Infección de avance: los cuatro factores que aumentan el riesgo de contraer coronavirus


Los vacunados tendrán menos síntomas durante las etapas iniciales de la enfermedad y es menos probable que desarrollen un COVID prolongado (REUTERS/Mohamed Abd El Ghany)

Los especialistas y desarrolladores de vacunas contra COVID-19 advierten que las mismas no eliminan en un 100% la posibilidad de infectarse del coronavirus SARS-CoV-2. Lo que sí hacen es prevenir que la enfermedad se desarrolle en forma grave y la persona termine con asistencia respiratoria mecánica y otras muchas complicaciones, o inclusive la muerte.

La vacunación, al igual que el contagio, inmuniza hasta cierto grado a la persona afectada, que, generalmente, no sufrirá síntomas o estos serán leves en futuras reinfecciones. Pero eso no significa que el virus se elimine o incluso que pueda volver a contagiar. La clave está en la actividad del sistema inmunitario y en la capacidad de proliferación del virus en estas personas. Un sistema inmunitario entrenado elimina el virus antes de que éste pueda causar graves daños en el organismo.

También es probable que los vacunados tengan menos síntomas durante las etapas iniciales de la enfermedad y es menos probable que desarrollen un COVID prolongado. Las razones por las que la enfermedad es más leve en las personas vacunadas podrían deberse a que las vacunas, si no bloquean la infección, parecen llevar a que las personas infectadas tengan menos partículas de virus en su cuerpo. Sin embargo, esto aún no se ha confirmado.

Los ensayos clínicos encontraron que la vacuna Moderna redujo el riesgo de una persona de desarrollar COVID-19 sintomático en un 94% (REUTERS/Amr Abdallah Dalsh/File Photo)
Los ensayos clínicos encontraron que la vacuna Moderna redujo el riesgo de una persona de desarrollar COVID-19 sintomático en un 94% (REUTERS/Amr Abdallah Dalsh/File Photo)

“Las vacunas son realmente muy protectoras contra la enfermedad grave, por lo que incluso aquellos que contraen COVID-19 después de dos dosis de la vacuna tienen muchas más probabilidades de tener una enfermedad leve”, explicó el doctor Bill Moss, pediatra y profesor de epidemiología de enfermedades infecciosas en la Escuela de Salud Pública Johns Hopkins Bloomberg en Baltimore.

“La vacuna protege contra las formas graves de la enfermedad. No evita al 100% el contagio. Por eso decimos que la vacuna es un elemento más de la protección contra el virus y debemos seguir cuidándonos”, manifestó consultado por este medio el infectólogo Lautaro de Vedia, ex presidente de la Sociedad Argentina de Infectología.

¿Qué aumenta el riesgo de contagio pese a estar vacunado?

En el Reino Unido, una investigación encontró que el 0,2% de la población, es decir, una persona de cada 500, experimenta una infección de avance o progresiva una vez que está completamente vacunada. Pero no todos corren el mismo riesgo. Cuatro cosas parecen contribuir a lo bien que está protegido por la vacunación.

Otro factor importante de riesgo de enfermarse es la variante del virus al que se enfrenta (REUTERS/Mohamed Abd El Ghany)
Otro factor importante de riesgo de enfermarse es la variante del virus al que se enfrenta (REUTERS/Mohamed Abd El Ghany)

1. Tipo de vacuna

El primero es el tipo específico de vacuna que recibió la persona y la reducción relativa del riesgo que ofrece cada tipo. La reducción del riesgo relativo es una medida de cuánto reduce una vacuna el riesgo de que alguien desarrolle COVID-19 en comparación con alguien que no se vacunó.

Los ensayos clínicos encontraron que la vacuna Moderna redujo el riesgo de una persona de desarrollar COVID-19 sintomático en un 94% , mientras que la vacuna Pfizer redujo este riesgo en un 95% . Las vacunas Johnson & Johnson y AstraZeneca se comportaron peor, reduciendo este riesgo en aproximadamente un 66% y 70% respectivamente (aunque la protección ofrecida por la vacuna AstraZeneca pareció aumentar al 81% si se dejaba un intervalo más largo entre dosis).

2. Tiempo transcurrido desde la vacunación

Pero estas cifras no pintan el cuadro completo. Es cada vez más evidente que el tiempo transcurrido desde la vacunación también es importante y es una de las razones por las que el debate sobre las vacunas de refuerzo está aumentando en intensidad.

