Se registra un seísmo de 4,5





El volcán de la Cumbre Vieja en la isla de La Palma entra en su vigesimosexta jornada en erupción sin que los datos que analizan los investigadores, sobre todo las emisiones de dióxido de azufre y la sismicidad en la zona, permitan augurar su conclusión a corto o medio plazo.

La sismicidad ha aumentado en las últimas horas en la isla canaria, después de que hubiera disminuido ligeramente en la jornada anterior.

Solo desde la pasada medianoche se han registrado 60 terremotos, uno de ellos de magnitud 4,5, el de mayor magnitud sentido hasta ahora desde que comenzó la erupción del volcán, que se ha localizado en Villa de Mazo a las 1:27 hora canaria a una gran profundidad, de 37 kilómetros, según ha informado el Instituto Geográfico Nacional.

Según la información del Instituto Geográfico Nacional (IGN), tres terremotos han sido sentidos por la población, con intensidad máxima en la zona epicentral de IV y de III.

El seísmo de magnitud 4,5, sentido a 37 kilómetros de profundidad en Villa de Mazo, se ha producido después de otro de 4,1, también en esta población, tres segundos antes que el anterior y a la misma profundidad. El tercero mas fuerte ha tenido lugar en Fuencaliente, con una magnitud de 3,6, pasadas las 5:30 de la mañana a 10 kilómetros de profundidad.

Dos enjambres sísmicos

Según ha explicado la geóloga del IGN Rosa Mateos en La Hora de La 1, se detectan dos enjambres sísmicos: a una profundidad de entre 12 y 15 kilómetros con terremotos de magnitud por encima de 3 y otro por debajo de los 30 kilómetros que está dando los terremotos de mayor magnitud.

Esos dos enjambres sísmicos, segun ha explicado la geóloga, indican que hay dos reservorios de magma que «al intentar salir casi a codazos por la roca es lo que genera esos teremotos», ahora bien esos dos reservorios «pudieran estar conectados entre sí y pudieran estar alimentando al volcán, ese es uno de los escenarios posibles».

Dos evacuaciones en menos de 24 horas

La gran fluidez de las coladas, tras colapsar el pasado sábado la cara norte del cono volcánico, ha hecho aumentar la superficie afectada por la lava hasta las 680 hectáreas y a 1.548 las edificaciones destruidas, según los datos del programa europeo Copernicus.

Ante el avance de la colada hacia el noroeste, las autoridades de La Palma han decretado, en menos de 24 horas dos nuevas evacuaciones preventivas en Los Llanos de Aridane, la última ha afectado a 25 familias de un barrio situado más al este de la zona donde 800 personas ya habían sido desalojadas el día anterior de forma preventiva.

En total, son alrededor de 7.000 las personas evacuadas desde que entró en erupción el volcán el pasado 19 de septiembre.

La calidad del aire preocupa este jueves ya que se prevé la entrada de una masa de aire sahariano que mezclado con las partículas del volcán podría obligar a nuevos confinamientos, informa Francisca González desde La Palma en TVE.

Todos los aeropuertos del archipiélago canario se mantienen operativos, según el gestor aeroportuario AENA, que recomienda a las personas que vayan a volar que consulten el estado de su vuelo, sobre todo para la conexiones con la isla de La Palma.