El uso de la aspirina para prevenir enfermedades cardíacas debería reducirse, advirtió un panel de expertos de EEUU


La aspirina inhibe la formación de coágulos de sangre que pueden bloquear las arterias, pero los estudios han planteado preocupaciones de que la ingesta regular aumenta el riesgo de hemorragia, especialmente en el tracto digestivo y el cerebro, peligros que aumentan con la edad (Getty Images)

Los médicos ya no deberían recetar rutinariamente un régimen diario de aspirina en dosis bajas a la mayoría de las personas con alto riesgo de un primer ataque cardíaco o accidente cerebrovascular, según el nuevo informe preliminar de las pautas de un panel de expertos estadounidenses.

La recomendación propuesta se basa en una creciente evidencia de que el riesgo de efectos secundarios graves supera con creces el beneficio de lo que alguna vez se consideró un arma notablemente barata en la lucha contra las enfermedades cardíacas.

El Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de los Estados Unidos incluye 16 expertos en prevención de enfermedades y medicina basada en evidencia que evalúan periódicamente las pruebas de detección y los tratamientos preventivos. Los miembros son nombrados por el director de la Agencia Federal para la Investigación y la Calidad de la Atención Médica (AHRQ, por sus siglas en inglés), pero el grupo es independiente y sus recomendaciones a menudo ayudan a dar forma a la práctica médica de los EEUU.

El panel también decidió revisar su recomendación de 2016 de tomar aspirina para bebés para la prevención del cáncer colorrectal, una guía que fue innovadora en ese momento. El equipo de especialistas aseguró que los datos más recientes habían planteado preguntas sobre los supuestos beneficios para el cáncer y que se necesitaba más investigación.

Sobre el uso de aspirina en dosis bajas o para bebés, la recomendación del Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de los Estados Unidos (un panel independiente de expertos en atención pirmaria y prevención que revisa regularmente los servicios clínicos y su efectividad) se aplicaría a personas menores de 60 años que tuvieran un alto riesgo de enfermedad cardíaca y para quienes un nuevo régimen diario de analgésicos suaves podría haber sido un herramienta para prevenir un primer ataque cardíaco o accidente cerebrovascular. Las pautas propuestas no se aplicarían a quienes ya toman aspirina o quienes ya han tenido un ataque cardíaco.

Las investigaciones muestran que el aumento del riesgo de hemorragia ocurre relativamente rápido después de que alguien comienza a usar aspirina con regularidad (Getty Images)
Las investigaciones muestran que el aumento del riesgo de hemorragia ocurre relativamente rápido después de que alguien comienza a usar aspirina con regularidad (Getty Images)

El grupo de trabajo de también propuso disuadir enérgicamente a cualquier persona de 60 años o más de comenzar un régimen de aspirina en dosis bajas, citando preocupaciones sobre el mayor riesgo relacionado con la edad de hemorragia potencialmente mortal. El panel había recomendado anteriormente que las personas de 60 años que tenían un alto riesgo de enfermedad cardiovascular consultaran a sus médicos para tomar una decisión. Una dosis baja es de 81 miligramos a 100 miligramos.

Las propuestas del grupo de trabajo siguen años de cambios en los consejos de varias organizaciones médicas líderes y agencias federales, algunas de las cuales ya habían recomendado limitar el uso de aspirina en dosis bajas como herramienta preventiva contra enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares.

La aspirina inhibe la formación de coágulos de sangre que pueden bloquear las arterias, pero los estudios han planteado preocupaciones sobre que la ingesta regular aumenta el riesgo de hemorragia, especialmente en el tracto digestivo y el cerebro, peligros que aumentan con la edad.

“Ya no existe una declaración general de que todas las personas que tienen un mayor riesgo de enfermedad cardíaca, aunque nunca hayan tenido un ataque cardíaco, deben tomar aspirina”, aseveró la doctora Chien-Wen Tseng, miembro del grupo de trabajo y directora de investigación de medicina familiar y salud comunitaria de la Universidad de Hawái. “Necesitamos ser más inteligentes al hacer coincidir la prevención primaria con las personas que se beneficiarán más y tienen el menor riesgo de sufrir daños”.

