COVID-19: ¿Qué es la seroprevalencia y cómo se realizan los estudios para tomarle el pulso a la pandemia?


En medio de la pandemia de la COVID-19 hemos conocido términos científicos, principalmente de la epidemiología, que nos han acompañado a lo largo de estos meses, como el concepto de la seroprevalencia que define así al porcentaje de una población que sufrió una enfermedad y ha desarrollado anticuerpos, todo en un escenario real y en un tiempo específico.

Los científicos se refieren a este estudio como una “fotografía del momento” para conocer cómo avanza la enfermedad, en este caso la COVID-19. Este análisis se realiza a través de las pruebas serológicas. Además, otro dato que puede ser inferido de este estudio es el porcentaje de la población que aún es susceptible a la enfermedad y podría infectarse.

Sin embargo, es importante recordar que, de acuerdo a los estudios más recientes, se sugiere que la inmunidad que despierta tanto una enfermedad natural por SARS CoV-2 y las vacunas contra la COVID-19 no es duradera.

¿Qué es la seroprevalencia y cómo se relaciona con la inmunidad de rebaño?

El doctor Mario Valladares, médico epidemiólogo de la Universidad Norbert Wiener comenta que la seroprevalencia  “nos permite conocer el impacto real de la pandemia de COVID-19 y conocer cómo es su comportamiento. A nivel del Perú, por ejemplo, se identificó que las epidemias eran bastantes heterogéneos en cada región. Mediante estos estudios de seroprevalencia se determina el porcentaje de la población infectada con el virus en un determinado lugar y por tanto nos permite estimar el porcentaje de la población que ha desarrollado anticuerpos contra el virus del SARS CoV-2”.

El especialista resalta que, en el caso de la inmunidad de rebaño, esta -también como inmunidad colectiva- es la protección indirecta contra una enfermedad infecciosa lograda por medio de la vacunación o haber padecido la infección. “A inicios de la de la pandemia, los expertos mencionan que era necesario por lo menos 60 % o 70 % para alcanzar esta inmunidad colectiva”, añade.

El doctor Valladares resalta que “es por eso que los estudios de seroprevalencia son importantes y fueron bastante relevantes, porque sirven como una potencial herramienta para estimar la dimensión real del porcentaje de personas infectadas”.

“No obstante, es difícil asegurar con certeza en qué momento se va a lograr esa inmunidad de rebaño por el hecho de que se tiene la presencia de variantes del virus. Recientemente, los expertos afirman que se necesitaría una inmunidad superior a lo mencionado anteriormente, probablemente sea necesario un 90 % de cobertura de vacunación de toda la población para poner freno a la pandemia. Es importante mencionar que la Organización Mundial de la Salud respalda lograr la inmunidad de rebaño a través de la vacunación y no de la inmunidad natural, porque de esta forma se evita que la enfermedad se expanda”, comenta.

Por su parte, el doctor Leonid Lecca, médico epidemiólogo y director general de Socios En Salud, sostiene que la seroprevalencia busca brindar información sobre qué proporción de la población ya cuenta con anticuerpos, “que en teoría los protege contra el virus, siendo capaces de neutralizar la COVID-19”.

“Para ello se utilizan pruebas en sangre que precisamente miden la presencia de estos anticuerpos contra el virus SARS CoV-2. Mientras mayor sea la seroprevalencia del virus en una comunidad, menor será la población en riesgo de enfermarse y desarrollar formas graves de la enfermedad”, añade.

¿Cómo se realizan los estudios de seroprevalencia?

El doctor Mario Valladares comenta que, generalmente, los estudios de seroprevalencia son conducidos por el Minsa o el Centro de Prevención y Control de Enfermedades (CDC) de cada país. Además, resalta el especialista, estos estudios pueden realizarse en colaboración con la Academia, con algunas instituciones científicas nacionales y privadas.

El doctor Valladares explica que el primer paso es entrenar a un equipo de campo multidisciplinario que participará en el estudio (médicos, enfermeras, biólogos). Luego, se elige una muestra estadística representativa del lugar donde se realizará el estudio. Teniendo segmentado el porcentaje a estudiar y el equipo, se pone en contacto con los participantes voluntarios y se les explica en qué consiste el estudio.

“(A los voluntarios) se aplica un consentimiento informado para participar y también se les pregunta si es que están de acuerdo en que sus muestras biológicas sean almacenadas. Se aplican algunos criterios de elegibilidad a los participantes. Luego, a los participantes se les realiza un test rápido de anticuerpos para la detección de inmunoglobulinas m y g, que permite saber si han estado en contacto con el virus. Esta prueba se realiza a través de un pinchazo en el dedo donde se obtiene una muestra de sangre capilar que se analiza en unos 10 a 15 minutos aproximadamente. Y, luego, también se extrae una muestra de sangre venosa que permite medir anticuerpos utilizando pruebas con mejor precisión diagnóstica”, menciona.

Además de la prueba serológica y la muestra de sangre, se recoge información epidemiológica relevante con datos demográficos y si ha sido diagnosticado de COVID- 19, si ha tenido contacto directo con alguna persona con diagnóstico confirmado o sospechoso. El especialista resalta que también se recoge información sobre los antecedentes médicos de enfermedades.

Por su parte, el doctor Leonid Lecca menciona que estos son estudios de investigación y requieren de una metodología científica rigurosa, “empezando con el desarrollo de un protocolo de investigación, la revisión y aprobación del protocolo por un Comité de Ética independiente y de investigación, además de recursos financieros para contratar y entrenar recursos humanos capacitados para el trabajo de campo”.

“Al ser los estudios de seroprevalencia también estudios comunitarios, requieren de experiencia en la conducción de investigaciones en la comunidad y de conocer las mejores formas de implementar este tipo de investigaciones, de acuerdo a un plan establecido. En el Perú ya se han hecho varios estudios de seroprevalencia en diversos momentos de la pandemia, tanto en Lima como en algunas regiones del país. La ONG Socios En Salud realizó el año pasado, entre los meses de noviembre y diciembre del 2020, un estudio de seroprevalencia al norte de Lima, en el distrito de Carabayllo, encontrando un seroprevalencia cercana al 25%, lo que significa que una de cada 4 personas residentes ya contaba con anticuerpos contra el virus del SARS CoV-2”, resalta.

En el Perú, por ejemplo, en diciembre del 2020, el Instituto Nacional de Salud (INS) reportó que, según un estudio de seroprevalencia de la COVID-19, al menos el 40% de la población peruana había sido infectada con el nuevo coronavirus: es decir, 4 de cada 10 peruanos contrajeron el virus.

Un caso emblemático de la seroprevalencia de la COVID-19 en el Perú es la región Loreto, que según datos reportados, habría alcanzado una seroprevalencia superior al 70% en julio y agosto de 2020, durante la primera ola de la pandemia.

Newsletter Todo sobre el coronavirus

La COVID-19 ha puesto en alerta a todos. Suscríbete a nuestro newsletter Todo sobre el coronavirus, donde encontrarás los datos diarios más relevantes del país y del mundo sobre el avance del virus y la lucha contra su propagación.

NUESTROS PODCASTS

Espacio Vital

¿Qué relación tiene Idaho en Estados Unidos con el Perú respecto a la pandemia de la Covid19?

El Dr. Elmer Huerta, Consejero Médico de RPP Noticias y especialista en Salud Pública, comenta que, en Idaho, Estados Unidos, debido al altísimo número de casos y hospitalizaciones, se decretó un decreto para racionar cuidados hospitalarios y de cuidados intensivos. ¿Qué relación tiene esto con el Perú?