esto es todo lo que necesitas tener en cuenta


La primera misión con civiles, Inspiration4 de SpaceX, y el vuelo de Jeff Bezos, su hermano y una tercera persona aún desconocida con Blue Origin abren las puertas al turismo espacial. Ya sabíamos que la carrera espacial privada estaba muy avanzada, en parte gracias a las ayudas de la NASA para privatizar el sector de los vuelos espaciales. Pero ahora ya prácticamente podemos olerlo. Aunque los billetes al espacio todavía son caros para el común de los mortales. Sin embargo, soñar es gratis y pensar en qué necesitaríamos para poder ser turistas espaciales, también. ¿Cualquiera puede ir al espacio? ¿Cuál es el entrenamiento necesario para ir al espacio? Y sobre todo, ¿cuánto cuesta sentir la ingravidez?

Todavía no hay un criterio único para responder a todas estas preguntas. No obstante, como la curiosidad es intrínseca al ser humano intentaremos dar una respuesta a cada una de ellas. Aunque hay que tener en cuenta que todo esto podría cambiar en el futuro; cuando los viajes al espacio se democraticen y el turismo espacial sea algo más asequible.

¿Cualquiera puede ir al espacio?

Para saber quién puede ir al espacio nos fijaremos en las dos convocatorias de las que hemos hablado: la de SpaceX y la de Blue Origin. Porque sí, a pesar de ser a raíz de dos subastas, las condiciones físicas y psicológicas de los participantes hay que tenerlas muy en cuenta.

Para empezar, tal y como señala Washington Post, en la convocatoria de Blue Origin se pide a los participantes varias cosas. Primero, que sean capaces de soportar la fuerza de la gravedad en el lanzamiento y en el descenso. Para ello, calculan que en el ascenso son unas tres veces la fuerza de la gravedad en dos minutos. Por el contrario, para el aterrizaje, que dura apenas unos segundos, son unas cinco veces la fuerza de la gravedad. Y para eso hay que estar preparado, no todo el mundo puede aguantarlo. Lo segundo que piden es que, a nivel físico, tienen que ser personas que midan entre 150 y 180 centímetros y pesen entre 49,8 y 101,1 kilos. Con esas dos medidas, buena parte de la sociedad ya puede ir al espacio.

Por su parte, desde SpaceX pidieron para Inspiration4 personas que midieran menos de 198 centímetros y pesaran menos de 113 kilos. Estas medidas son más amplias que las de Blue Origin, por lo que más personas podrían acceder al espacio. Además, también pedían que los participantes fueran «aptos» tanto física como psicológicamente para poder entrenar. Esto se debe a que los entrenamientos para este tipo de misiones suelen ser duros y descartaría a algunos posibles participantes. No obstante, Elon Musk, el dueño de SpaceX, también comentó que «si puedes subirte a una montaña rusa intensa, deberías estar bien para volar en la Dragon». Por tanto, que el entrenamiento no te eche para atrás tampoco si estás decidido a ir al espacio en el futuro.