Rodolfo Delgado, fiscal impuesto por Asamblea, plantea revisar convenio de creación de la CICIES



El fiscal impuesto por la nueva legislatura de Nuevas Ideas señaló que va revisar las actuaciones de la Comisión Internacional contra la Impunidad de El Salvador (CICIES), instancia que ha detectado 12 casos de corrupción en el Gobierno de Bukele.

Rodolfo Delgado se convirtió en un plumazo en el Fiscal General de la República, en reemplazo del destituido Raúl Melara, tras ser electo sin respetarse el debido proceso en la Asamblea Legislativa dominada por diputados afines a Bukele.

Entre sus primeras acciones, Delgado afirmó que revisará el convenio de creación de la Comisión Internacional contra la Impunidad de El Salvador (CICIES).

Delgado, durante la entrevista Frente a Frente, reveló que va revisar el actuar de la CICIES, la cual ya ha detectado al menos 12 posibles actos de corrupción en funcionarios del Gobierno de Nayib Bukele.

“Sería de revisar esos convenios para conocer sus alcances y facultades que posee. La CICIES puede continuar con su trabajo, pero la Fiscalía tiene una posición constitucional”, enfatizó Delgado.

Podrías leer: Raúl Melara renuncia como Fiscal General y reitera que su destitución es inconstitucional

Añadió que si la CICIES “le va ayudar, o si va estorbar, es de que evalúen sus actuaciones”.

Al ser consultado sobre las destituciones de Raúl Melara, ahora exfiscal general que además renunció, y la remoción de los magistrados de la Sala de lo Constitucional, dijo que revisará la actuación por la que fueron destituidos por la nueva Asamblea Legislativa, ahora en manos del partido de Nuevas Ideas, se limitó en decir.

Más adelante, cambió un poco su opinión y dijo: “Yo no pretendo iniciar una investigación, no lo visualizó, ellos saben lo que han hecho, por esto de la decisión política no lo veo así”.

Delgado adelantó que hará una auditoría interna al trabajo desarrollado por Raúl Melara para revisar y rectificar lo hecho.

Rodolfo Delgado fue elegido por la nueva Asamblea Legislativa en medio de un proceso que no cumple con lo que establece la Constitución de la República, para complementar el período de Raúl Melara que concluye el 5 de enero de 2022.

Te puede interesar: ¿Quiénes son los magistrados y el fiscal impuestos por la Asamblea Legislativa?

Melara, el exfiscal general de El Salvador, y Marina Marenco de Torrento, exmagistrada de la Sala de lo Constitucional, dieron a conocer el domingo sendas cartas de renuncia a sus cargos en las que señalaron que la votación realizada por la Asamblea Legislativa para su destitución es “inconstitucional”.

Melara dio a conocer la carta mediante su redes sociales, mientras que la de Marenco fue divulgada por diversos medios de comunicación social.

Marenco se suma así al exmagistrado Aldo Cáder, que también presentó su renuncia por “razones personales y familiares diversas”.

El sábado tomó posesión la nueva Asamblea Legislativa, de amplía mayoría oficialista, y su primera decisión fue destituir a los magistrados propietarios y suplentes de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) y a Melara.

Los diputados oficialistas, que suman 64 votos de los 84 diputados, acusaron a los magistrados de “fraude a la Constitución” y de ejercer funciones propias del Ejecutivo en sus fallos sobre el manejo de la pandemia, mientras que a Melara lo señalaron de poseer vínculos con un partido opositor.

Recomendamos: Vicepresidenta EE.UU. condena golpe al poder judicial: “Tenemos profunda preocupación por la democracia de El Salvador”

Tras conocerse la destitución, la Sala de lo Constitucional emitió un fallo declarando inconstitucional la votación en su contra, acción que diversos abogados consideran que anula la votación.

“Rechazo todos los señalamientos hechos a mi persona, ya que he tenido una larga trayectoria jurídica en la que he evidenciado mi honestidad y capacidad”, sostuvo Melara en su comunicado.

Añadió que la votación para su destitución fue “totalmente inconstitucional al carecer de fundamento jurídico y de un debido proceso”.

Denunció que el proceso fue “exprés y con dispensa de trámite, lesionando además mi derecho de defensa”.