La vacunación contra el COVID-19 crece en estados donde están incrementando las nuevas infecciones


Por Heather Hollingsworth y Richard Alonso-Zaldivar – The Associated Press

La vacunación está comenzando a aumentar en algunos estados donde los casos de COVID-19 están creciendo, según informaron funcionarios de la Casa Blanca este jueves, pero los hospitales ya se están quedando sin espacio debido a la variante delta, que se está «propagando con una eficiencia increíble».

El coordinador de la respuesta a la pandemia de coronavirus de la Casa Blanca, Jeff Zients, le dijo a los periodistas que varios estados con las proporciones más altas de nuevas infecciones han visto a sus residentes vacunarse en tasas más altas que el promedio en la nación en general. Los funcionarios citaron a Arkansas, Florida, Louisiana, Missouri y Nevada como ejemplo.

[Siga nuestra cobertura de la pandemia del coronavirus] 

«La cuarta ola es real, y las cifras son bastante aterradoras en este momento», dijo el gobernador de Louisiana, John Bel Edwards, en un programa de radio de Nueva Orleans. Edwards, que es demócrata, agregó: «No hay duda de que vamos en la dirección equivocada y que vamos aprisa».

Louisiana reportó 5,388 nuevos casos de COVID-19 el miércoles, el tercer nivel más alto desde que comenzó la pandemia. Las hospitalizaciones aumentaron abruptamente en el último mes, de 242 el 19 de junio a 913 en el último informe. El jueves se informaron de 15 nuevas muertes.

Solo el 36% de la población de Louisiana está completamente vacunada, según datos del Departamento estatal de Salud. A nivel nacional, el 56.3% de los ciudadanos han recibido al menos una dosis de la vacuna, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por su sigla en inglés).

Aly Neel, portavoz del Departamento de Salud de Louisiana, dijo que el estado ha visto «un pequeño aumento» en la vacunación recientemente. Warner Thomas, director ejecutivo de Ochsner Health, dijo que el sistema sanitario había registrado un aumento del 10% al 15% en las personas que buscaban vacunarse durante las últimas dos semanas.

En Missouri, que ocupa el segundo lugar después de Arkansas y Louisiana en el número de casos nuevos per cápita durante los últimos 14 días, las autoridades han implementado un programa de incentivos de vacunas que incluye premios de 10,000 dólares para 900 ganadores de la lotería. Este estado está por detrás del promedio nacional en unos 10 puntos porcentuales en cuanto a personas que han recibido al menos una dosis.

Los hospitales en el área de Springfield están bajo presión: están alcanzando un número de pacientes casi tan alto como en lo peor de la pandemia.

«Joven, relativamente sano y sin vacunar. Si esto lo describe a usted, considere la posibilidad de inmunizarse», tuiteo Erik Frederick, director administrativo del Mercy Hospital Springfield, y señaló que la mitad de los pacientes con COVID-19 tienen entre 21 y 59 años y solo el 2% de ese grupo está vacunado.

[Las vacunas protegen de la peligrosa variante delta del COVID-19. Pero hacen falta las dos dosis]

“No quiero seguir arriesgando mi vida solo porque la gente no quiere vacunarse o escuchar lo que recomiendan los profesionales de la salud”, lamentó Pascaline Muhindura, una enfermera titulada que ha trabajado en pacientes con coronavirus por más de un año.

“Para empezar, muchos de ellos ni siquiera creen en el COVID-19. Es increíblemente frustrante. Estás ayudando a alguien que ni siquiera cree que la enfermedad que tiene es real», dijo Muhindura.

Jason Wilson, médico de urgencias del Tampa General Hospital, también ha observado con frustración el aumento de casos. A diferencia de antes en la pandemia, cuando muchos pacientes tenían 70 años, él ha visto caer la edad promedio de los pacientes a mediados de los 40.

“Pasé mucho tiempo este otoño y el verano pasado diciendo: ‘Tenemos que hacer estas cosas, estas estrategias de mitigación social, hasta que obtengamos esa vacuna. Solo aguanten», dijo Wilson.

Inicialmente, los hospitales tenían esperanzas a medida que disminuían los casos. Pero luego, dijo, «las cosas simplemente se desinflaron».

Trabajadores de Tyson Foods reciben vacunas contra el COVID-19 de parte de los funcionarios de salud en Wilkesboro, Carolina del Norte.Melissa Melvin/AP Images para Tyson Foods

En el conservador estado de Utah, los hospitales también se están llenando nuevamente a medida que el virus se propaga entre los no vacunados. El miércoles registró el mayor número de personas hospitalizadas por COVID-19 en cinco meses.

Los funcionarios estatales de salud de nuevo están rogándole a los residentes que se vacunen, ya que las unidades de cuidados intensivos de Utah han alcanzado el 81.5% de su capacidad. Hay 295 personas que están hospitalizadas por el virus en el estado, la más alta desde febrero.

«Esta variante delta en este momento se está concentrando en personas mayormente no vacunadas», dijo William Schaffner, profesor de enfermedades infecciosas de la Universidad de Vanderbilt en Nashville.

La variante, que se registro primero en India, representa aproximadamente el 83% de las muestras de coronavirus identificadas genéticamente en EE.UU. Es la cepa predominante en todas las regiones del país y continúa «propagándose con una eficiencia increíble», dijo la directora de los CDC, Rochelle Walensky, dijo a los periodistas en la Casa Blanca.

La mutación es más agresiva y mucho más transmisible, agregó: «Es uno de los virus respiratorios más infecciosos que conocemos».

“Estamos en otro momento crucial de esta pandemia”, advirtió, «necesitamos unirnos como una sola nación».

Los CDC no han cambiado su guía de que las personas vacunadas no necesitan usar mascarillas. Pero en Georgia, las escuelas públicas de Atlanta anunciaron el jueves que implementarán una política de uso de mascarilla universal en todos los edificios escolares del sistema cuando comiencen las clases de otoño.

Solo el 18% de los estudiantes y el 58% de los empleados en las escuelas de Atlanta están completamente vacunados (la vacuna no está disponible aún para los menores de 12 años, y no lo estará al menos hasta mediados del invierno).

“Dadas nuestras bajas tasas de vacunación y la creciente propagación comunitaria, los CDC reconocen que usar tapabocas de manera universal sería apropiado”, dijo el sistema escolar en un comunicado.