Las primeras investigaciones, aún en preimpresión (y por lo tanto aún deben ser revisadas por otros científicos), sugieren que la protección de la vacuna Pfizer disminuye durante los seis meses posteriores a la vacunación. Otro preimpreso de Israel también sugiere que este es el caso. Es demasiado pronto para saber qué sucede con la eficacia de la vacuna más allá de los seis meses en el doble vacunado, pero es probable que se reduzca aún más.

El 0,2% de la población, o una persona de cada 500, experimenta una infección progresiva una vez que está completamente vacunada (REUTERS/Ivan Alvarado/File Photo)
El 0,2% de la población, o una persona de cada 500, experimenta una infección progresiva una vez que está completamente vacunada (REUTERS/Ivan Alvarado/File Photo)

3. Las variantes del virus

Otro factor importante es la variante del virus al que se enfrenta. Las reducciones de riesgo mencionadas anteriormente se calcularon en gran medida probando vacunas contra la forma original del coronavirus. Pero cuando se enfrenta a la variante alfa, los datos de Public Health England sugieren que dos dosis de la vacuna Pfizer son un poco menos protectoras, lo que reduce el riesgo de contraer síntomas de COVID-19 en un 93%. Contra delta, el nivel de protección cae aún más, al 88%. La vacuna AstraZeneca también se ve afectada de esta manera. El estudio de síntomas COVID respalda todo esto. Sus datos sugieren que en las dos a cuatro semanas después de recibir su segunda inyección de Pfizer, tiene alrededor de un 87% menos de probabilidades de tener síntomas de COVID-19 cuando se enfrenta a delta. Después de cuatro a cinco meses, esa cifra cae al 77%.

4. El sistema inmunológico

Es importante recordar que las cifras anteriores se refieren a la reducción promedio del riesgo en una población. Su propio riesgo dependerá de sus propios niveles de inmunidad y otros factores específicos de la persona (como su grado de exposición al virus, lo que podría estar determinado por su trabajo).

La aptitud inmunológica generalmente se reduce con la edad. Las condiciones médicas a largo plazo también pueden afectar nuestra respuesta a la vacunación . Por lo tanto, las personas mayores o las personas con sistemas inmunológicos comprometidos pueden tener niveles más bajos de protección inducida por la vacuna contra COVID-19, o pueden ver que su protección disminuye más rápidamente. También vale la pena recordar que los más vulnerables desde el punto de vista clínico recibieron sus vacunas primero, posiblemente hace más de ocho meses, lo que puede aumentar el riesgo de experimentar una infección por irrupción debido a la disminución de la protección.

Las vacunas pueden provocar dos tipos principales de inmunidad, la efectiva y la esterilizante (REUTERS/Arnd Wiegmann/File Photo)
Las vacunas pueden provocar dos tipos principales de inmunidad, la efectiva y la esterilizante (REUTERS/Arnd Wiegmann/File Photo)

Las vacunas pueden provocar dos tipos principales de inmunidad. Por un lado, la “inmunidad efectiva”, que puede evitar que un patógeno cause una enfermedad grave, pero no puede evitar que ingrese al cuerpo o haga más copias de sí mismo. Y por el otro, la “inmunidad esterilizante”, que sí puede impedir la infección e incluso prevenir casos asintomáticos. Lo ideal es que una vacuna logre producir inmunidad esterilizante.

Para Moss, una vez que la población se haya vacunado por completo, lo que significa que ha recibido ambas dosis de la vacuna y esperado dos semanas después de la segunda dosis, debe tomar las mismas precauciones, como el uso de barbijo y distanciamiento social en público. “No hay nada diferente que la gente debería estar haciendo ahora que nos empezamos a vacunar”, dijo el especialista.

“Las vacunas importan más cuando una parte importante de la población las recibe”, subrayó Andrew Heinrich, profesor de la Escuela de Salud Pública de Yale en New Haven, Connecticut. “Es una escala un poco logarítmica y (a medida que más personas se vacunan) los beneficios comienzan a aumentar enormemente. Lo mejor que podemos hacer para que las vacunas sean efectivas es vacunar a la mayor cantidad de personas a medida que sean elegibles”, concluyó el experto.

SEGUIR LEYENDO:

Cuál es el mecanismo genético que hace que el COVID-19 sea mucho más grave que el resfrío común
Descubren cuáles son los jóvenes con mayor riesgo de complicaciones respiratorias por COVID-19
Síndrome del “text neck”: cuáles son los 3 consejos para tener en cuenta si hay dolor por usar el celular
Barbijos con nanofibras: son más eficaces contra el COVID-19 pero hay que sustituirlos más a menudo