Obesidad infantil estaría relacionada con ciertas alteraciones cerebrales y ansiedad, según estudio | Salud y Bienestar


Niños con obesidad estarían presentando varias alteraciones en su cerebro, de acuerdo a un nuevo estudio realizado por un equipo español.

La investigación arrojó que la corteza cerebral de niños obesos, posee características diferentes en comparación a niños de peso normal. Para llegar a estos resultados, los científicos analizaron resonancias magnéticas de alrededor de 230 niños entre 8 a 12 años, “utilizando técnicas desarrolladas por el equipo del Hospital del Mar y determinaron que dos áreas del cerebro estaban alteradas e hiperexcitadas”, señala un comunicado.

Los investigadores del Hospital del Mar y el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), encontraron que las partes afectadas incluyen la corteza orbitofrontal y la amígdala, encargadas de regular las sensaciones de recompensa y castigo, además de “estar relacionada con la parte del cerebro que regula las necesidades básicas como la comida y las emociones, sumando una alteración de la corteza somatosensorial donde el cerebro proyecta la imagen corporal”.

Contexto – Pixabay

“Los niños obesos sufren mucho por su problema y por la idea obsesiva de la comida. Además, la comida no los calma, no la disfrutan y solo alivia parcialmente su ansiedad”, explica Laura Blanco-Hinojo, investigadora de la Unidad de Investigación de Imágenes por Resonancia Magnética en dicho comunicado.

La especialista dice que en otras palabras “la obsesión por comer invade la mente y el niño lo vive de forma negativa y con el sufrimiento, lo que no es el caso de los niños con peso normal o con sobrepeso”.

Gerard Martínez-Vilavella, psicólogo y parte del equipo investigador, indica que frente a un caso de obesidad en niños es muy importante la compañía y terapia psicológica. “En los niños con sobrepeso existen alteraciones cuantitativas que indican que el cerebro está funcionando de manera diferente, pero en los niños obesos entra en la categoría de patología”.

La preocupación por la obesidad infantil va en aumento. De acuerdo a un estudio de la Federación Mundial de la Salud, se estima que para 2030 existan alrededor de 254 millones de niños y adolescentes obesos.

Incidencias de la obesidad en el cerebro

La investigación relacionó las alteraciones cerebrales de niños obesos con personas que sufren de Trastorno Obsesivo Compulsivo y el síndrome de Prader-Willi, un trastorno genético que causa síntomas obsesivos y conduce a la obesidad.

“La hiperexcitación de estas zonas del cerebro provoca una ansiedad permanente en los niños obesos y, al mismo tiempo, altera y magnifica la percepción de su propio cuerpo2, afirma el estudio.

Obesidad Infantil
Contexto – Pixabay

Aunque el desarrollo de esta investigación aporta grandes avances, los profesionales aún no logran concluir si las alteraciones cerebrales provocan obesidad o es la obesidad la que provoca dichas alteraciones.

Sin embargo, “el hecho de que estas alteraciones también se encuentren en enfermedades cerebrales y enfermedades mentales da una pista sobre qué tipo de prácticas terapéuticas son necesarias“, concluyeron los investigadores.