Las investigaciones muestran que el aumento del riesgo de hemorragia ocurre relativamente rápido después de que alguien comienza a usar aspirina con regularidad. Aquellos que ya están tomando aspirina para bebés deben hablar con su médico. “No recomendamos a nadie que se detenga sin hablar con un médico, y definitivamente no si ya ha tenido un ataque cardíaco o un derrame cerebral”, agregó Tseng.

Las pautas, que aún no son definitivas, tienen el potencial de afectar a decenas de millones de adultos que tienen un alto riesgo de enfermedad cardiovascular, que sigue siendo la principal causa de muerte en el país norteamericano, incluso en la era del COVID-19 (Crédito: Prensa Medtronic)
Las pautas, que aún no son definitivas, tienen el potencial de afectar a decenas de millones de adultos que tienen un alto riesgo de enfermedad cardiovascular, que sigue siendo la principal causa de muerte en el país norteamericano, incluso en la era del COVID-19 (Crédito: Prensa Medtronic)

Las pautas, que aún no son definitivas, tienen el potencial de afectar a decenas de millones de adultos que tienen un alto riesgo de enfermedad cardiovascular, que sigue siendo la principal causa de muerte en el país norteamericano, incluso en la era del COVID-19. El panel aceptará comentarios públicos sobre sus recomendaciones hasta el 8 de noviembre, aunque su guía preliminar generalmente se adopta.

Hace dos años, el Colegio Estadounidense de Cardiología y la Asociación Estadounidense del Corazón habían reducido conjuntamente sus recomendaciones para decir que la aspirina se debería recetar de manera muy selectiva a personas de 40 a 70 años que nunca habían tenido un ataque cardíaco o un derrame cerebral. Sobre la aspirina, las organizaciones dicen “generalmente no, ocasionalmente sí”, como prevención primaria. Ese consejo difiere del nuevo borrador de la guía del grupo de trabajo para un límite a los 60 años.

“Cuando miramos la literatura científica, la mayor parte sugirió que el balance neto no es favorable para la mayoría de las personas: hubo más sangrado de lo que se previnieron los ataques cardíacos”, explicó el doctor Amit Khera, uno de los autores de las pautas de los grupos médicos. “Y esto no es hemorragia nasal, puede ser hemorragia cerebral”.

Y ya en 2014, una revisión de la Administración de Alimentos y Medicamentos de los EEUU (FDA) concluyó que la aspirina no debe usarse para la prevención primaria, como para protegerse de un primer ataque cardíaco o accidente cerebrovascular, y señaló los riesgos. El grupo de trabajo, que anteriormente hizo una recomendación universal para que los adultos de alto riesgo en sus 50 años tomen aspirina para bebés si sus probabilidades de un efecto secundario eran bajas, ahora propone que los adultos de alto riesgo en sus 40 y 50 años hablen con sus médicos y hagan una decisión individual sobre si comenzar un régimen diario. El panel definió “alto riesgo” como cualquier persona que tenga un 10% o más de riesgo de un evento cardiovascular durante los próximos 10 años, según las calculadoras del American College of Cardiology / American Heart Association utilizadas para estimar el riesgo.

Los estudios de investigación también han indicado que aunque el uso de aspirina por personas que no han tenido un ataque cardíaco o un derrame cerebral reduce el riesgo de esos eventos, no reduce el número de muertes por enfermedades cardíacas u otras causas (Getty Images)
Los estudios de investigación también han indicado que aunque el uso de aspirina por personas que no han tenido un ataque cardíaco o un derrame cerebral reduce el riesgo de esos eventos, no reduce el número de muertes por enfermedades cardíacas u otras causas (Getty Images)

Cuando el grupo de trabajo emitió su último conjunto de recomendaciones en 2016 respaldando el uso generalizado de la aspirina para la prevención primaria para las personas con alto riesgo y diciendo que los beneficios superaban a los riesgos, algunos críticos dijeron que el panel había cometido un error. El doctor Steven Nissen, presidente de cardiología de la Clínica Cleveland, dijo entonces que le preocupaba que más uso de aspirina hiciera más daño que bien. Los gastroenterólogos dijeron que temían que los pacientes que tomaban aspirina se saltaran sus exámenes de detección de cáncer de colon.

