Activista de Fundaredes está recluido en el Hospital de Clínicas Caracas


Activista de Fundaredes está recluido en el Hospital de Clínicas Caracas por contagio de covid-19
Archivo

Clara Ramírez, abogada de la organización no gubernamental FundaRedes, informó este jueves que el activista Rafael Tarazona está en el Hospital Clínicas Caracas luego de que se confirmó su contagio de covid-19. Sin embargo, hasta las 8:00 am se desconocía el paradero se Javier Tarazona y de Omar De Dios García.

Los defensores de los derechos humanos permanecían recluidos en la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional en El Helicoide, donde también estaba preso el general Raúl Isaías Baduel, quien falleció el martes por complicaciones generadas con el virus.

Ramírez aseguró, en una entrevista a VPI TV, que los familiares de los hermanos Tarazona y de García no han sido noticiados formalmente por parte de los funcionarios del Sebin o del Estado venezolano sobre el actual estado de salud de los activistas.

Agregó que, ante la alerta que recibieron, en la que se informó que habían resultado positivo por covid-19, en horas de la noche y durante la madrugada recorrieron diferentes centros médicos de Caracas para confirmar que los había trasladado.

Fue así como supieron que Rafael está custodiado en el piso 8 del Hospital Clínicas Carcas, pero las autoridades no permitieron que los familiares pudieran ingresar a la habitación para verlo. Por lo tanto, no se conoce qué cuidados o tratamientos requiere.

Los Tarazona y García tenían fijada la audiencia preliminar para el miércoles, pero la defirieron sin explicar a los familiares y abogados los motivos. Solo se les comunicó que no hubo un traslado desde El Helicoide.

“Había sido diferida para el día de hoy, pero sabemos que no se va a celebrar. Lo que la familia y Fundaredes pide es que se nos informe del estado de salud de los tres. Hemos denunciado y alertado que ellos han sido diagnosticados con diferentes enfermedades. En el caso de Javier, tiene enfermedades graves de base, es un paciente hipertenso, con enfermedades gastrointestinales, una persona con sobrepeso y con problemas cardíacos”, manifestó.

“Esta situación era atendida por sus médicos de confianza antes de la detención arbitraria. Obviamente la familia está muy preocupada por esa situación. Omar De Dios es diabético, cuando lo detuvieron estaba pasando secuelas del covid-19. Esto genera zozobra en la familia y en la organización. ¿Por qué no se le informó a la familia que el traslado no se dio porque habían arrojado positivo por covid?”, agregó.

La abogada preguntó asimismo cuál es la situación de los demás detenidos en El Helicoide ante un posible brote de covid-19 en ese centro de reclusión.

“Mucha gente comentaba que tal vez esa era una excusa para señalar o para argumentar que el general Baduel había fallecido por covid-19 y que era una excusa decir que todos los presos ahora tienen covid-19. Pero que ahora hayan trasladado a Rafael Tarazona a un centro médico, y para que realmente se haya hecho una alerta, es porque a los detenidos les diagnosticaron covid”, expresó.

Ramírez informó que han hecho todas las alertas necesarias ante los organismos internacionales que le han hecho seguimiento al caso. Comunicaron la situación al equipo operativo en Caracas de Michelle Bachelet, alta comisionada de las Naciones Unidas para los derechos humanos, la Misión Independiente Internacional de Determinación de los Hechos, a los grupos de trabajo, a la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos.

“Necesitamos que se sepa, que la familia conozca de primera mano cuál es la situación de salud de nuestros compañeros, no queremos que a través de un tuit se nos informe del estado de salud de ellos, queremos que sea formal, que sigan los canales regulares y que su familia puedan acompañarlos en este proceso. Que no exista más opacidad”, dijo.

El periodismo independiente necesita del apoyo de sus
lectores para continuar y garantizar que las noticias incómodas que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance.
¡Hoy, con tu apoyo, seguiremos trabajando arduamente por un periodismo libre de censuras!