La odisea para hacer ejercicio en los alrededores del Simón Bolívar – Bogotá


Ya se va poniendo de día, e inmediatamente se empiezan a ver ciudadanos listos para tener unas horas de la mañana dedicadas a la actividad física, el deporte y recreación, ya sea solos, en familia, con amigos o las mascotas. Es una zona de Bogotá ideal para este plan.

(Le puede interesar: Se invertirán 18.078 millones de pesos adicionales para reparar vías)

En el occidente, en la localidad de Barrios Unidos, el parque metropolitano Simón Bolívar es un lugar predilecto para muchos ciudadanos que a diario salen a caminar, trotar o montar en bicicleta en las inmediaciones de esta zona, ubicada entre las carreras 60 y 68, y las calles 53 y 63.

Una actividad ideal en la que muchos ni ven necesario entrar al Simón Bolívar, pues con dar unas cuantas vueltas por los andenes y los cerca de cuatro kilómetros de ciclorruta que rodean el parque (que hacen parte de los 585 kilómetros de trazado de la capital) son suficientes. “Darle la vuelta al parque”, como dicen algunos transeúntes del sector, es perfecto para completar unas horas de ejercicio antes de comenzar con las actividades cotidianas del día a día, a pesar de que este trayecto tiene un trayecto que genera incomodidad en quienes tratan de disfrutar este espacio público.

Cuando se va trotando por la carrera 68 o 60 hacia el sur, aquellos andenes y ciclorrutas en buen estado quedan atrás al toparse con el trazado de la calle 53, puesto que allí hay un cerramiento por una obra que, a simple vista, pareciera que estuviese abandonada. Se trata de una adecuación de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá (EAAB) que empezó en febrero de 2019 y consistía en la instalación de un interceptor de refuerzo para ampliar la capacidad hidráulica de la red de la zona sobre el corredor de la ciclorruta y el andén.

Sin embargo, ya han pasado más de dos años, y dicha obra aún sigue sin concluir, por lo que el malestar de quienes transitan a pie o en bicicleta por esta zona es notorio al tener que bajarse del andén para tomar un desvío armado con maletines viales y que ocupa parte del paso vehicular.

Aquí, los peatones y biciusuarios deben pasar unos metros por el estrecho camino que comparten entre sí y que está abierto para ambos sentidos mientras comentan lo que ven en el costado exterior del Simón Bolívar.

“Esto está una nada desde hace más de un año. Yo normalmente trato de no pasar por esta zona porque es molesto y uno se come el humo de los carros”, cuenta un ciudadano que pasea de vez en cuando por este espacio.

El estado de aquella obra deja mucho que pensar: algunos irresponsables tomaron el lugar de botadero de basuras, las telas de obra ya están rotas, hay escombros acumulados y un tierrero formado allí; también, charcos; los muros de cerramiento del parque están destruidos y algunas personas se meten por debajo para entrar al lugar y realizar ventas informales.

(También: Preocupación por vía a La Calera)

Ante esta situación vienen interrogantes: ¿qué pasó con la obra? ¿Tiene atrasos? ¿Está suspendida? ¿Hay problemas con los contratistas, Consorcio Hidráulico y Consorcio CYC CAN? ¿Cuándo se concluirá?

Estado de la obra

EL TIEMPO consultó a la EAAB para conocer lo que ocurre frente a esta adecuación, que permitiría el transporte de agua en el sector del CAN (por la avenida calle 26) y parte de Galerías. La empresa cuenta que la obra está suspendida porque se encontraron unas deflexiones en el tramo de tuberías del parque Simón Bolívar por las condiciones del suelo, por lo que se han tenido que hacer revisiones geotécnicas para determinar con exactitud los problemas de la red.

“Es importante aclarar que esta situación no permite poner en funcionamiento la tubería ni realizar la recuperación del espacio público intervenido en el tramo, hasta tanto no se estudien las causas y se establezcan las soluciones para corregir de forma definitiva el problema técnico”, respondió la EAAB a este medio a través de un comunicado.

(Puede leer: Reforma tributaria: así es como la Dian perseguirá a los evasores)

Sumado a esto, el plazo inicial del contrato de la obra estuvo perjudicado a raíz de la pandemia, que suspendió avances y, por ello, según la empresa, tuvieron que pedir prórroga de la ejecución de las adecuaciones. A diciembre del 2020, la obra estaba en un 98,91 por ciento de avance y el dinero de su ejecución había llegado a una acumulación de 29.591’905.363 de pesos.

Apenas se establezcan las anomalías y se dé solución para seguir con las obras, se proyecta iniciar nuevamente el contrato en septiembre del presente año para finalizarlo en marzo del 2022 para que la ciudadanía vuelva a disfrutar de este espacio con comodidad.

Santiago Buenaventura Salazar. Especial para EL TIEMPO
Twitter: @santiagobuena98

Siga leyendo