Para el cardiólogo del hospital Italiano y presidente entrante de la Sociedad Argentina de Cardiología (SAC), José Luis Navarro Estrada, “estas investigaciones reafirman lo que en el mundo de la salud se dice hace mucho: que la ingesta de aspirina para la prevención primaria, es decir, en personas que no han tenido un evento cardiovascular, presenta más riesgos que beneficios”.

El primer gran ensayo clínico nacional que descubrió que la aspirina reducía el riesgo de ataque cardíaco incluyó solo a médicos varones, y se detuvo temprano, después de cinco años, porque los beneficios fueron dramáticos y parecían superar en gran medida los riesgos. Pero eso fue en 1988, y la práctica médica ha evolucionado desde entonces, según el doctor Donald M. Lloyd-Jones, presidente de la Asociación Estadounidense del Corazón.

Ahora que las personas pueden controlar mejor los factores de riesgo como la presión arterial alta y el uso de nuevos medicamentos para controlar el colesterol, “ahora hay menos espacio para que la aspirina marque la diferencia”, destacó Lloyd-Jones. Pero, advirtió, “todavía existe el riesgo de hemorragia”.

En 2014, una revisión de la Administración de Alimentos y Medicamentos de los EEUU (FDA) concluyó que la aspirina no debe usarse para la prevención primaria (Getty Images)
En 2014, una revisión de la Administración de Alimentos y Medicamentos de los EEUU (FDA) concluyó que la aspirina no debe usarse para la prevención primaria (Getty Images)

“La aspirina se solía usar para cualquier cosa, pero por sobre todo era algo que se ingería para la prevención de infartos. Sin embargo, en la balanza de la medicina, los daños son mayores que los beneficios”, dijo a Infobae Gabriel Lapman (MN 119066), cardiólogo y nefrólogo del Sanatorio Modelo de Caseros.

Los estudios de investigación también han indicado que aunque el uso de aspirina por personas que no han tenido un ataque cardíaco o un derrame cerebral reduce el riesgo de esos eventos, no reduce el número de muertes por enfermedades cardíacas u otras causas.

El borrador del informe del grupo de trabajo nacional también cuestiona otro uso de la aspirina, si reduce el riesgo de cáncer colorrectal, una de las principales causas de muerte por cáncer en los EEUU y que ha ido en aumento entre los adultos más jóvenes por razones que aún no son del todo claras.

Al revertir su respaldo de cinco años a la aspirina para ayudar a prevenir el cáncer colorrectal, el informe señaló nuevos datos de un estudio controlado aleatorio llamado Aspirina en la reducción de eventos en los ancianos. En ese estudio, el uso de aspirina se relacionó con casi el doble de muertes por cáncer colorrectal después de casi cinco años de seguimiento.

Algunos expertos no han renunciado a la promesa de la aspirina y sostienen que todavía hay “pruebas convincentes” de su función en la prevención del cáncer. Para Andrew Chan, director de epidemiología del cáncer en Mass General Cancer Center, “los ensayos controlados aleatorios muestran que la aspirina inhibe el crecimiento de pólipos en el colon y reduce las probabilidades de que se vuelvan cancerosos”. “Esto nuevamente resalta que debemos pensar en personalizar a quién le damos aspirina y alejarnos de una solución única para todos”, finalizó Chan.

SEGUIR LEYENDO:

El uso de aspirina en pacientes con COVID reduce el riesgo de ingreso a UTI, según la Universidad George Washington
Un estudio publicado en The Lancet recomienda antiinflamatorios no esteroides como el ibuprofeno para tratar COVID-19
Ponerse en movimiento, el primer paso para evitar la trombosis