Retrasan regulación de medicinas en México – Luces del Siglo


  • Pese al esfuerzo de las autoridades sanitarias por acelerar algunos trámites, el acceso a medicamentos innovadores presentes en otros mercados sigue siendo lento en México.
ARELY SÁNCHEZ / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Los medicamentos y dispositivos médicos innovadores en México tardan más de 4 años en llegar a los pacientes, casi el doble que en Brasil, Reino Unido y Japón, de acuerdo con la consultora IQVIA.

Pese al esfuerzo de las autoridades sanitarias por acelerar algunos trámites, el acceso a medicamentos innovadores presentes en otros mercados sigue siendo lento en México, añadió la Asociación Mexicana de Industrias de Innovación Farmacéutica (AMIIF).

Las causan son diversas, aunque principalmente es por los procesos regulatorios no óptimos, añade.

Cristóbal Thompson, director ejecutivo de la AMIIF, asegura que, si bien se ha mejorado el desempeño del Comité de Moléculas Nuevas, en donde hace un año estaban los cuellos de botella, ahora el retraso está en las terapias innovadoras.

Hay atrasos en la emisión de 22 registros sanitarios que ya están fuera de su plazo legal, a pesar de que esos tratamientos cuentan con registro sanitario de agencias reconocidas como la FDA de Estados Unidos, la EMA de la Unión Europea, y autoridades sanitarias como las de Suiza, Australia y Canadá, añadió.

Las causas de las demoras, abunda Thompson, van desde un proceso regulatorio no óptimo, requisitos de evidencia duplicada, la inclusión en el Compendio hasta la disponibilidad efectiva.

“Gracias a las acciones emprendidas por el titular de la Cofepris, el Comité de Moléculas Nuevas ha emitido más de 100 opiniones en los meses recientes.

“Sin embargo, ahora, el cuello de botella lo encontramos en otra parte del proceso: la emisión de los registros sanitarios”, alertó.

El retraso en la emisión de los 22 registros sanitarios hasta el cierre de agosto involucra tratamientos de suma importancia para los pacientes mexicanos, como cáncer de mama y resistencia antimicrobiana, sobre todo. “En términos personales y familiares la diferencia entre estar sanos, y no, define nuestra calidad de vida, nuestro bienestar y el de nuestra familia y amigos. Y, sin embargo, el acceso a terapias innovadoras que pueden cambiar la ruta de una enfermedad o curarla sigue siendo lento”, apunta.

Te puede interesar: Debilitan al Insabi; le quitan recursos