Hecho histórico: aprueban nueva beca de EPS para estudiantes de medicina


El pasado lunes los estudiantes de medicina manifestaron por el pago de la beca de Q1,200 mensuales para quienes se encuentran en EPS. Foto: La Hora/José Orozco

Anoche (13 de agosto) el Congreso de la República aprobó de urgencia nacional el decreto 11-2021, Ley de Emergencia Nacional para la Atención de la Pandemia por COVID-19, con ella también se adhirió una enmienda para aumentar la beca de estudiantes de medicina al salario mínimo.

Según Sharon Samayoa, presidenta de la Asociación de Estudiantes de Medicina (AEM), y Stuardo Batres, expresidente de esta (2017-2018), la ampliación de la beca representa un hecho histórico para la dignificación de los estudiantes.

LA DEMANDA

Ayer los estudiantes de medicina manifestaron por el pago de la beca de Q1,200 mensuales para quienes se encuentran en el Ejercicio Profesional Supervisado (EPS), disposición contemplada en el decreto 175-2015. Por tanto, el grupo estudiantil solicitó la adhesión de un artículo en la Ley de Emergencia Nacional para la Atención de la Pandemia por COVID-19 para garantizar el pago de la beca a quienes brindan el servicio médico.

Stuardo Batres indicó que desde hace tres semanas se le notificó a la Junta Directiva de la facultad de medicina la falta de pago de la beca a los estudiantes. Lo anterior debido a que en el decreto se establece que el subsidio se otorgará a estudiantes que realicen el EPS durante 12 meses, sin embargo, Batres expuso que se recortó este tiempo a 9 meses “con el fin de no atrasar más a los estudiantes en su promoción”.

Consiguientemente, en un dictamen jurídico del Ministerio de Salud declaró inefectivo el pago a los practicantes.

“Este proceso de las becas no se inició ayer, sino que lleva más de una semana gestionándose. Principalmente inició con las bancadas de Semilla y Winaq, a las que se les hizo llegar la condición en las que estábamos sometidos en cuanto a las becas”, señaló el expresidente de la AED. El grupo estudiantil solicitó la inclusión de un artículo que pagara las becas.

Sin embargo, Sharon Samayoa comentó que durante el EPS rural los estudiantes gastaban de Q3,000 a Q4,000. “También pedíamos un aumento porque hasta cierto punto nos parecía injusto que desde hace 30 años vinieran pagando Q1,200 y no se viniera haciendo reformas”, dijo la presidenta de la AEM.


AUMENTAN LA BECA ESTUDAINTIL

Tras esta petición, el Congreso de la República aprobó con 136 votos a favor, uno en contra y 23 ausentes el aumento de la beca al salario mínimo para actividades no agrícolas. Actualmente el salario mínimo mensual para estas actividades es de Q2,825.10, pero este deberá ser readecuado según las modificaciones anuales.

“Es un gran logro para la facultad, porque es un legado que se va a dejar para las futuras generaciones ya que no establece un salario como tal, como lo hacían antes que era Q1,200, sino que ahora establece que es el salario no agrícola, entonces si este aumenta, por ende, la beca estudiantil tiene que aumentar”, explicó la estudiante.

Según expusieron los representantes, esta gestión beneficiará a aproximadamente 900 estudiantes, incluyendo a la promoción actual de 431 estudiantes estimados y 350 de la promoción 2022.

UN LEGADO PARA LAS SIGUIENTES GENERACIONES

El expresidente de la AEM describió que a raíz de la pandemia se propuso una mesa técnica en el 2020 en la cual no se logró ningún acuerdo ni se le dio seguimiento. Según sus declaraciones el coordinador interinstitucional del Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS) indicó que era “posible” aumentar la beca estudiantil a poco más de Q2,000, pero no se concretaron fechas.

“Realmente la promoción de una nueva beca para los estudiantes es un hecho histórico porque en más de 20 años no se había dado un aumento”, dijo el expresidente de la AEM; “es una lucha que se hizo, donde logramos más de lo que esperábamos la verdad y es trascendental para la facultad”, secundó Sharon Samayoa.

Batres resaltó que este logro fue alcanzado gracias a la articulación del movimiento estudiantil de Medicina, mismo que ha tenido representación histórica en Guatemala junto con el movimiento de estudiantes de Derecho. “Ahora tenemos un movimiento estudiantil que vuelve con una fuerza mayor y con sus estudiantes unidos, con sus estudiantes unidos por beneficio no solo de ellos, sino de los que le siguen”, distinguió Batres.


BUSCARÁN AMPLIAR LA MEDIDA

El artículo en beneficio de los estudiantes está incluido en la Ley de emergencia para la atención de la pandemia, pero los estudiantes expresaron que hoy en una reunión con el Ministerio de Salud, donde se buscará perpetuar la disposición más allá del periodo de pandemia.

Batres compartió que en la reunión “se buscará no solo reformar el acuerdo para que se les pague a los estudiantes independientemente de la temporalidad que hagan, sino que también se incluya el aumento ya acordado para el Congreso”.

Del mismo modo se buscará incluir al Centro Universitario del Sur (CONSUR-USAC) y dejar “todo escrito en papel” y así conocer para quiénes es aplicable la beca.


LAS CONDICIONES DEL EPS SON PRECARIAS

Pese a este nuevo paso para la dignificación del estudiante, el expresidente de la AEM describió que aún hacen falta más reformas para garantizar un EPS y servicio de salud de calidad.

“Las condiciones del EPS hospitalario muchas veces son precarias; los cuartos donde atienden los estudiantes están desatendidos, los insumos hospitalarios son mínimos. Como bien expuso ayer un diputado: ‘los estudiantes son los sacachance’, ellos son los que hacen el trabajo duro en los hospitales nacionales en todos los sentidos”, dijo.

Aunque comentó que las condiciones del EPS hospitalario varían por área. “Hay centros hospitalarios muy bonitos, pero hay quienes tienen que manejar una hora en terracería para llegar a sus puestos de salud o que las autoridades de salud no les prestan atención”, expuso.