La demanda de piel de burro para la medicina tradicional China condena a la miseria los agricultores africanos


La gelatina que contiene la piel del asno se utiliza para elaborar un remedio tradicional chino conocido como ‘ejiao’. Este se utiliza para tratar la anemia y las dolencias relacionadas con la menopausia.

En China la población de burros decayó de 11 millones en 1990 hasta los 3 millones en 2017. Por eso, para satisfacer la demanda de ‘ejiao’ buscaron burros en países donde hubiera una gran población de estos animales.


Lee también

Elena Martínez Batalla


Lee también

Redacción

(FILES) This file photo taken on August 24, 2017 shows butchers slaughtering a donkey popularly called

Sudáfrica, Kenya, Etiopia, Burkina Faso o Níger son ahora los principales exportadores de este bien tan preciado para la medicina tradicional china y esto ha puesto en riesgo las zonas rurales de estos países.

La demanda de piel de burro para la medicina tradicional China condena a la miseria los agricultores africanos
Video


Según una investigación llevada a cabo recientemente por The Donkey Sanctuary, el comercio ilegal de burros, que ha provocado la matanza de millones de burros en África, también amenaza la supervivencia de los lugareños.

Los trabajos son escasos aquí y los burros son nuestra fuente de ingresos, si tienes burros, puedes trabajar por tu cuenta



Ikgopeleng TsietsoaneAgricultor surafricano de 25 años

Como se menciona en el informe de esta organización conservacionista, la gente en Sudáfrica denuncia el robo de sus burros. Por otro lado, también se quejan de los abusivos precios que ha alcanzado la compra de este animal tradicionalmente utilizado para la agricultura, el transporte y la alimentación.

El robo nos está quitando el sustento. Si no se hace nada, a este pueblo pronto no le quedarán burros



Ikgopeleng TsietsoaneAgricultor surafricano de 25 años

«Los trabajos son escasos aquí y los burros son nuestra fuente de ingresos, si tienes burros, puedes trabajar por tu cuenta», asegura a AFP Ikgopeleng Tsietsoane, un agricultor surafricano de 25 años. «El robo nos está quitando el sustento. Si no se hace nada, a este pueblo pronto no le quedarán burros», lamenta, y mencionó que, en octubre del año pasado, seis de sus burros fueron robados y los ladrones nunca fueron encontrados.

Alta demanda significa precios más altos

La demanda de burros está provocando robos y también está haciendo subir los precios, lo que podría tener un impacto devastador en las personas que dependen de ellos.

En Níger, el precio de los burros ha aumentado de 28 euros a 124 euros. Aunque a nosotros nos pueda parecer poco dinero, para los agricultores nigerianos este precio es prohibitivo. Estos no tienen dinero en efectivo para comprar los burros a este precio, dejándolos sin trabajo y temiendo por sus vidas.

(FILES) This file photo taken on August 24, 2017 shows butchers slaughtering a donkey popularly called

Las pieles de los burros tienen una gelatina muy preciada para la medicina tradicional china y se conoce con el nombre de’ejiao’. 

AFP

China produce 5.000 toneladas de ‘ejiao’ cada año, lo que requiere unos 4 millones de pieles. Además, este número excluye a las personas que obtienen pieles de burro de forma ilegal.

Recientemente Burkina Faso y Níger han prohibido la exportación de burros. Sin embargo, otros países de África han legalizado el comercio de burros a pesar de sus implicaciones.

La población mundial de burros aumenta

Según un informe llevado a cabo por la FAO, y publicado en Plos One, desde 1997 ha habido un aumento del 19% en el número de burros a nivel mundial de 40.981.873 a 50.451.887 animales.

Etiopía, con la población de burros más grande del continente africano, con 7,4 millones, ha construido dos mataderos de propiedad china a gran escala. Mientras que el año pasado, los funcionarios aprobaron un matadero de burros en el condado de Baringo, al noroeste de Nairobi.

Se comercializan 1,8 millones de pieles cada año y la gelatina derivada de las mismas se vende a unos 325 euros el kilo



The Donkey Sanctuary

Estos datos positivos que muestra ahora la FAO podrían ser muy diferentes en unos años si la demanda de estos animales sigue aumentando.

Según datos de la organización británica The Donkey Sanctuary, se comercializan 1,8 millones de pieles cada año y la gelatina derivada de las mismas se vende a unos 325 euros el kilo, si bien la demanda total asciende a 10 millones de pieles.