La Unne busca garantizar la presencialidad con testeos en su Laboratorio de Medicina


De manera de garantizar la implementación de clases presenciales en las materias que se dictan en Corrientes, la Universidad Nacional del Nordeste (Unne) detalló ayer cómo será el trabajo de testeos y monitoreo de posibles casos de covid-19 entre estudiantes, docentes y no docentes. Los hisopados se harán en el Laboratorio de Medicina Genómica, y se podrán pedir los turnos mediante el sistema “LinkMed”.

Autoridades del Gobierno de Corrientes y de la Unne presentaron ayer formalmente el convenio de cooperación firmado hace unos días entre los Ministerios de Salud Pública y de Ciencia y Tecnología, con la Facultad de Medicina para que la universidad se encargue de testear y monitorear posibles casos de coronavirus entre su comunidad académica. Según detallaron, dicha facultad realizará los hisopados y procesará las muestras PCR en docentes, no docentes y estudiantes mediante el trabajo del Laboratorio de Medicina Genómica, y la información será trasladada también a la cartera sanitaria. 

Durante la conferencia de prensa en Casa de Gobierno, el decano de Medicina, Omar Larroza, informó que en el caso de que se presenten contagios o casos sospechosos por contactos estrechos de covid-19, el circuito general comenzará con la solicitud de un turno que se puede pedir en la página de la unidad académica a través del sistema de Telemedicina “LinkMed”.

La atención se basará en los criterios epidemiológicos vigentes por el Gobierno de Corrientes y el turno de hisopado se otorgará siguiendo las normas de Salud Pública. El seguimiento de cada caso estará a cargo del Departamento de Medicina Familiar y otras sedes de salud de la universidad, acordes a resultado y criterios epidemiológicos.

Asimismo, recordaron que “se hará hincapié en el mantenimiento de las normas de bioseguridad como ser el distanciamiento, uso de barbijos y cuidados personales y la limpieza y desinfección permanente de superficies y espacios”. 

De esta manera, la Unne buscará realizar el seguimiento de la presencialidad cuidada en las carreras que retomaron esa metodología, teniendo en cuenta que la vuelta a las aulas se preserva por el momento sólo para las materias “que requieran prácticas y evaluaciones que no pueden ser reemplazadas por el trabajo a distancia”, según había explicado la rectora Delfina Veiravé. De acuerdo a lo que se había consignado, dentro de las posibles actividades presenciales a habilitar están las “prácticas de finalización de carrera, pasantías, prácticas de laboratorio y trabajos de campo experimentales que son necesarios para la formación profesional, especialmente en algunas carreras como las vinculadas a las ciencias de la salud”.

Para ello se estableció que cada facultad planifique el “retorno gradual y progresivo de aquellas actividades académicas que requieren imprescindiblemente de la presencialidad”, para ser autorizadas en el marco de los protocolos de bioseguridad que la universidad tiene aprobados.