El virus que aumentó como «efecto indirecto» de la pandemia y que está afectando a niños | Salud y Bienestar


Actualmente los casos de coronavirus han ido disminuyendo alrededor del mundo. Los protocolos sanitarios para combatirlo también permitieron poder luchar contra otros virus comunes que afectaban a la población en épocas de frío.

No obstante, hay uno que tuvo un aumento significativo en varias regiones del mundo, generando que muchos niños y bebés ingresaran a las urgencias respiratorias para recibir tratamiento debido a las dificultades para respirar que presentaban.

Se trata del virus respiratorio sincicial (VRS por sus siglas), el cual tuvo un aumento considerable tras la disminución de medidas sanitarias debido a la vacunación y que en varios lugares las mascarillas dejaron de utilizarse.

De acuerdo a la comunidad médica, su aumento parece ser una “causa indirecta” de la pandemia, debido a que el confinamiento y protocolos, muchos menores no desarrollaron la inmunidad suficiente contra estos virus.

“Una vez que se relajaron las medidas, el VRS encontró una gran cantidad de bebés y niños susceptibles a la infección, lo que provocó drásticos aumentos de contagios en momentos inusuales. Lo que comúnmente era un virus bastante predecible, ahora tenía la capacidad de tomar por sorpresa a hospitales y familias en cualquier época del año”, explica BBC Mundo.

Rabia Agha, directora de la División de Enfermedades Infecciosas Pediátricas del Hospital Infantil Maimónides (Estados Unidos), señaló al medio antes citado que “nuestra unidad de cuidados intensivos volvió a verse desbordada, esta vez no con casos de covid, sino con otro virus”.

Christoph Berger, jefe del Departamento de Enfermedades Infecciosas y Epidemiología Hospitalaria del Hospital Infantil Universitario de Zúrich, Suiza, indicó además que “nos tomó por sorpresa. Sabíamos que era algo a lo que había que estar atentos, pero no pensamos que serían tantos”.

En cuanto a nuestro país, un informe del Observatorio de Medicina perteneciente a la Pontificie Universidad Católica de Chile, da cuenta de “un aumento progresivo en la circulación de virus respiratorios tradicionales. Entre ellos, el predominante es el VRS seguido por el rinovirus. Otros virus como adenovirus, parainfluenza y metaneumovirus circulan escasamente”.

Síntomas y tratamientos el virus sincicial

Los médicos le dicen a BBC Mundo que nunca imaginaron la cantidad de pacientes con este virus, que en varias ocasiones colapsaron las unidades de cuidados intensivos, además de que los hospitales comenzaron a tener más pacientes de este virus, que de covid-19.

Sus síntomas suelen ser leves, pero puede ocasionar severas infecciones pulmonares en bebés y adultos mayores, o personas con alguna enfermedad de base.

“En general, las personas con una infección por virus respiratorio sincitial son contagiosas durante 3 a 8 días. Pero a veces los bebés y las personas con sistemas inmunitarios debilitados pueden continuar propagando el virus durante 4 semanas”, explica el sitio especializado MedlinePlus.

Los signos más comunes de este virus es congestión nasal, falta de apetito, tos, estornudos, fiebre, sibilancias (silbido en el pecho), y suele transmitirse a través de partículas en el aire, contacto directo con una persona contagiada, llevar las manos a los ojos o nariz luego de tocar superficies u objetos contaminados sin lavarse las manos.

“Con las medidas que teníamos para el covid, la gente no se reunía, no viajaba y eran cuidadosos con el distanciamiento y el uso de la mascarilla. Eso realmente ayudó a mantener a raya al covid y a todos los demás virus. Por lo tanto, fue como saltarse una temporada de VRS. Y si te saltas una temporada, no estás produciendo anticuerpos contra el virus, y las madres tampoco están produciendo anticuerpos que luego pueden transmitir a sus bebés”, agrega Agha.

Sobre las medidas para proteger a los menores de este virus, los espcialistas sostienen que “la gente siempre dice que los niños infectan a los adultos, pero si lo piensas, ese no fue el caso en absoluto aquí, fue al revés”, por lo que hacen un llamado al cuidado por parte de los adultos.

“Cuando los adultos y los niños mayores usan mascarillas, mantienen el distanciamiento social y se lavan las manos, no vemos ni gripe ni VRS. Y cuando relajan esas medidas, el virus circula nuevamente y más niños pequeños terminan en el hospital”, dice Berger a BBC Mundo.

Las principales medidas, sostienen los expertos, es continuar con el lavado frecuente de manos, el distanciamiento y mantener a los bebés alejados de personas con este tipo de síntomas, además de extremas los cuidados para aquellos que vuelvan a clases.