Tamara Casellas, ha nacido una estrella





A veces entrevistas, o charlas, con personas del mundo del cine de reconocido prestigio y larga carrera a sus espaldas, llena de éxitos, y también, claro, de algunos fracasos. Y a veces tienes delante charlando a Tamara Casellas, actriz vocacional y llena de ganas de comerse la pantalla, a quienes no les resulta tan fácil llegar. Y cuando llegan, como es el caso de Tamara Casellas, es a lo grande, aunque sea con una película de esas que llamamos “pequeñas”, Ama (2021) y ganando el premio a mejor actriz en el pasado Festival de Málaga, augurando un año en el que a buen seguro recibirá otros, merecidos, reconocimientos.

Me contaba Tamara Casellas que gracias a “Ama” ahora ya tiene representante, y que por tanto su sueño de ser actriz profesional, es decir, poder ganarse la vida con ese trabajo, parece un poco más cerca. Y me contaba cómo fue ese momento en el que ella sintió ”la llamada” de la interpretación, al sentirse en un taller de teatro en un escenario y sentir, y esto lo dijo casi igual que en su día me dijo Natalia de Molina, como una especie de antena transmisora de emociones.

«Los actores somos meros canales emocionales, no hay que olvidarlo»

A partir de ese momento, Tamara Casellas supo cuál era su vocación, y empezó a hacer teatro, y participó en una obra de título sugerente, pero que hay que leer al revés “velatorio”, o sea, “oriotalev”. Fue crucial en su vida cruzarse con Julia De Paz Solvas en la Escac, donde Tamara Casellas iba para las prácticas de dirección de actores. Y de ahí surgió un corto, y luego otro, que se llamaba “Ama” que es en realidad el embrión de “Ama”, la película, porque directora y actriz sentían que había mucha historia que contar en aquella historia de una madre que no es perfecta, muy alejada del estereotipo de súper madre que habitualmente se vende.

«Me gustaría que el teatro fuese más sanador para el público que para el actor mismo»

La madre imperfecta de Lady Bird Lady Bird, la película de Ken Loach es una muy evidente referencia para la madre que hace Tamara Casellas en Ama. Se lo comento y me dice al instante que si, que fue una referencia. La diferencia es que, como le digo, como espectador de “Lady Bird Lady Bird” acabas casi rogando que a aquella madre le quiten la custodia de su hijo, y en “Ama” no, porque entiendes que hay algo detrás de la vida de esa madre que interpreta Tamara Casellas que la condiciona de forma insoportable. Y tras “Ama” y su premio en Málaga, castings, proyectos que van tomando forma y otros que aún están difusos. Pero mientras, Tamara Casellas es esta semana la Madrina de Días de Cine.