Especialistas de Harvard advierten que una dieta saludable reduce el riesgo de Covid-19


Para el estudio, Merino y sus colegas examinaron datos de 592.571 participantes del estudio de síntomas COVID-19 basado en teléfonos inteligentes. Los participantes vivían en el Reino Unido y en los Estados Unidos fueron reclutados desde el 24 de marzo de 2020 y seguidos hasta el 2 de diciembre de 2020. Al comienzo del estudio, los participantes completaron un cuestionario que preguntaba sobre sus hábitos alimenticios antes de la pandemia. La calidad de la dieta se evaluó mediante un puntaje de dieta saludable basada en plantas que enfatiza los alimentos vegetales saludables como frutas y verduras.

Durante el seguimiento, 31.831 participantes desarrollaron COVID-19. En comparación con los individuos en el cuartil más bajo de la puntuación de la dieta, aquellos en el cuartil más alto tenían un riesgo 9% menor de desarrollar COVID-19 y un riesgo 41% menor de desarrollar COVID-19 grave. “Estos hallazgos fueron consistentes en una variedad de análisis de sensibilidad que tienen en cuenta otros comportamientos saludables, determinantes sociales de la salud y tasas de transmisión de virus en la comunidad”, agregó Merino.

“Aunque no puede compararse con la importancia de vacunarse y usar una máscara en ambientes interiores abarrotados, nuestro estudio sugiere que las personas también pueden reducir potencialmente su riesgo de contraer COVID-19 o tener malos resultados si prestan atención a su dieta”, explicó el coautor principal del estudio Andrew Chan, gastroenterólogo y jefe de la Unidad de Epidemiología Clínica y Traslacional del MGH.

Los investigadores también encontraron una relación sinérgica entre una dieta deficiente y una mayor privación socioeconómica con el riesgo de COVID-19 que era mayor que la suma del riesgo asociado con cada factor solo.

“Nuestros modelos estiman que casi un tercio de los casos de COVID-19 se habrían prevenido si una de las dos exposiciones (dieta o privación) no estuviera presente”, añadió Merino.

Los resultados también sugieren que las estrategias de salud pública que mejoran el acceso a alimentos saludables y abordan los determinantes sociales de la salud pueden ayudar a reducir la carga de la pandemia de COVID-19.

“Nuestros hallazgos son un llamado a los gobiernos y las partes interesadas para que prioricen las dietas saludables y el bienestar con políticas impactantes, de lo contrario corremos el riesgo de perder décadas de progreso económico y un aumento sustancial de las disparidades en la salud”, concluyó.

Consumir una dieta principalmente vegana compuesta de alimentos de origen vegetal también puede reducir el riesgo de enfermedad cardíaca hasta en un 52%, sugirió una investigación publicada en revista científica Journal of the American Heart Association.

Una variedad de frutas y verduras, cereales integrales, productos lácteos bajos en grasa, pescado y pollo sin piel, frutos secos y legumbres son elementos clave para evitar problemas de salud en el futuro. Por el contrario, los investigadores aconsejan que los adultos jóvenes limiten las grasas saturadas, la sal, las carnes rojas, los dulces y las bebidas azucaradas para prevenir ataques cardíacos en la mediana edad.

El estudio a largo plazo, dirigido por científicos de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Minnesota en Minneapolis, analizó la dieta de unas 5.000 personas durante un período de 30 años y si desarrollaron enfermedades cardíacas. Si bien no analizaron la razón detrás del vínculo, investigaciones anteriores sugieren que las dietas a base de plantas pueden reducir la presión arterial, mejorar el colesterol y ayudar a perder peso, todos factores de riesgo de enfermedad cardíaca.

“Una dieta rica en nutrientes y centrada en plantas es beneficiosa para la salud cardiovascular. Se trata de una alimentación centrada en plantas pero que no es necesariamente vegetariana. Las personas pueden elegir entre alimentos vegetales que sean lo más naturales posible, no altamente procesados. Creemos que las personas pueden incluir productos de origen animal con moderación de vez en cuando, como aves de corral no fritas, pescado no frito, huevos y productos lácteos bajos en grasa”, dijo el autor principal del estudio, Yuni Choi.