur disparó un proyectil desde un submarino